erupciÓn en la palma

Más de 1.300 personas apoyan que no se proteja la superficie afectada

Una petición de firmas solicita "sensibilidad y voluntad real de ayudar a los damnificados", instando a no categorizar el suelo sepultado de "intocable"
Una vivienda siendo engullida por una de las coladas del volcán de Cumbre Vieja | FRAN PALLERO

Una petición de firmas en la plataforma Change.org que ya ha recabado más de 1.300 apoyos solicita a los gobiernos de España y Canarias que no ordenen el suelo afectado por el volcán de Cumbre Vieja como espacio natural protegido. De lo contrario, indica el manifiesto, los damnificados no podrán reconstruir sus vidas sobre el malpaís que ha dejado tras de sí el proceso eruptivo en curso, cuyo final aún no se vislumbra, según han afirmado las autoridades en las últimas semanas.

En el escrito, iniciado por el abogado José Elías Viña Guerra, se alude a que “forma parte de la historia y la cultura canaria que, frente a la tragedia que supone una erupción volcánica que surge repentinamente, arrasando y sepultando con su lava casas, fincas, tierras de cultivo… la población afectada, familias que lo han perdido todo en un instante, luchen por rehacer su vida trabajando duramente sobre el manto negro de roca volcánica”, con el objetivo de “intentar reconvertir nuevamente ese árido desierto volcánico en lo que antes fue: tierra fértil y su hogar”.

No obstante, detalla que “esta tradición del duro trabajo y esfuerzo se podría ver truncada”, en la medida en que “las leyes dictadas en las últimas décadas” estipulan que “los campos de lava” puedan “ser objeto de protección, sin tener en cuenta el destrozo que pudieran causar, la superficie que pudieran ocupar, el inmenso dolor que pudieran generar en la población, ni el lugar por donde hayan podido transitar”. “Es claro que, cuando se estableció esta posibilidad de protección legal, la norma no tuvo en cuenta una catástrofe como la que está ocurriendo actualmente en la isla de La Palma”, matiza.

Y es que, como recuerda el jurista palmero, la erupción que comenzó el pasado 19 de septiembre en la zona de Cabeza de Vaca (El Paso) “ha sepultado más de 2.000 edificaciones, obligando a evacuar a más de 7.000 personas” y expandiendo “su indeseable manto de negra lava por unas 800 hectáreas de tierra fértil del Valle de Aridane”. En su opinión, “en justicia no puede permitirse que las víctimas de la tragedia, las que han visto cómo el volcán les arrebataba en pocos minutos su vida, la casa donde nacieron y que antes fue de sus padres y antes de sus abuelos, vayan a ser, además, los nuevamente perjudicados por normas que, en ocasiones, pueden resultar de aplicación ilógica para islas volcánicas como las canarias”.

Con respecto a la naturaleza de la recogida de firmas, en el texto se concreta que “se crea para solicitar a nuestros gobiernos que demuestren sensibilidad y voluntad real de ayudar a los damnificados y afectados por el volcán de La Palma y que, ante esta excepcional tragedia, que en esta ocasión, por favor, no declaren como espacio natural protegido, y como tal, intocable, la enorme superficie de suelo que la lava ha ocupado”. Por último, pide que las acciones a emprender “estén realmente dirigidas a ayudar a los damnificiados y víctimas por el volcán, que no se les impida volver a trabajar sobre lo que hoy es lava, pero que hace unos días era su hogar”.

TE RECOMENDAMOS