erupción en la palma

Torres asegura que se estudiará si proteger o no el suelo afectado por las coladas de lava

El Cabildo ya ha anunciado que trabaja en los trámites previos para que, cuando acabe la emergencia, se den soluciones
Centros de emisión del volcán de Cumbre Vieja, expulsando lava, ceniza y piroclastos | DAVID ROSARIO

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, acompañado por su homólogo estatal, Pedro Sánchez, aseguró ayer desde La Palma que no se puede dar por sentado que el suelo cubierto de lava por el volcán de Cumbre Vieja vaya a ser protegido. Es más, aclaró que la intención del Ejecutivo regional, que es la institución que tiene competencias para tal declaración, pretende buscar una fórmula de consenso priorizando la reconstrucción de la Isla.

Asimismo, en el marco de su comparecencia en el Palacio Salazar de la capital palmera, afirmó que todas las administraciones, desde los ayuntamientos del Valle de Aridane (Los Llanos, El Paso y Tazacorte) hasta los gobiernos autonómico y nacional, pasando por el Cabildo, están haciendo el máximo esfuerzo para responder, además de a la gestión de la emergencia en sí, a los daños económicos y sociales que está trayendo consigo.

Al hilo de las posibles soluciones para la superficie golpeada por el paso del material emanado del volcán, se pronunciaba esta semana el líder de la primera Corporación de la Isla y concejal de Los Llanos de Aridane, Mariano H. Zapata, anunciando que la institución insular trabaja, de la mano con el Gobierno canario, para agilizar los plazos y los procesos de reordenación del suelo una vez finalice el proceso eruptivo que dio comienzo el pasado 19 de septiembre en la zona de Cabeza de Vaca (El Paso).

“Tenemos que trabajar unidos desde ya para adelantar todo el trabajo previo de planificación, de forma que, cuando la naturaleza nos lo permita, no se pierda ni un minuto en dar respuesta a las personas que han perdido sus viviendas, especialmente, así como para recuperar las infraestructuras públicas que también se han visto afectadas por la lava y que son fundamentales para el desarrollo de nuestra isla”, declaró H. Zapata, al tiempo que concretó que buscan “posibilitar una pronta recuperación de las viviendas”.

De otra parte, el director general de Coordinación y Apoyo a la Vicepresidencia del Ejecutivo regional, Miguel Ángel Pulido, quiso aportar su visión acerca de los pasos a seguir en esta materia, en la medida en que anteriormente fue titular de Vivienda y de Ordenación del Territorio. En un artículo de opinión, el nacionalista palmero indicó que habrá que redactar un modelo de planeamiento basado en la creación de núcleos de población más compactos, complejos y atractivos. Unas actuaciones, declaradas de emergencia, que “precisan obviar determinados criterios de ordenación territorial del suelo establecidos en la legislación canaria, cuya justificación deviene de la propia naturaleza de las circunstancias catastróficas sobrevenidas”.

Así, dijo que habrán de prevalecer las medidas de carácter económico y social que se adopten sobre los criterios y determinaciones ambientales. Además, propuso que el territorio ocupado por la lava se entienda principalmente como recurso económico potencial y, en segunda instancia, como recurso natural y patrimonio geológico. Y para ello, añadió, las consideraciones del Plan Insular de Ordenación de La Palma y los instrumentos de ordenación territorial y urbanística vigentes que resulten contrarias, o bien dificulten o impidan la ejecución de las medidas para la reconstrucción, deben quedar desplazadas.

Pulido señala, además, que las acciones para realojar a las personas desplazadas y para reubicar las industrias y actividades económicas se llevarán cabo mediante proyectos integrados realizados por equipos multidisciplinares, de probada solvencia técnica, sometidos a un único trámite de aprobación por el Gobierno de Canarias, con la participación de la administración insular y municipal.

Las nuevas actuaciones de carácter residencial, entiende, deben conformar núcleos de población más compactos, complejos y atractivos, en los que se use más eficientemente el suelo, se impulse la integración social y funcional, favoreciendo en su localización la reducción de las demandas de movilidad urbana. Y prosigue explicando que la idea es que quede garantizada la existencia de equipamientos de proximidad, tales como docentes, sanitarios o deportivos, y dotaciones suficientes, acordes con el núcleo de población a implantar o ampliar. Para la recuperación del suelo agrario, mediante las correspondientes líneas de ayuda y subvención, opina que se debe articular una estrategia compensatoria.

TE RECOMENDAMOS