cd tenerife

Injusta derrota de un Tenerife que no mereció perder su imbatibilidad (1-2)

Los blanquiazules se adelantaron en el marcador con un penalti transformado por Míchel Herrero, pero en la segunda parte no pudieron cerrar el encuentro y el Mirandés se llevó la victoria en el último minuto

El CD Tenerife perdió su primer encuentro liguero de manera cruel. A pesar de tener numerosas ocasiones de gol en la segunda mitad, los blanquiazules no supieron cerrar el partido y concedieron atrás dos ocasiones que el rival no desaprovechó para llevarse tres puntos del Heliodoro.

En absoluto fue un encuentro sencillo para los de Luis Miguel Ramis, que se encontraron con un oponente que aprovechó la velocidad de sus jugadores de ataque y que creaba problemas a la defensa local, especialmente con las internadas por el carril zurdo de Hassan.

Sin embargo el Tenerife no perdió la calma en ningún momento y un magistral desmarque en ruptura de Álex Muñoz se convirtió en el minuto 42 en la acción del penalti. Míchel engañó al portero grancanario Lizoain y convirtió el 1-0 con el acabó la primera mitad.

La segunda parte fue un monólogo de los blanquiazules prácticamente hasta el minuto 80. Desde el primer minuto tuvieron ocasiones para cerrar el marcador con comodidad, pero la falta de acierto del Tenerife benefició a un Mirandés que equilibró la balanza por mediación de Simón Moreno en el 81.

En la caseta Ramis dejó a un Mellot que arrastraba una cartulina amarilla y puso en el lateral derecho a Moore. Los locales iniciaron las hostilidades muy pronto y en el 47 Shashoua estrelló un misil en el larguero de la portería del grancanario Lizoain. En el 71 el británico volvió a probar fortuna, pero su remate desde el punto de penalti lo desvió a córner el meta del Mirandés para evitar el 2-0. Poco después un remate acrobático de Gallego se fue por encima. Mientras, el Mirandés se mantenía aletargado esperando su oportunidad.

Los blanquiazules siguieron acumulando oportunidades y merodeando la meta del cuadro de Miranda de Ebro, pero los visitantes plantearon en muchas ocasiones un duelo de ida y vuelta que le provocaba al Tenerife perder el control. Los de Ramis se volcaron en exceso hacia la portería contraria y se olvidaron de proteger la suya, por lo que Simón Moreno marcó el 1-1 y en el último minuto, en un uno contra dos, nuevamente Simón Moreno convirtió el definitivo 1-2 que no hace justicia a todo el caudal ofensivo que mostraron y desaprovecharon los locales.

TE RECOMENDAMOS