Sanidad

Luis Enjuanes: “La nueva cepa ya podría estar muy diseminada por el mundo”

El investigador del Centro Nacional de Biotecnología de Madrid reconoce que es “bastante nueva” y que “lo que no se ve lo que no se busca”, aunque la información actual es que genera "más asintomáticos"

Los prestigiosos investigadores españoles Luis Enjuanes, derecha, y Vicente Larraga, durante su participación en CampusÁfrica. | DA

Los doctores e investigadores españoles Luis Enjuanes Sánchez y Vicente Larraga Rodríguez de Vera coincidieron ayer en “mantener la calma” ante la nueva variante ómicron del coronavirus ya que todavía se sabe “muy poquito” de esta cepa y “da la impresión” de que la mayoría de la gente que lo contrae es asintomática. Los dos brillantes científicos que trabajan en lograr sendas vacunas contra el coronavirus intervinieron ayer en la jornada de CampusÁfrica presentando su labor en el Centro Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC).


Luis Enjuanes, profesor de investigación del CSIC, destinado en el Centro Nacional de Biotecnología de Madrid, reconoció que la nueva variante descubierta en Sudafrica es “bastante nueva” y que las informaciones que hay al respecto son “muy precipitadas”. “Hay que tener en cuenta que no se ve lo que no se busca. No la conocíamos y no la buscábamos” hasta hace escasas fechas, por lo que “podría estar muy diseminada por el mundo”.


Aseguró que tampoco “se sabe muy bien la patología que causa y lo bien que se disemina, aunque en esta parte parece que supera con mucho a la variante delta plus en velocidad de asimilación”, pero no se conoce la patología. Hay informaciones todavía precipitadas que “hay mucha gente infectada pero que se han mantenido asintomática”, eso es muy importante aunque sea “preliminar sin mucho valor”. “Llevo trabajando con coronavirus 35 años y lo normal es que los coronavirus cuando saltan de especie de un mamífero inferior al hombre aprenden a diseminarse muy deprisa pero también disminuyen su patología”, por tanto “es una agarradera a la que me estoy cogiendo, y espero que se atenúe con tanta acumulación mutaciones”.


Se conocen hasta siete coronavirus en humanos de los que cuatro están atenuados y vería “normal” que los tres restantes vayan atenuándose con el paso del tiempo, como ocurrió con la pandemia de gripe de 1918, que aunque mata a muchos millones de personas al año también cuenta ya con inmunidad de base.


Señaló que “los virus son grandes generadores de variabilidad genética. Los virus humanos se están inventando constantemente a sí mismos como no lo hace ningún otro organismo vivo”. “El mecanismo de transcripción de los coronavirus es muy complejo y peligroso para generar variabilidad. Por eso hay tantos virus emergentes y reemergentes. Entre el 2011 y el 2018, la OMS ha detectado 1.483 brotes distintos en 172 países distintos”. Enjuanes recordó que el murciélago es un animal que porta muchos virus mortales para el hombre y aseguró que es necesario conocer el origen del coronavirus actual para “poder detenerlo del todo” de manera eficaz.

Luis Enjuanes, investigador del Centro Nacional de Biotecnología de Madrid del CSIC. DA

Preocupante situación mundial


Además, el investigador del CSIC aseguró que le preocupa la situación en África, India y el suroeste Asiático: “Hay que tener en cuenta que cuando un nuevo patógeno cruza la barreras de las especies, y entra en el hombre, donde no ha estado nunca”, no tenemos una defensa. A su juicio “esta nueva variante es una alerta fuerte de los que no debemos hacer”, y desó que “lo que tenemos que hacer es pasar vacunas a otras partes del mundo para que ellos estén protegidos y no se creen variantes”.


Sobre el proyecto de vacuna contra el SARS-CoV2 que está investigando afirmó “el trabajo va bien pero lento”, pues es “bastante prometedora pero también compleja” ya que requiere “muchos más controles y optimizar varias cosas”. Recordó que ya ha hecho una vacuna para el coronavirus “MERS que en potencia era de los diez virus del mundo más peligrosos” porque mata a uno de cada tres infectados, lo que “habría sido un desastre absoluto” si hubiera sido la letalidad del actual coronavirus, pero tiene la ventaja de que “solo se transmite bien de camello al hombre y por eso se disemina un poco”.


En estos últimos dos meses hemos logrado “buenos principios de protección siguiendo los mismos principios, pero este es un mundo cambiante y ahora hay que seguir preparando la nueva generación, adaptándola a las nuevas variantes que están saliendo”, lamentó.

Los números de vacunación en España “son fantásticos”

Por su parte, cuestionado por la situación de la pandemia en España, Luis Enjuanes reconoció que la vee “bien”, destacando el alto porcentaje de población inmunizada. “El hecho de que en España tengamos más del 80% de población vacunada y que se hayan aprobado para los niños entre 3 y 12 años, que suponen un 14% de la población, podríamos tener pronto un 94%, lo que supondrían unos números fantásticos. La población está protegida, y aunque haya una nueva onda no será igual, porque se están infectando los no vacunados” 

El parasitólogo Vicente Larraga trabaja en el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC). | DA

Vicente Larraga: “Frente a la Covid no estaremos seguros hasta que todas las personas del mundo estén vacunadas”

El profesor Vicente Larraga, que trabaja en el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas del CSIC, afirmó que la variante ómicron “es una más”, aunque a priori “parece que tiene más modificaciones”, lo que por otra parte “es algo que sucede normalmente en infecciones víricas cuando se reproducen”, más aún en países con bajos índices de vacunación. En estos “se divide libremente y muta más fácilmente. Esto pasará ahora, y dentro de tres, seis meses. No se pueden poner puertas al campo”.

“Frente al Covid-19 no estaremos seguros hasta que todas las personas del mundo estén vacunadas. Y es una responsabilidad de todos. Las nuevas cepas de las que se habla ahora no serán las últimas. Mientras no estemos todos protegidos, el virus seguirá mutando”, alertó.

Larraga explicó que al estar “un poco más alejada” en el tiempo de las primeras variantes las vacunas podrían ser algo menos eficaces, por lo que habrán de modificarse, si bien ha añadido que el proceso es “relativamente sencillo” y lleva apenas unas semanas, por lo que, ha aconsejado, “no hay que asustarse”.

En cuanto a su investigación sobre un fármaco frente al coronavirus indicó que es una vacuna de ADN proteína recombinante, por lo que es ligeramente distinta a las que se conocen hasta ahora. La inyección directa de ADN se hace a través del plásmido sintético. “Es muy parecida a la cubana, a la de Novavax o Sanofi”, con la novedad de que resiste bien la temperatura ambiente, lo que facilita su distribución en países donde el canal de frío es más difícil de respetar. Además, se pueden modificar fácilmente contra las nuevas cepas. Su producción es sencilla y barata.

El 100 por 100 de los ensayos que se realizaron en ratones obtuvieron unos resultados positivos. De todas las vacunas de ADN que están en estudio en la actualidad, sólo la española no tiene genes de resistencia en antibióticos, lo que supone una ventaja extra. Tras pasar la fase de experimentación con ratones, quedan las de macacos y luego con personas. Estará lista para “finales del año que viene”, aseguró Larraga.