Nacional

Los padres que maltraten a una mascota o amenacen con hacerlo no podrán compartir la custodia de sus hijos

La Comisión de Justicia del Congreso ratifica la modificación de varias leyes para que los animales pasen de considerarse -legalmente- bienes muebles o cosas a "seres sintientes"

Perro
Imagen de archivo de un perro. PEXELS

La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados ha ratificado este martes la modificación de varias leyes que en la práctica conllevará que, legalmente, los animales dejen de ser bienes muebles o cosas y pasarán a ser “seres sintientes”. Así, los padres que maltrate a una mascota o amenace con hacerlo para coaccionar a sus ex parejas no podrán tener la custodia compartida de los hijos, según informa El Mundo.

La Comisión ha aprobado la triple reforma legal del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre el régimen jurídico de los animales.

La iniciativa legislativa cuenta con un amplio respaldo de todos los grupos y la toma en consideración de la propuesta fue apoyada en el pleno del Cámara Baja por todos los grupos parlamentarios excepto por VOX. Así, la Comisión parlamentaria, que cuenta con competencia legislativa plena, ha dado luz verde al texto para su remisión posterior al Senado para continuar su la tramitación.

Con ello, los animales pasarán a ser seres sintientes en la ley española y esta modificación permitirá a la justicia, entre otras cuestiones determinar su régimen de custodia en procesos de divorcio o separación en base a lo que la justicia estime mejor para el animal.

La propuesta partió de una iniciativa, primero de Ciudadanos en 2017 y recogida un año más tarde por el PP que fue tomada entonces en consideración y que se trabajó en Ponencia y Comisión. Sin embargo, la propuesta legislativa cayó entonces en saco roto al decaer con la convocatoria de elecciones en 2019.

En esta ocasión la Proposición de Ley está impulsada de manera conjunta por el PSOE y Unidas Podemos, que plantean estos cambios que, por ejemplo, conllevarán que en procesos de embargo o desahucio los animales dejen de ser considerados como bienes inmuebles para que no puedan ser embargados como un jarrón o un coche.