La Laguna

Los 510 bloques del dique de Bajamar estarán ya colocados el 15 de octubre

Desde el próximo mes y hasta inicios de 2022 se trabajará en terminar la reparación del dique de hormigón y en otras obras complementarias de arreglo de pavimentos, muros y el entorno

Vista actual de los trabajos que se están realizando en el dique del núcleo costero de Bajamar. Sergio Méndez

Los trabajos de protección y reparación del dique de Bajamar, en la costa lagunera, marchan a buen ritmo. De hecho, a día de hoy ya se han colocado 240 de los 510 bloques de hormigón previstos para proteger el dique, y la estimación es que la totalidad de ellos estén puestos para el próximo 15 de octubre, según datos del Servicio Técnico de Turismo del Cabildo de Tenerife.


A este respecto, el presidente del Cabildo, Pedro Martín, destacó la eficiencia con la que se está desarrollando el traslado de los cubos. “Esto permitirá que los cortes de la vía de acceso que produce dicho transporte desaparezcan, y que la afección al tráfico y a la vida cotidiana de la población de la zona sea mucho menor durante los trabajos de la siguiente fase”, valoró.


Pedro Martín señaló que la actuación, “que era muy esperada por la población, y que fue adjudicada por el Cabildo, por la vía de urgencia, por un importe de 2.013.798 euros, cumplirá las necesidades de Bajamar, que se convertirá en un enclave mucho más atractivo para la población y visitantes”.


El primer bloque de esta esperada obra se colocó a mediados del pasado agosto, aunque en días previos ya se habían estado realizando trabajos preparatorios del entorno.


Cabe recordar que, en consecuencia, la playa ha permanecido cerrada al baño desde inicios del pasado agosto y seguirá así mientras se ejecuten las obras, aunque las piscinas continúan abiertas.

Fabricados los cubos

A día de hoy, ya están creados los 510 bloques de hormigón que se estaban fabricando en una explanada cercana a la carretera general de acceso a Bajamar, a un ritmo de 10 por día, y que se han ido almacenando en ese punto para su posterior traslado al dique. “Una de las cosas que más nos está costando es el poco espacio que tenemos en la zona para hacer los bloques, pero eso ha hecho que también vayamos más rápido en su colocación”, según apuntaron desde el Cabildo de Tenerife.


De hecho, ya hay colocados 240 de esos bloques de protección, “lo que nos permite ir trabajando en reparar el dique de hormigón, que está deshecho, tiene fisuras y han saltado partes”, explicaron.


“La protección de los bloques nos permite meter las máquinas para volver a hormigonar y construir ese dique, tapando fisuras y reconstruyéndolo. Eso se empezó en agosto y se sigue ahora en septiembre, que es cuando tenemos mejor mar”, añadieron.


Además, en la actualidad también se trabaja en la colocación de la escollera de piedra. “En el morro del dique tiene una zona redondeada y se protege con escollera natural, es decir, con piedras muy grandes, y en eso se está trabajando ahora”, indicaron.


La próxima semana, está previsto colocar otros 100 bloques más, entre los días 27 y 29 en concreto, para aumentar “la protección en el dique y poder hacer su reparación de forma más segura”.


Los trabajos continuarán con la colocación de la última tanda de bloques, entre el 13 y el 15 del próximo mes de octubre. “Y una vez se coloquen todos los bloques, el día 15 de octubre, se continuará con la reparación del dique de hormigón, ya completamente protegidos y seguros del mar, lo que es bastante complejo porque hay que hormigonar tramos muy grandes y eso lleva mucho tiempo. También se reconstruirá la escalinata del dique hacia la playa y se seguirá con la escollera colocada en el morro”, apuntaron desde el Servicio Técnico de Turismo del Cabildo.


Con estos trabajos se estará hasta, aproximadamente, el 15 de noviembre, cuando se estima que el nuevo dique “ya esté completamente terminado” y se comenzarán entonces los trabajos complementarios, como, por ejemplo, la reposición de muros, barandillas, el pavimento roto, el arreglo de los caminos o el solarium, entre otros. Con el objetivo de, “a comienzos del año que viene entregar la obra completamente terminada, entre enero y febrero”. En este sentido, desde el Cabildo de Tenerife valoraron que los trabajos van “muy bien y en tiempo” y que, hasta ahora, no se han encontrado con ningún problema importante ni con el mar en muy mal estado, por lo que, si todo sigue igual, se cumplirá con los plazos previstos inicialmente.

Disipar la energía de la ola


El dique de Bajamar ha sufrido continuos desperfectos cada vez que ha habido temporal de mar. Los daños que tiene en la actualidad derivan, en su gran mayoría, de uno de diciembre de 2012 y de otro en 2013.
Los trabajos que se están acometiendo ahora permitirán mejorar el funcionamiento del dique, con la colocación de una defensa como escollera.


“El dique que estaba allí estaba incompleto, era una pared vertical que no puede aguantar el embate de una ola de manera directa, eso hacía que incluso retumbase medio Bajamar”, indicaron desde el Servicio Técnico de Turismo del Cabildo.


“La nueva escollera lo que hace, con casi 7 filas de bloques que tienen hasta tres alturas, es que la energía que trae una ola se disipe, de manera que cuando llegue a la pared vertical del dique ya no tenga fuerza”, explicaron.


Por ello, “ahora aguantará infinitamente más, lo que no significa que cuando venga un temporal muy grande se podría dar el caso de que la altura de las olas sobrepase el dique… pero eso será en muy contadas ocasiones. Para evitar eso se tendría que haber hecho un dique de cinco alturas, pero quedaría una cosa desmesurada, tapando toda la visión del mar. Sería hacer una inversión exagerada para una protección que no se necesita”, apuntaron al respecto.