La Laguna

Achacan a un brote de botulismo la muerte de aves en La Laguna

El concejal de Medio Ambiente señala que, según los expertos, se trataría de un episodio “natural” que parece remitir ya y que ha afectado por el momento a más de 50 ejemplares

En septiembre, se encontraron 20 aves muertas en la charca. DA

Los agentes de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de La Laguna localizaron, a principios de septiembre, una veintena de aves muertas en la charca el Manisero, en Tejina, un entorno natural ubicado en la Reserva de la Biosfera de Anaga. En aquel momento se inició un trabajo para esclarecer lo ocurrido y si se debía a causas naturales o por acción humana, como un posible envenenamiento.


Más de un mes después, el número total de ejemplares muertos ha ascendido a más de 50, encontrándose los últimos cinco la pasada semana, y la causa más probable con la que trabajan los expertos es que se deba a un brote de botulismo aviar, por lo que se trataría de causas naturales. “Los biólogos nos dicen que tiene toda la pinta de haber sido un brote de botulismo aviar”, afirmó al respecto el concejal lagunero de Medio Ambiente, José Luis Hernández, por lo que “se descarta prácticamente que sea un envenenamiento”, apuntó.


“En principio, lo que trasladan desde el centro de La Tahonilla es que da la sensación de que el brote ha remitido. Ahora se está valorando trabajar sobre un protocolo por si aparece otro brote similar saber cómo actuar, a quién activar, cómo coger las muestras, dónde llevar los ejemplares… tener todo eso protocolizado”, indicó el edil.


En esta línea, Yarci Acosta, delegado de SEO/Birdlife en Canarias, entidad de custodio de esta charca, que es privada, a través de un acuerdo de custodia del territorio, añadió que “las pruebas diagnósticas que permiten confirmar el botulismo no se hacen en Canarias”, pero “los veterinarios indican que todo encaja con un brote de botulismo”, por lo que se trataría de un “episodio natural”. Estos brotes se producen en aguas estancadas “cuando suben las temperaturas”, manifestó.


“La gestión de este tipo de brotes consiste inicialmente en retirar inmediatamente los cadáveres para evitar que se extienda el foco y se monitoriza para ver cuál es su evolución y dejamos de hacer actividades allí hasta que esté controlado. En casos muy graves, se puede llegar a proponer desecar, eso sería en una situación muy extrema para evitar que el foco se extienda a otras charcas, pero el brote parece que ya se está terminando.

Por ello, no se ha procedido a poner en marcha una medida tan radical”, explicó Yarci Acosta al respecto.
El Manisero forma parte de un conjunto más amplio de charcas que se extienden entre Tejina y Bajamar, las cuales albergan una gran riqueza de aves.