sociedad

Motivos y acciones de la nueva guerra de la DGT contra las mascarillas negras

La Dirección General de Tráfico de Badajoz cree que los alumnos las utilizan para copiar en los exámenes de conducir

La Dirección General de Tráfico (DGT) de Badajoz ha abierto una guerra que pronto podría ser nacional. Ha decidido prohibir las mascarillas negras en todos los exámenes para sacarse el carnet de conducir. ¿Los motivos? Cree que los alumnos las pueden utilizar para llevar pinganillos o dispositivos electrónicos que les sirvan para copiar en las pruebas. Pero, eso sí, de momento, no multará a nadie, según ha recogido hoy el periódico El Español.

La ofensiva, que ha empezado en Badajoz, se debe a que la Jefatura Provincial de la Dirección General de Tráfico ha detectado comportamientos irregulares en los alumnos. Entre ellos, algunos han escondido cámaras o dispositivos de audio. 

El objetivo de la prohibición es que los examinadores puedan identificar mejor estos dispositivos electrónicos que “permite conectarse con el exterior para enfrentarse a las respuestas”, explican sobre la controvertida decisión.

Multas

Pero esto es lo de menos La Dirección General de Tráfico simplemente advertirá a los alumnos de que con una mascarilla negra no pueden hacer el examen de conducir. Pero, si, en cualquiera de los casos, estos alumnos decidieran copiar, serían multados con 500 euros de sanción y la obligatoriedad de no presentarse en los próximos seis meses. 

TE RECOMENDAMOS