los realejos

El Cabildo busca consenso para abrir los dos carriles de la TF-333

Enrique Arriaga confirma que los servicios jurídicos de la Corporación insular estudian si recurrir o no la sentencia en contra de la paralización de las obras en La Montaña
El consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, durante una visita a la zona cuando comenzaron las obras. DA

El consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, busca consenso para poder abrir, por fin, los dos carriles de la carretera TF-333, a la altura de La Montaña, en Los Realejos, uno de los cuales fue cerrado al tráfico en noviembre de 2019 debido a la caída de un trozo de muro de propiedad privada, ubicado delante del restaurante El Monasterio, en la zona de Montaña de El Fraile.

Arriaga subraya que el Cabildo lleva trabajando conjuntamente con la propiedad desde el mes de abril para habilitar los dos carriles de circulación y de hecho, ya tiene también el consenso del Ayuntamiento para poder hacerlo. Prueba de ello es que dos semanas atrás se convocó una reunión para este viernes con todas las partes afectadas por la obra (comunidad educativa del colegio La Pureza, vecinos y comerciantes y Ayuntamiento entre otros) para explicar el proyecto que se presenta como solución y el calendario de trabajo.

“La propiedad ha estado tomando catas, haciendo pruebas de estabilidad en el terreno para elaborar un proyecto que le dé estabilidad a la carretera y costeado por ella”, precisa el también vicepresidente primero del Cabildo. Básicamente, la propuesta consiste “en mantener la alineación del espacio natural donde estaba antes de la obra y asegurar que el talud no se venga abajo mediante una estabilización con micropilotes”. En cualquier caso, se trata de una solución provisional hasta que se apruebe el Plan General de Ordenación (PGO) de Los Realejos.

Desde que el Consistorio autorice la actuación, se puede empezar y en dos meses estaría terminada aunque el consejero no es partidario de dar una fecha concreta debido a los inconvenientes que se puedan presentar durante el desarrollo de los trabajos.

En este sentido, quiere dejar claro que el inicio de los mismos “es independiente de la decisión que tome el Cabildo de recurrir o no la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Santa Cruz de Tenerife que le ha dado la razón al Ayuntamiento de Los Realejos y declara nula la paralización de la obra en abril del pasado año por parte del área insular de Carreteras”.

Al respecto, quiere dejar “perfectamente claro” que no se trata de una decisión política sino “estrictamente técnica”. Por lo tanto, añade, la decisión de recurrir o no la sentencia “se está estudiando por parte de los servicios jurídicos del Cabildo” y se respetará lo que los técnicos de esta área determinen.

No obstante, precisa que la sentencia de 11 de noviembre de 2021 dada a conocer el pasado viernes por el alcalde realejero, Manuel Domínguez, “es de una suspensión cautelar de los trabajos en el momento inicial de la caída del muro, pero éste ha evolucionado y hay un informe técnico posterior que advierte de un riesgo inminente de derrumbe”.

En concreto, Arriaga se refiere al de fecha de octubre de 2020 que confirmaba “la evolución inestable” de la estructura “y hacía necesario disponer de un muro que en la actualidad no lo satisface y proponía el derribo del muro en su totalidad”.

Por lo tanto, “aunque se quiera restituir el muro originalmente ya no vale porque la sentencia se refiere a un año antes y la situación del muro ya no es la misma que cuando se suspendió la licencia de obra dada por el Ayuntamiento”, declara el consejero insular.

TE RECOMENDAMOS