erupción en la palma

La colada de lava se ralentiza al llegar a la iglesia de La Laguna

Las autoridades no aprecian una tendencia clara, por la que esperan los vecinos de Tazacorte para saber si se salvan sus casas
Una de las coladas de lava, que discurre muy lentamente pero con nuevo material magmático, alcanzó ayer los escalones de la plaza de la Iglesia y llegó al colegio de La Laguna.
Una de las coladas de lava, que discurre muy lentamente pero con nuevo material magmático, alcanzó ayer los escalones de la plaza de la Iglesia y llegó al colegio de La Laguna.

Las coladas que arrasaron parcialmente el barrio aridanense de La Laguna, llevándose por delante el colegio, la gasolinera, la farmacia y elementos de la vía LP-213, y que más tarde se unieron en un solo frente que se dirige a la Montaña más próxima, continúa sin mostrar una tendencia clara hacia la cara norte o la sur del monte. Y esa dicotomía es la que trae en vilo a los residentes de los cinco núcleos de Tazacorte que fueron evacuados el miércoles: La Condesa, San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y Cuesta Zapata. De ella dependen sus casas y fincas.

Como se puede observar en la imagen que acompaña esta información, dada a conocer ayer por el director técnico del Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), Miguel Ángel Morcuende, en su comparecencia diaria, las miradas están puestas en el trazado 8, que es el que decidirá el futuro de decenas de viviendas ubicadas en las áreas ya mencionadas. Es por ello que las autoridades confían en que continúe hacia el norte, uniéndose a la colada 7, que ha disminuido ligeramente su distancia respecto al mar hasta algo más de 50 metros, según ha podido saber DIARIO DE AVISOS.

De otro lado se sitúa la 10, que amenaza con sepultar lo que queda del centro lagunero, si bien a lo largo de la jornada del viernes apenas se movió, a pesar de estar recibiendo de manera permanente aportes lávicos. Prueba de ello es el parque del cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Palma, que aun estando rodeado por las rocas calientes seguía en pie a última hora de la tarde, del mismo modo que la parroquia de San Isidro, cuya plaza ha sufrido graves destrozos, pero su estructura principal permanece casi intacta.

Al respecto, cerca de las 21.00, Morcuende volvía a realizar una valoración sobre el camino seguido por la lava, concretando que las que conforman la colada 8 “se mantienen estables, paradas, en las inmediaciones del colegio y en la iglesia, pero las seguimos monitorizando y vigilando porque se observa apreciable carga en zonas posteriores, y por eso es importante poder tener controlados los posibles movimientos que puedan hacer”, especialmente, dijo, “pensando en la posibilidad, o no, de que puedan verter hacia la zona sur de la Montaña de La Laguna” o avanzar hacia el norte en dirección Tazacorte.

Las fuentes consultadas por este periódico especificaron que anoche había cuatro centros emisores del volcán activos, pero únicamente expulsando piroclastos, a los que se uniría la chimenea principal, la que sí vierte lava sobre los recorridos existentes. Eso sí, reiteran que en cualquier momento pueden aparecer nuevas bocas o reanimarse las ya abiertas, aunque se considera que el sistema está entrando en una ligera fase de estabilidad en este sentido.

DATOS CIENTÍFICOS

En sustitución de la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, ayer participó en la rueda de prensa del Pevolca, actuando como portavoz del Comité Científico, la directora del Observatorio Geofísico Nacional, Carmen López, quien aseguró que los índices de emisión de dióxido de azufre no auguran un final próximo para la erupción. Estos, deberían situarse entre las 100 y 500 toneladas diarias para dar signos de remisión, y sin embargo, el jueves eran de 28.745.

Las previsiones meteorológicas, con viento de componente oeste, apuntan a que el aeropuerto podrá operar con normalidad, no descartando igualmente que la ceniza pueda viajar a otras islas de la provincia de Santa de Tenerife. Las precipitaciones anunciadas se concentrarán en el norte y el noreste de la Isla, de ahí que no se espere afección sobre las cubiertas de las casas del Valle, que son las que mayor cantidad de polvo volcánico albergan y a las que “se complicaría más la situación” si hay lluvias, recordó Morcuende.

En lo referido a superficie afectada, esta se cifra en 845,72 hectáreas, suponiendo 20,49 más que en la jornada anterior, y con una anchura máxima de las coladas de lava de 2.900 metros. De acuerdo con el catastro, hasta 1.280 edificaciones han sido destruidas, de las que 1.030 corresponden a inmuebles habitables, 132 infraestructuras de uso agrícola, 34 industriales, 30 de ocio y hostelería, más otras 54 no categorizadas. De las cerca de 7.000 personas desalojadas, 461 están en recursos habilitados.

TE PUEDE INTERESAR