La Palma

No descartan la aparición de nuevas fisuras en el volcán de La Palma

José Mangas, catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), no descarta que se puedan producir nuevas fisuras en la isla de La Palma, si bien advierte de que todo dependerá de la presión de gases que tiene la cámara magmática del volcán que ha entrado en erupción, que está […]

Se elevan a 5.500 las personas desplazadas en La Palma. Kike Rincón / Europa Press

José Mangas, catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), no descarta que se puedan producir nuevas fisuras en la isla de La Palma, si bien advierte de que todo dependerá de la presión de gases que tiene la cámara magmática del volcán que ha entrado en erupción, que está entre 5 y 15 kilómetros de profundidad.

En una intervención en ‘Buenas Tardes Canarias’, recogida por Europa Press, José Mangas ha explicado que la cámara magmática está formada por la roca correspondiente al edificio de La Palma, de 6,5 kilómetros de altura (2,5 km por encima del nivel del mar y 4 km por debajo), y éste se aposenta sobre la corteza oceánica, donde está el magma estancado y que sube a la superficie por la presión de los gases.

En este sentido, el profesor ha indicado que si aumenta esa presión de gases, podrían romper por otras fisuras. En cualquier caso, incide en que todo va a depender de la cantidad de fases que se evacuan por la fisura. José Mangas señala que tan sólo llevamos un día de erupción, de tipo estromboliana, que va a durar bastante tiempo; por tanto, no es descartable la aparición de nuevas fisuras que van a depender de la temperatura del magma que está bajo tierra, de la cantidad de gases y de los que salgan liberados.

En estos momentos, la colada de lava sigue descendiendo por la ladera y ya atraviesa la carretera de Tacande. El profesor Mangas aclara que la lava irá bajando aprovechando pequeños barrancos o barranquillos, y cuando ya la tasa eruptiva alcance un volumen importante, podría aparecer también por las lomas.

El magma que sale del centro volcánico de la fisura tiene una temperatura de entre 1.200-1.300 grados, lo que hizo que la lava se desplazara en el día de ayer bastante rápido. Sin embargo, a medida que se aleja del volcán, la lava se va enfriando hasta 1.100 o 1.100 grados, por lo que aumenta su viscosidad e irá más despacio, pudiendo ser que incluso se paralice en algún momento en aquellas zonas sin pendiente.