erupción en la palma

El cementerio de Las Manchas, un rincón para la memoria de los difuntos

Como no se puede acceder al cementerio, el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, para atender las demandas de los familiares de los difuntos cuyos restos están en dicho camposanto, ha instalado en la Plaza de España un espacio para rendirles homenaje
El cementerio de Las Manchas, un rincón para la memoria de los difuntos

El cementerio municipal de Los Ángeles, ubicado en el barrio de Las Manchas de Los Llanos de Aridane, se ha salvado del manto incandescente que las coladas del volcán de Cumbre Vieja vierten sobre el suroeste de la isla desde el pasado 19 de septiembre, pero no se puede acceder a él.

Este cementerio está “defendido” por un antiguo cono volcánico llamado montaña Cogote, mientras que, dada la actividad volcánica todo el barrio de Las Manchas está evacuado desde el inicio de la erupción.

Como no se puede acceder al cementerio, el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, para atender las demandas de los familiares de los difuntos cuyos restos están en dicho camposanto, ha instalado en la Plaza de España un espacio para rendirles homenaje.

Junto a la parroquia de Nuestra Señora de Los Remedios se levantan ocho paneles en los que se relaciona a las 3.610 personas que están sepultadas en el cementerio de Los Ángeles.

Hasta ese lugar acuden los familiares de los difuntos. Buscan entre los nombres el de sus familiares, a la vez que encienden una vela o depositan flores para honrar a sus seres queridos.

La estampa es cuanto menos conmovedora, en una mañana gris marcada por la intensa lluvia de cenizas de las últimas horas, los familiares se afanaban por llegar hasta el lugar y depositar sus ramos de flores en el espacio habilitado a tal fin.

Algunos permanecen inmóviles y en silencio ante los paneles, quizás realizando algún rezo que ayude a reconfortar su espíritu.

Sin duda es otra de las imágenes que nos deja este volcán de entre muchas de las que se ven desde el inicio de su erupción.

Un día de Difuntos que nunca antes se había tenido que celebrar de esta manera en La Palma, y con la esperanza para los familiares de que en una próxima celebración sea el habitual campo santo de Los Ángeles.

TE RECOMENDAMOS