Cultura

La Escuela de Espectadores Teatrosilos despide su primera edición con ‘Las gracias mohosas’

La obra de Feliciana Enríquez de Guzmán se representará el 27 de noviembre y el 3 de diciembre en el marco del Festival Internacional del Cuento

La obra se representará en dos fechas en el antiguo Convento de San Sebastián. / DA

El patio del antiguo Convento de San Sebastián de Los Silos acoge el próximo sábado, 27 de noviembre, la representación de Las gracias mohosas, una adaptación de la obra escrita por Feliciana Enríquez de Guzmán, poeta y dramaturga del Siglo de Oro.

Se trata del broche de la primera temporada de la Escuela de Espectadores de Teatro Teatrosilos, una iniciativa cultural única en Canarias desarrollada con el propósito de formar al público sobre la forma de consumir teatro clásico.

La función comenzará a las 21.00 horas. Para asistir es necesario reservar entrada a través de WhatsApp en el número 633 675 950. El precio para los no abonados a la Escuela de Espectadores es de seis euros.

Los abonados podrán disfrutar, después de la función, de una tertulia en la que se pretende invitar al diálogo y a la reflexión respecto a los asuntos tratados en esta respetuosa adaptación del entremés de la dramaturga española.

La organización ha previsto una segunda representación para el viernes 3 de diciembre en el mismo lugar y a las 20.00 horas, dentro de la programación del Festival Internacional del Cuento de Los Silos.

Las gracias mohosas es un entremés de La Tragicomedia de los jardines y campos sabeos. Se trata de un texto breve en el que destaca lo grotesco, lo disparatado o la transgresión de ciertas normas o estereotipos sociales. Además, en esta pieza pasan a adoptar el rol de protagonistas aquellos personajes que provienen de las más bajas condiciones, tanto físicas como morales. A través de ellos se visibiliza lo feo, lo deforme, lo impuro, la irrisoria caricatura que nos asecha burlona desde el otro lado del espejo.

La obra es una adaptación del texto de Feliciana Enríquez de Guzmán, poeta y dramaturga del Siglo de Oro. / DA

Ernesto Rodríguez Abad, director de la Escuela de Espectadores, considera que Feliciana Enríquez de Guzmán “fue una transgresora, una inventora de palabras o una adelantada a todas las estéticas que se pusieron de moda en las vanguardias del siglo XX”. Incluso, llega a afirmar que ella anticipa algunas de las características del teatro del esperpento de Valle-Inclán. “Para mí, hablar de Las gracias mohosas es introducirse dentro de una corriente que me he preocupado mucho por conocer, me refiero a toda la transgresión en la literatura. Todo lo que significa trasgredir las normas sociales, a través de lo literario, me ha interesado siempre”, comenta el director.

La dramaturga pone en tela de juicio al amor y al mundo de la pareja mediante el empleo de un lenguaje en el que se fusiona lo culto y lo vulgar. “Creo que, a través de este entremés, podremos reflexionar mucho acerca de la visión que tenemos de la pareja, del amor o de las instituciones en nuestra sociedad”, detalla el también director del Festival Internacional del Cuento.

LA EXPERIENCIA DE LOS ACTORES

Algunos de los actores que forman parte del elenco de Las gracias mohosas, como Aarón González, Kiko Ramos o Elvira Méndez, aventuran que el público no podrá evitar soltar una carcajada ante los sucesivos disparates que se presentarán ante sus ojos. Aunque, tal y como detalla González, “también es interesante todo lo que no es risa, trasmitir esa parte que no es solo humor, sino que tiene un trasfondo, un contenido”.

En la misma línea, David Orán y Davinia Yanes comentan que esta obra, a pesar de ser “divertidísima”, es también una crítica sutil de los amoríos estúpidos, de las galas de mises o de los cánones de belleza. “Es todo tan absurdo, grotesco y sinsentido que es inevitable reírse. Vemos, de alguna manera, los pecaditos, los malos rollos, el malmeter que tenemos siempre dentro. Y aquí lo mostramos crudo, lo que es más divertido”, puntualiza Orán.