Cultura

Jaime Azpilicueta, director de teatro: “Los recuerdos son lecciones, pero me ocupo mucho más del mañana”

Se declara "profundamente conmovido y preocupado" por la erupción volcánica: "Me he ofrecido al señor presidente del Gobierno canario para montar un espectáculo o cualquier otro acto, gratuito para la organización y a beneficio de los damnificados"

Jaime Azpilicueta, director de teatro. / DA

Las ideas son como las pulgas: saltan de unos a otros, pero no pican a todos. Jaime Azpilicueta se sacude continuamente. Le toma la palabra a Bernard Shaw y escenifica una obra “muy divertida” del irlandés. 

-¿Ha sido gratificante la edición número 69 del Festival de San Sebastián? 
“Sí, muy bien. Este año ha habido una selección de películas bastante interesante”. 

-¡De cine! 
“Yo participo en una serie documental [de cuatro capítulos, original de Movistar +] que se llama Raphaelismo”. 

-Fue la presentación… 
“Cuenta la vida privada y artística del cantante”. 

-¡Un escándalo! 
“De escándalo, sí”. 

-Quien está contento del todo ¿es tonto? 
“A mí me ha guiado el afán de superación”. 

-Con dudas se madura… 
“Los tontos salen de su casa mirándose al espejo, encontrándose muy guapos y fascinantes. No es lo mío”. 

-¿La autocomplacencia vicia la objetividad? 
“Todo lo que he hecho en cincuenta años de profesión y sesenta de teatro podría haber sido mejor, por descontado”. 

-Y la sabiduría de rodearse de gente inteligente… 
“Desde muy pequeñito he tenido amigos mayores y mucho más sabios que yo”. 

-Cuando se aprende no se reprende normalmente sin conocimiento de causa… 
“Si te reúnes solo con mediocres para sobresalir, serás el idiota de turno”. 

-A los 14 años, un accidente actuó de aliciente… 
“La convalecencia me otorgó la oportunidad de leer a autores antiguos y modernos”. 

-¿Cuál es la obra que más le ha impactado? 
“La que está por hacer. Los recuerdos son lecciones, pero lo que más me ocupa e interesa es lo de mañana”. 

-¡Ay, aquel Estudio 1! 
“Hice muchos títulos y estaría encantado de hacer otros tantos, aunque no me corresponde a mí decidir”. 

-Se ha intentado volver. Sin demasiada repercusión, ¿no? 
“Tan mal que se plantearon las funciones de teatro como películas, con cinco y hasta veinte días de rodaje”. 

-¡Jo! 
“Y medios técnicos para una superproducción. El teatro no es así”. 

Calígula, en 1971. “Sacrilegio”, no; “dramaturgia”… 
“De Albert Camus, con José María Rodero. Estuve dos días y medio rodando en un plató”.  

-Hijo adoptivo de Tenerife desde 2017, una distinción concedida por el Cabildo. ¿Cómo están las relaciones? 
“Me siento muy de Tenerife, de Canarias. He recibido mucho cariño y he trabajado muy a gusto”. 

-¿En casa? 
“¡Absolutamente!”. 

-Atento a lo que sucede en La Palma, claro… 
“Profundamente conmovido, preocupado… Me he ofrecido al señor presidente del Gobierno canario”. 

-¿Para qué? 
“Para montar un espectáculo o cualquier otro acto, gratuito para la organización y a beneficio de los damnificados”. 

-¿Ángel Víctor Torres qué ha respondido? 
“Ha agradecido el mensaje. Me pongo a disposición de quien quiera utilizarme”.  

-¿La experiencia carnavalera está archivada? 
“Nunca archivo nada. Bueno, en el Carnaval de Santa Cruz hay un director estupendo. No me necesitan”.  

-¿Ganas de galas? 
“Ya está cubierta esa plaza”. 

-Un galán de la escena entre bambalinas… 
“Soy el que más galas del Carnaval ha dirigido”. 

-En varias etapas y diversas ubicaciones… 
“La primera, en la plaza de toros [1988]; la segunda, en la plaza de España…”. 

-En el aparcamiento del parque marítimo… 
“También. Sobre la magia”.  

-En el recinto ferial… 
“Algunas”. 

-Tras la selva, Egipto… 
“Pegó un golpe muy fuerte, en el salto desde la plaza de toros. Maribel Oñate [la concejal] y yo lo sacamos a la calle”.  

-¡Revolucionario! 
“Desde la plaza de la Candelaria podías ver el espectáculo sin pagar un duro”. 

-¡Faraónico! 
“Abierto, con un escenario impresionante y un despliegue técnico que no se conocía hasta entonces”. 

-La explosión mediática, un antes y un después… 
“Eso es”. 

-Carlos Sáenz, un virtuoso… 
“Un maravilloso escenógrafo, un genio tinerfeño”.  

-La pandemia se ha dado un festín a costa de las fiestas populares. Ha disfrazado las mascaritas de mascarillas… 
“Intuyo que el próximo año sí se hará el Carnaval”. 

-La cultura ha estado en cuidados intensivos… 
“He estado casi dos años en paro. Había programado un estreno para un mes antes del confinamiento y…”. 

-Entró en coma… 
“La temporada pasada, en el Teatro Bellas Artes trabajamos con la mitad del aforo”. 

-Se ha levantado el telón de la normalidad… 
“Se me había olvidado lo que era un teatro lleno”.  

-Las taquillas rugen… 
“Del Rey león se ha vendido todo hasta enero”.  

-Un cartel con garra… 
“Seguramente habrá más musicales en Madrid que en Londres y Nueva York”. 

-¿Los montajes de musicales son puro teatro? 
“El teatro a lo grande”. 

-¿Los ojos de niebla se apoderan del mundo? 
“Más o menos. Eduardo II es una defensa del amor”. 

> Biografía

> Eduardo II, ojos de niebla