erupción en la palma

Maroparque aclara que no se han encontrado cocodrilos ni canguros en La Palma

Esta fundación da cobijo a unos 250 animales exóticos que han sido evacuados desde el inicio de la erupción volcánica
Imagen de recurso de la erupción volcánica de Cumbre Vieja. Fran Pallero

La Fundación Maroparque, que se encarga del cuidado de la fauna exótica encontrada, abandonada o depositada por las autoridades en La Palma, ha agradecido al periódico El Mundo que se haya hecho eco de su labor durante la erupción volcánica de Cumbre Vieja. Sin embargo, ha precisado en su cuenta de Facebook que la entidad no es un “zoo secreto” y que no “se han encontrado cocodrilos o canguros” en La Palma, tal y como se plasma en el titular del citado periódico. “Imaginamos que se refiere con ello a la cantidad de animales encontrados en domicilios particulares”, indica.

Maroparque da cobijo a unas 250 especies exóticas que antes vivían en casas o jardines y que han sido evacuadas en las últimas semanas para ponerlas a salvo del volcán. Custodian a unos 750 animales, de los cuales medio millar ya estaba allí. Su encargado, Rayco Díaz, apunta al citado medio que “en un año recogíamos cien ejemplares, o ciento y pico; hemos recogido en un mes de erupción lo que se recogía antes en dos años. Estamos a tope y lo siguiente. Si la lava sigue afectando más municipios, hay más gente que tiene este tipo de animales y seguirán llamando para que vayamos a buscarlos y realojarlos”. Díaz confirma que el centro ha recibido más de 20 especies de animales exóticos desde el inicio de la erupción.

El también herpetólogo explicó en Antena 3 que han llegado “desde pequeños mamíferos y reptiles, cobayas, algunas especies de ardillas y tortugas hasta agapornis, loros, ninfas o loros de kramer”. Precisamente esta última es una especie invasora que no se puede tener en las Islas. “Son animales que en su día se comercializaron, la gente empezó a liberarlos y comenzaron a procrear”.

“Nosotros no tenemos capacidad sancionadora, solo de cuidado para evitar que estas especies se asilvestren en la naturaleza de La Palma y puedan provocar daño. Las autoridades competentes y el Seprona son las que decidirán sobre ellas, aunque creo que muchos de estos propietarios ya saben que no las van a recuperar”, sentencia el encargado de Maroparque.

TE RECOMENDAMOS