MARCAS

El corazón de la Fundación DISA con La Palma

La entidad sigue con su labor de apoyo a las personas más afectadas tras la erupción volcánica

El corazón de la Fundación DISA con La Palma
Una voluntaria abraza al emocionado Dr. Mocito

Una de las principales virtudes y capacidades de las entidades del tercer sector es su agilidad frente a las necesidades que van surgiendo en el entorno que las acoge. La Fundación DISA, convencida de esta capacidad, sigue haciendo uso de ella cada vez que la situación lo requiere. Un ejemplo claro fue su gestión de ayuda ante la pandemia sufrida el pasado año, pero ahora, vuelve a reafirmar su compromiso ante la sociedad, concretamente ante la palmera, gracias a una serie de acciones y ayudas de emergencia puestas en marcha en el momento del inicio de la erupción volcánica de Cumbre Vieja.

En contacto directo con instituciones y entidades sin ánimo de lucro, ya ha realizado en La Palma diferentes acciones de ayuda a beneficio de las personas afectadas por este fenómeno de la naturaleza, manteniendo la apuesta que la caracteriza por desarrollar iniciativas de la mano de las organizaciones que trabajan en primera línea atendiendo a los colectivos y personas que más lo necesitan.

La mejor ayuda: apoyo emocional y psicológico

Desde los primeros días, los diferentes organismos y expertos alzaban la voz recalcando la importancia de dotar de atención psicológica a las personas afectadas. Por este motivo, la Fundación DISA creó de forma inmediata el proyecto Sonrisas de Emergencia de la mano de la Fundación Theodora, una iniciativa que ha ofrecido a la Isla Bonita la oportunidad de aparcar durante algunos momentos lo ocurrido gracias a la intervención del Dr. Mocito y el Dr. Yo, profesionales del clown que desde finales de septiembre han repartido magia, música y arte, haciendo sonreír a quienes lo han perdido todo y a quienes trabajan día a día aportando soluciones y ayuda a los afectados.   

Con sus visitas al hospital insular palmero, centros de acogida, centros educativos, de rehabilitación o de atención asistencial, así como a viviendas particulares y a todos aquellos lugares solicitados, los Doctores Sonrisa llegaron a La Palma en una apuesta por la salud mental y el apoyo emocional a las personas. Cabe destacar que esta iniciativa ya tiene un programa de visitas que se prolongará, por el momento, hasta el mes de febrero y que irá creciendo y adaptándose a las necesidades que surjan fruto de la situación de emergencia.

Otra de sus alianzas más visibles es la que la Fundación mantiene con la Asociación Mojo de Caña con quien trabaja conjuntamente en diferentes acciones en beneficio de dotar de oportunidades e igualdad a los más jóvenes. Ante esta repentina situación de emergencia, y dado que la entidad tiene parte de su equipo en la isla de La Palma, han firmado un nuevo acuerdo que dotará a los menores afectados y sus familias de todo aquello que necesiten ante su nueva realidad, con especial atención en sus necesidades psicológicas, educativas y lúdicas. 

Siguiendo la línea del apoyo emocional, Fundación DISA trabaja con otro de sus aliados, Cruz Roja Canarias, con el fin de apoyar sus diferentes líneas de actividad vinculadas a los desplazados a causa de la erupción, especialmente su línea educativa, con el fin de ofrecerles ayuda relacionada con el apoyo y acompañamiento educativo, actividades lúdico-formativas, e incluso, apoyo en la alimentación. Además, ya trabaja para que su popular Escuela de Familias, se traslade a La Palma ofreciendo sesiones que abarcarán de forma directa temas como la salud mental de los más pequeños o la gestión de la atención post-traumática, siempre de la mano de referentes y profesionales de la materia.

Donaciones directas para cubrir necesidades inmediatas

Desde el primer momento, las peticiones de diferentes enseres y alimentos llegaron a toda la sociedad a través de comunicados oficiales de instituciones públicas y organizaciones del tercer sector, dando desde la entidad una respuesta inmediata a estas necesidades. Hasta la fecha, Fundación DISA ha donado a los ayuntamientos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte mascarillas, quirúrgicas y FPP2, y gafas de protección. 

En este sentido, a través de los municipios afectados, se han entregado vales para que las familias afectadas puedan adquirir en comercios locales los productos textiles que necesiten, tanto personales como para el hogar, en un esfuerzo por garantizar que las necesidades son cubiertas y se adaptan a la realidad del núcleo familiar.

Por último, ha vuelto a activar la solidaridad del Grupo DISA a través del voluntariado corporativo, donde ha puesto a disposición del personal de la compañía diferentes puntos de recogida de alimentos, equipos de protección individual o diferentes opciones de aportaciones monetarias en beneficio de La Palma.