Gastronomía

La isla de Tenerife pierde una estrella Michelin: Kazan

La isla de Tenerife ha perdido una de sus estrellas Michelin. El restaurante japonés Kazan, ubicado en el Paseo Milicias de Garachico de la capital, no volverá a abrir sus puertas, según ha podido saber este periódico.

La isla de Tenerife ha perdido una de sus estrellas Michelin. El restaurante japonés Kazan, ubicado en el Paseo Milicias de Garachico de la capital, no volverá a abrir sus puertas, según ha podido saber este periódico. Con ello, la isla también pierde una estrella Michelin que este restaurante obtuvo en noviembre de 2014, una decisión sorprendente en aquella época, pues la guía no dedicaba especial atención a los locales japoneses.
Descolgado Kazan del firmamento de la Michelin, solo quedan en Tenerife M. B (Martín Berasategui), con dos estrellas, y Kabuki, con una (ambos en The Ritz Carlton Abama); El Rincón de Juan Carlos, en Royal Hideaway Corales, y Nub, en el Bahía del Duque, estos dos últimos en Adeje, con una cada uno, es decir cinco macarons, como también son conocidos estos reconocimientos.


Kazan, que en español significa volcán, cerró sus puertas justo con las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para todo el país, pero luego, aunque al parecer hubo algún intento de abrir las puertas, vinieron los aforos reducidos, no cuentan con terraza, y a estas alturas del año parece más que claro que ya no recibirá más comensales.


Kazan es propiedad al 50% de Fran Relea y Carlos Sánchez, quienes también estaban asociados, aunque con mayoría del primero, en Maguro, el primer japonés de la capital que abrió en la calle Cineasta Miguel Brito, 2, y que desde junio fue cerrado por un desahucio por impagos en alquiler, personal, Seguridad Social, etcétera.
Las diferencias entre ambos socios han sido más que palpables durante los últimos años, de tal forma que se han transformado en querellas presentadas por Sánchez que hoy están siendo instruidas en los juzgados de Santa Cruz.


En cualquier caso, las deudas acechan también, al igual que a Maguro, a Kazan, que lleva desde el inicio de la pandemia con las puertas cerradas al público, sin ingresos, y que ya tampoco figura, como es lógico, entre las recomendaciones de la Guía Michelin.

Referente


El restaurante Kazan ha sido un referente de la cocina japonesa para Tenerife desde su apertura, en el año 2009, por su capacidad innovadora en el tratamiento de esta compleja culinaria y una apuesta firme por los productos de calidad, incluido aquellos de proximidad como el camarón soldado, de recuerdo inolvidable y hoy tan copiado. Tal es así que, además de su inclusión con una estrella en la Guía Michelin, logró los dos Soles de la Guía Repsol y el reconocimiento a la mejor Cocina Extranjera en los XXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS, que se entregaron en el año 2012. Además, ha sido una referencia para abanderar la gastronomía de la capital tinerfeña, que en los últimos años ha vivido, y continúa, una gran transformación con la práctica desaparición de las cocinas regionales, incluso canaria, en favor de la japonesa, tan de moda también en el resto de España.


Platos que ya quedan en el recuerdo son los usuzukuri de caballa o vieira y chiplote; sashimi de atún toro, salmón, calamar y chicharro; tartar de atún picante con alga nori y chips de papa negra; nigiri de gamba roja; maki roll de salmón, aguacate, y atún con mahonesa sopleteada y pato ahumado con miso y jengibre. Los postres también los bordaban, como la torrija macerada o helado frito en tempura.