Erupción La Palma

Ponen a la venta en internet cenizas del volcán de La Palma

Los dentistas advierten también del peligro de utilizarlas como dentífrico casero

Mucho se ha hablado en los últimos días de la necesidad de mantener lugares, como tejados de viviendas, limpios de ceniza ante la erupción del volcán de La Palma. Su acumulación puede hacer colapsar techos de edificaciones y aún se busca solución para poder deshacerse de la misma, que se acumula en ligares habilitados para ello.

En las últimas horas algunas personas han querido encontrar en las cenizas una posibilidad de negocio, poniendo a la venta pequeños paquetes o bolsita a precios que llegan a alcanzar los 20 euros.

Algunos de esos anuncios han ido desapareciendo -se desconoce si porque han sido adquiridos o porque los vendedores los han retirado-, pero otros se mantienen.

Los científicos han reiterado que estas cenizas pueden contaminar agua y alimentos, por lo que varias muestras están siendo analizadas para determinar todos sus componentes.

Pasta dentrífica

También en el marco de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, el Consejo General de Dentistas advierte de que, en los últimos días, se está informando sobre la posibilidad de elaborar pastas dentífricas con ceniza volcánica, lo que podría dañar el esmalte dental, al ser abrasivo para los dientes.

Al igual que el carbón activado, la ceniza volcánica tiene una gran capacidad abrasiva, su efecto en los dientes es similar al de pasarse una lija. Al desgastar el esmalte natural, se producen varios efectos: queda a la vista la dentina, cuyo color es más amarillento que el esmalte; aumenta la sensibilidad dental, puesto que la pulpa dentaria (nervio del diente) estará más desprotegida; asimismo, las encías también pueden quedar dañadas.

Aun así, bajo la promesa de blanquear los dientes, algunas pastas dentífricas contienen una cantidad ínfima de minerales volcánicos, lo que no significa que sea un material imprescindible, ni que produzca el efecto blanqueante deseado.

El Consejo General de Dentistas insiste también en el riesgo que supone elaborar pasta de dientes caseras, por ejemplo, con arcilla blanca proveniente de ceniza volcánica, y otros elementos. Aunque determinados agentes naturales poseen propiedades incuestionables, no se debe promover su uso si carece de avales científicos que demuestren su eficacia y seguridad