Fútbol

El Tenerife pierde el derbi en el último minuto (2-1)

El equipo amarillo fue mejor durante más tiempo, pero los blanquiazules mejoraron tras el descanso y lograron equilibrar un resultado que finalmente no supieron aguantar

Los jugadores del CD Tenerife celebran el gol del 1-1 en La Palmas SERGIO MÉNDEZ

No se puede catalogar como injusta la derrota sufrida por el CD Tenerife en el derbi. Las Palmas se llevó el primer duelo regional de la temporada en el último suspiro, pero después de haber hecho merecimientos para ello. De hecho los amarillos estuvieron mejor que los visitantes durante mucho más tiempo, pero tras el descanso Ramis apretó las clavijas de su equipo y el cuadro tinerfeño mejoró notablemente. Tanto que pudo equilibrar la contienda por mediación de Elady y la suerte. En la primera parte había adelantado a los suyos Viera y poco antes del final intervino otra Viera para dejarle el balón a un Lemos que puso en centro que la defensa blanquiazul no llegó a despejar. Así la UD se adjudica el primer round de la temporada. Queda el segundo en el Heliodoro.

La UD Las Palmas fue la primera en intimidar al rival. Apenas se habían jugado dos minutos de partido cuando Viera filtró un pase que desmarcó a un Jesé que no pudo superar a Soriano. El meta tapó bien el flojo disparo del delantero grancanario. Dos minutos (4) después tuvo que intervenir de nuevo el meta blanquiazul tras una falta directa ejecutada por Lemos.

Los visitantes trataron de reaccionar con un disparo lejano de Michel que se fue por arriba, pero fue tan solo un espejismo, porque el peso del juego ofensivo lo llevaban los de Mel. Por eso Pejiño en el 16 lo intentó tras robarle la pelota a Rubén Díez. La pelota se fue por arriba.

De tanto insistir, la UD se llevó el premio. Viera marcó el 1-0 pero necesitó la revisión del VAR para validarlo. El atacante amarillo probó la línea de fuera de juego blanquiazul y tras superarla, cruzó con temple ante Soriano. El colegiado lo anuló, pero a instancia del VAR lo ratificó después de que se tirase la línea. Carlos Ruiz rompió a posición antirreglamentaria de Viera. La hinchada local explotó de emoción al ponerse su equipo por delante.

Los de Ramis acusaron el golpe y se descolocaron y empezaron a sufrir en exceso. Evitó el segundo Soriano tras plantarse solo frente a él Jesé. Otro regalo imperdonable de la defensa tinerfeña, que, especialmente por las bandas, era una coladera. El Tenerife pedía a gritos irse a la caseta para no sufrir más.

Lo también cambió fue la actitud del equipo. Ramis apretó las clavijas a los suyos y estos le metieron muchísima más intensidad en un partido que necesita siempre de garra y corazón. Le echó narices Álex Muñoz para subir por su banda y tras dejar a su par atrás de manera sencilla, puso un centro chut al que Elady le faltó meter la pierna para marcar el primero.

Volvió a tocar Ramis a su equipo dando entrada a Bermejo y retirando a Michel. Aitor y Corredera se pusieron en el medio. Esta variación mejoró aún más a un Tenerife que ya iba mereciendo equilibrar el resultado.

Lo logró en una falta y con ayuda de la suerte. Corría en el minuto 64 cuando un libre directo ejecutado por Elady Zorrilla, toca en la barrera local y se cuela en la portería de Raúl Fernández. Esta vez fue a la afición blanquiazul a la que le tocó reventar de júbilo ante el público local, que enmudeció con el tanto del 1-1.

Las Palmas acusó en exceso el golpe y el Tenerife se hizo fuerte. En el tramo final del partido, Bermejo intentó un cabezazo que se fuera. Luego fue Mollejo el que intentó superar al meta local por alto, pero sin acierto.

El final estaba próximo y las tablas parecían firmarlas los dos conjuntos. Tanto que Ramis procuró que no se jugase más en los minutos finales con un doble cambio hecho para perder tiempo. Metió a Ethyan por Elady y fortaleció el medio con Larrea.

Pero nadie se esperaba que en el tiempo de alargue un accidente se convirtiera en el gol de la victoria amarilla. La puso desde la derecha Álvaro Lemos, desvió ligeramente Larrera, nadie remata, nadie despeja, Soriano se despista y el balón se acaba colando en la portería blanquiazul. Así fue el triste final de un derbi en el que Las Palmas fue muy superior a su rival en la primera parte, mientras que en la segunda el Tenerife equilibró un marcador con suerte, pero no fue capaz de retener el punto que saboreó durante muchos minutos.