política

Tres estrellas y cuatro galones para el socialismo canario en el 40º Congreso del PSOE

El cónclave socialista consolida a Héctor Gómez en el 'nucleo de poder' del partido y aúpa a Carolina Darias a la Ejecutiva, donde continúa Luc André Diouf

40º Congreso Federal de los socialistas: tres militantes canarios en la Ejecutiva Federal del PSOE, algo nunca visto hasta ahora, y cuatro en el Comité Federal, máximo órgano del partido entre congresos. Un recuerdo constante a la situación de la isla de La Palma, que se llevó varias ovaciones durante estos días. Un premio por su gestión para el presidente canario, Ángel Víctor Torres, recibido también por la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, y el presidente de Aragón, Javier Lambán. Uno podría pensar que se trata de un momento importante para el socialismo canario, y lo es, pero la realidad está siempre en los detalles. Y casi siempre se puede explicar sin fuegos artificiales.

“Una cosa cosa es lo que pasa en Canarias y otra es lo que pasa en Ferraz”, explica una fuente socialista que conoce bien el funcionamiento del partido. “Sánchez tiene una relación muy cercana con Ángel Víctor Torres, de mucha lealtad mutua, pero los nombramientos de la Ejecutiva los ha hecho él, no son una propuesta que viene de Canarias”.

En esa nueva cima del PSOE, donde hay bastante renovación, destaca el nombre de Héctor Gómez, ‘hombre fuerte’ del socialismo canario en la Ejecutiva Federal, donde es miembro nato gracias a su cargo como portavoz del PSOE en el Congreso. Sanchista de primera hora, llegó a este cargo después del verano, en sustitución de Adriana Lastra, sin que nadie en los cenáculos políticos y mediáticos de Madrid lo hubiera previsto. Su estrecha relación con Sánchez y su capacidad de trabajo lo han colocado ahí, en pleno núcleo de poder político, para tejer pactos y lidiar con las complejidades de la fragmentación política en España. Y para contrarrestar los ataques furibundos al Gobierno de la derecha española. Un ascenso como un cohete para alquien que estaba, hace pocos años, de concejal en Guía de Isora.

Sube Carolina Darias, que entra como Secretaria de Sanidad y Consumo de la Ejecutiva. ‘Susanista’ en el pasado, se quedó sin ir en las listas electorales de las últimas elecciones autonómicas y fue ‘recuperada’ por el presidente Ángel Víctor Torres para el Gobierno canario del Pacto de Progreso como consejera de Economía, hasta que la llamaron desde Madrid para ser, primero, ministra de Política Territorial, y luego, responsable de Sanidad tras la salida de Salvador Illa, convertido en candidato socialista a la Generalitat de Cataluña. La capacidad de gestión de Darias, que todo el mundo reconoce, la han impulsado donde nadie la situaba hace poco.

Y sigue en la Ejecutiva Luc André Diouf, que continúa como responsable de Políticas Migratorias y Refugiados. A este militante por la isla de Gran Canaria, que nació en Senegal, emigró al archipiélago en 1992, durmió en las calles de Las Palmas y fue responsable de Inmigración de CCOO, casi nadie lo colocaba de nuevo en la Ejecutiva Federal. Pero ahí sigue. Porque es también una persona de confianza de Sánchez.

“Cuando Pedro Sánchez fue defenestrado en aquel Comité Federal de octubre de 2016 y luego ganó las primarias, se dio cuenta de que su liderazgo no podía depender de las baronías regionales. Así que Ferraz tiene a sus personas afines en los distintos territorios, más allá de los equilibrios de poder de cada federación”, explican desde el PSOE. Además de Gómez o André, hay otros, como el viceconsejero de Administraciones Públicas, Manuel Martínez, una de las personas de confianza del Secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, en Canarias. Algunos mencionan también al senador por Gran Canaria Ramón Morales. Muchos, no todos, ayudaron a organizar esas plataformas locales que devolvieron a Sánchez a la Secretaría General del PSOE.

Otra cosa distinta es el Comité Federal, donde pesan más las propuestas hechas desde los territorios. Cuatro de los ocho representantes de Canarias se elegirán en el Comité Regional que surja del congreso de los socialistas canarios que se celebra en noviembre. Pero este fin de semana se elegía a otros cuatro. El más veterano, el eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, aunque él tiene un peso ‘histórico’ gracias a su trabajo en las instituciones europeas y a su trayectoria como ministro. También están Mari Brito, alcaldesa de Candelaria, presidenta de la Federación Canaria de Municipios y persona cercana a Pedro Martín, líder de los socialistas tinerfeños; y el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, figura en alza del socialismo tinerfeño que ha forjado una alianza con Martín para reforzar el peso de la agrupación de Tenerife. Otra persona que está es Loli Corujo, presidenta del Cabildo de Lanzarote y política cercana al consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, que fue elegido para el Comité Federal anterior y, esta vez, se queda fuera.

“Yo, si fuera Chano Franquis, leería lo que ha pasado este fin de semana como una señal que está mandando Ferraz”, señala una fuente del PSOE sobre la pugna que hay actualmente para dirigir el socialismo grancanario entre Franquis y el alcalde de Las Palmas, Augusto Hidalgo. Esa es quizá una de las derivadas de este congreso federal: en esa batalla, el nombramiento de Carolina Darias como miembro de la Ejecutiva es interpretado por algunos como un elemento favorable a la candidatura de Hidalgo, dirigente cercano a Darias. Ella lo llevó de ‘número dos’ en su lista al Cabildo de Gran Canaria en 2011. “Franquis es una persona muy valiosa que puede seguir jugando un papel importante, pero ya no como líder en Gran Canaria. Lleva tanto tiempo en política, que ha dejado demasiados cadáveres en el camino. E Hidalgo representa la renovación, una futura candidatura muy potente para el Cabildo”, afirman. Franquis también forma parte del sector grancanario más proclive a entenderse con CC, en detrimento de Nueva Canarias, una opción bien vista en determinados entornos mediáticos y empresariales, mientras que el alcalde de Las Palmas lleva seis años gobernando la ciudad gracias a un tripartito de izquierdas que ha funcionado sin sobresaltos.

“Lo mejor que podría hacer Franquis es retirar su candidatura”, aseguran. “A Ferraz no le apetece nada un enfrentamiento entre el alcalde de una de las grandes ciudades españolas y un consejero del Gobierno”. Por ahora, esa pugna se ha pospuesto hasta después del congreso regional de los socialistas canarios, en noviembre, con la disculpa del volcán. Una manera de que Torres no tenga que decantarse todavía en la batalla de una isla donde él mismo fue secretario insular. “Torres tiene un sentido muy profundo de la lealtad. Y ha pactado muchas veces con Franquis. Pero este también se la ha jugado”, afirman fuentes del PSOE. “A veces, uno tiene que saber decirle a otra persona: ‘Chico, tú hora ha pasado’”.

Más apacible se presenta para Torres el congreso regional de los socialistas canarios, a donde llega ya proclamado como secretario general tras un proceso de primarias sin candidato alternativo. Hace cuatro años, su liderazgo se construyó gracias al apoyo de ‘sanchismo’, pero también al pacto con barones insulares como Blas Acosta, Loli Corujo o Anselmo Pestana, además del apoyo de Franquis. Eso influyó también en la formación de una Ejecutiva de muchos compromisos y evidente debilidad orgánica, como han demostrado algunos de los conflictos internos que ha habido esta legislatura. “Ahora, Torres tiene manos libres para hacer la Ejecutiva que quiera”, afirman. Solo le falta acertar.

TE RECOMENDAMOS