cultura

Miguel Noguera: “Comediante implica una serie de actitudes y aptitudes que yo no tengo”

El artista protagoniza el 6 de noviembre la noche de humor del Festival de Cortos de La Orotava
Miguel Noguera actúa en La Orotava el 6 de noviembre. / DA

Miguel Noguera protagonizará la noche de humor de la decimosexta edición del Festival de Cortos de La Orotava. La cita, en la que el polifacético artista ofrecerá su espectáculo Ultrashow, tendrá lugar el 6 de noviembre en el Auditorio Teobaldo Power a partir de las 20.30 horas. Las entradas, al precio de 10 euros, ya se pueden adquirir a través de www.tickety.es. En Ultrashow, Miguel Noguera se bate ante el público para explicar alrededor de unas 20 o 30 ideas o imágenes mentales, una tras otra y sin importar demasiado el orden. En al menos una hora y cuarto, Noguera se enfrenta en solitario a la audiencia desgranando temas sobre un material seleccionado anteriormente a diario con anotaciones y dibujos propios. “Es un espectáculo cómico -explica Noguera-, aunque las ideas no tienen por qué ser cómicas en sí mismas. Para desarrollar determinadas ideas me valgo de imágenes proyectadas en una pantalla (dibujos, imágenes encontradas en Internet y fotografías hechas con el móvil). El tono del discurso puede ser vehemente (como el de un telepredicador o un líder totalitario), y en ocasiones se torna suave e informal (como el de un estudiante adolescente)”.

-¿Qué ofrecerá en su próxima actuación en La Orotava?

“El Ultrashow de siempre -canción improvisada, introducción, proyección de imágenes, explicación de ideas, más imágenes, más ideas y una lectura final- con todos los contenidos renovados”.

-¿Qué es lo mejor de estar sobre un escenario?

“En mi caso, que el público me ría las gracietas y yo pueda producirlas a tiempo real”.

-Usted no se siente completamente cómodo con la definición de comediante…

“Cierto, porque implica una serie de actitudes y aptitudes que yo no tengo. Antes que como cómico, prefiero que se me lea como artista”.

-¿Cómo es el proceso de creación de sus espectáculos? ¿Qué porcentaje real deja en manos de la improvisación?

“Voy apuntando ideas que se me ocurren a propósito de algo que he visto o pensado. Luego elijo cuáles me apetece explicar en el escenario (pocas). Luego imprimo la selección en un papel (una lista de titulares que me sirven de recordatorio) que pongo en escena sobre un atril, y las voy explicando. Esas ideas las uso en varios shows sucesivos hasta que me canso de ellas. No hay texto ni ensayo previo, solo la explicación improvisada (aunque repetida en shows sucesivos) de esos titulares-recordatorio. La canción inicial es improvisada, eso sí. Y muchas coñas incidentales también”.

-¿Qué satisfacción le da la escritura que no le dan lo monólogos?

“Escribir no me gusta, la verdad. Pero por escrito las frases salen limpias, pensadas, presentables en cualquier lado, masterizadas, homologadas al corpus universal de texto y, sobre todo, despegadas del propio cuerpo (y lo audiovisual), de la oralidad y sus inconsistencias”.

-En su trayectoria artística, ¿a quién nombraría como mentor? ¿Ha tenido alguna referencia clara?

“Por ejemplo las coñas del arte contemporáneo (así en general, no me acuerdo), las coñas de la teoría crítica (tampoco me acuerdo). Thomas Bernhard. La pintura gótica. La pintura en general”.

TE RECOMENDAMOS