La casa blanca

Los problemas de Biden: Afganistán, COVID y economía

La popularidad del presidente de EE.UU. se desploma

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, durante su comparecencia ante los medios en la Casa Blanca. Reuters
Joe Biden, presidente de Estados Unidos, durante su comparecencia ante los medios en la Casa Blanca. Reuters

Estados Unidos festeja mañana el Día del Trabajo, una celebración anual de los logros sociales y económicos de los trabajadores estadounidenses, mientras el presidente Joe Biden tiene pocas razones para estar de fiesta.


Sus cifras en las encuestas han caído al punto más bajo de su presidencia. La frenética salida de Estados Unidos de Afganistán parece haber vapuleado la confianza de los votantes en su promesa de devolver la competencia y la mano firme a la Casa Blanca. Los estadounidenses de todo el espectro político se mostraron horrorizados por las imágenes de una multitud desesperada intentando llegar al aeropuerto de Kabul para huir del país.


Biden insiste en que un elemento de caos era inevitable, y tiene razón: pensar en una salida sin contratiempos de Afganistán es de ingenuos. Pero después de 20 años de guerra y construcción nacional, la velocidad con la que Afganistán cayó ante los talibanes plantea dolorosas preguntas sobre el desarrollo de la operación.


En el ámbito nacional, la variante Delta altamente contagiosa, ha desbordado a las unidades de cuidados intensivos de los hospitales. Impulsada por tasas obstinadamente altas de adultos no vacunados en algunos de los estados más pobres y menos educados del país, la última crisis de COVID ha dividido nuevamente a la nación. Por un lado, están las personas vacunadas que viven con COVID como si fuera una gripe estacional; por otro lado, las personas no vacunadas, que sucumben a la enfermedad en tasas que recuerdan los primeros días de la pandemia. Luego, como en todas partes, están los negacionistas y aquellos que viven pensando que la pandemia ya pasó complicando los esfuerzos de los sanitarios que no dan abasto en el país.

El problema de las encuestas de Biden


Mientras Estados Unidos lucha por enfrentar varias crisis paralelas, las encuestas muestran que los votantes están descontentos con su presidente. El mandatario comenzó el mes pasado con un índice de aprobación promedio del 51,5%, frente al 54% a inicios de mayo. Para principios de este mes, el índice de aprobación había caído al 47%, el más bajo hasta ahora en su presidencia. No obstante, las principales encuestas del país coinciden en lo mismo: si bien la mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con la decisión original de Biden de retirar las últimas tropas estadounidenses de Afganistán, desaprueban abrumadoramente cómo se está manejando la salida. Por otra parte, en líneas generales, los votantes aprueban la gestión de la pandemia en mayor medida que las operaciones en Afganistán. Pero sus calificaciones en cuanto a la pandemia se han visto afectadas este verano. Aún así, los encuestadores advierten de que los estadounidenses tienden a juzgar a sus presidentes basándose en la política nacional, no en la política exterior, por lo que es la ola delta de la COVID, la que está causando más dificultades en esta etapa para el presidente Biden.


Además de Afganistán y de la pandemia, tampoco la economía está ayudando al demócrata. Un breve análisis de estos tres puntos explica la situación que atraviesa la Casa Blanca en estos momentos.


Afganistán


La presencia estadounidense en Afganistán se ha prolongado a lo largo de varias presidencias estadounidenses, a menudo como piedra angular de la política internacional. Aunque la promesa de extraer la totalidad de tropas viene siendo un tema persistente desde su llegada a Afganistán, los últimos coletazos comenzaron con la Administración de Donald Trump en 2020. El presidente Biden presidió la culminación. La operación final ha cosechado importantes críticas durante el último mes, y muchos aliados de Estados Unidos son vulnerables a las represalias de los talibanes en el país. Las armas, los vehículos, la tecnología de reconocimiento facial y otros equipos han caído ahora en manos de los talibanes. Hasta entonces, una cómoda mayoría del 59,8 por ciento de los estadounidenses encuestados aprobaba la presidencia de Biden, pero a partir del 25 de agosto, perdió más del seis por ciento de su apoyo, y las cifras han continuado a la baja. Biden ha recibido calificaciones fallidas en su manejo del final de una guerra de 20 años, una conclusión que apoya pero dice que estaba atado por su predecesor. Mientras aún estaba en el cargo, Trump llegó a un acuerdo con los talibanes de que las fuerzas estadounidenses abandonarían el país en mayo de este año. Biden renegoció el acuerdo para incluir una extensión hasta el 31 de agosto y dijo que romper ese acuerdo pondría a los miembros del servicio en peligro. Sin embargo, muchos de los que están de acuerdo con Biden en dejar Afganistán han criticado su estrategia. Se han mostrado en desacuerdo con el hecho de que la administración no haya mantenido el equipo militar financiado por Estados Unidos fuera del alcance de los talibanes y han expresado su preocupación por los esfuerzos de evacuación.

La pandemia


La gestión de la pandemia de coronavirus había sido uno de los puntos fuertes de Biden. Se confiaba más en él que en el expresidente Donald Trump para manejarla en las encuestas. El índice de aprobación de Biden sobre el coronavirus había estado constantemente en los 60 durante los primeros seis meses de su presidencia. Eso se redujo a los 50 en julio y se hundió en el mes de agosto. El índice de aprobación general de Biden ha disminuido a un ritmo similar al de su índice de aprobación de la pandemia de coronavirus.  El problema para Biden es que la gente está reaccionando a lo que ven en el día a día: los casos de coronavirus y las hospitalizaciones son los más altos desde principios de 2021, con la variante Delta afianzándose. Más personas temen contraer el coronavirus que desde el comienzo de la primavera, cuando las vacunas ya estaban ampliamente disponibles. La amenaza de nuevas variantes muestra un panorama pesimista.

Economía


Quizás la medida más confiable de aprobación presidencial, la economía, ahora también está a merced de la variante Delta.


Biden había celebrado anteriormente un repunte alentador en el desempeño económico nacional, con una alta cobertura de vacunación y un número de casos bajo. A principios de agosto, sin embargo, frenó las expectativas y no pudo presumir del crecimiento del empleo. Los votantes independientes que llevaron a Biden a la victoria el año pasado, se han apartado del presidente, algunos citando preocupaciones económicas, ya que los estadounidenses siguen inquietos por el empleo precario durante la peligrosa ola de la Delta. Lo peor para Biden es que la economía se considera el segundo problema más importante, detrás del coronavirus.


El hecho de que tres grandes problemas vayan en contra de Biden al mismo tiempo hace que sea difícil averiguar qué está reduciendo su índice de aprobación general, pero probablemente sean los tres hasta cierto punto. 


De hecho, todo el estado de ánimo del país se ha hundido recientemente. Solo el 33% del país dice que el país va en la dirección correcta en un promedio de encuestas recientes.  Este 33% es notable porque el optimismo en el país bajo Biden había estado alcanzando niveles que no había visto en mucho tiempo. A principios del mes pasado, el 43% de los estadounidenses estuvo de acuerdo en que el país iba en la dirección correcta. La última vez que el 43% dijo que el país iba en la dirección correcta fue en 2009. 


La gran pregunta en el futuro es cómo cambian las mentes estadounidenses a partir de aquí. Un problema para Biden es que incluso cuando las últimas tropas estadounidenses abandonen Afganistán, no cambiará la percepción de la gente sobre el coronavirus o la economía. 

Problemas para los demócratas


En Washington, los índices de aprobación en picada de Biden están causando dolores de cabeza a sus compañeros demócratas. Con una pequeña mayoría de siete escaños en la Cámara y tendencias históricas que ya favorecen a los republicanos para que obtengan la mayoría el próximo año en las elecciones de medio término, los demócratas han contado con la amplia aprobación pública de Biden para aumentar sus posibilidades de aferrarse a su escasa mayoría y los demócratas de la Cámara de Representantes saben muy bien que el 47% no es suficiente para mantenerse.

Los próximos meses


A pesar de este panorama sombrío para los demócratas, el presidente tiene varias oportunidades en los próximos meses para cambiar las cosas. Si Estados Unidos sale de Afganistán sin sufrir mayores bajas estadounidenses es probable que los votantes se olviden del pánico en el aeropuerto de Kabul. Aún mejor para Biden será si los demócratas de la Cámara y el Senado pueden aprobar sus dos enormes proyectos de ley de gasto interno, un proyecto de ley de infraestructura y una expansión de la red de Seguridad Social, pero por ahora Biden y la mayoría demócrata empiezan a bailar en la cuerda floja.