Justicia y tribunales

Más de cinco millones de multa un antiguo diputado ruso afincado en Adeje

El que fuera diputado regional ruso Wladimir Khmel, arrestado en 2018 en Adeje por un fraude de 17 millones de euros, reconoce los hechos y abona la cantidad reclamada

Wladimir Khmel, afincado en Tenerife desde hace lustros, junto a un velero de su propiedad. DA

Un antiguo diputado regional ruso afincado en Adeje desde hace 12 años ha llegado a un acuerdo con el Juzgado de Instrucción Número 1 de Arona después de que fuera arrestado hace dos años en el Sur de Tenerife como presunto autor de un fraude por valor de unos 17 millones de euros.

Para llegar a dicha conciliación, el encausado, de nombre Vladimir Khmel, no dudó en abonar más de casi cinco millones y medio de euros que le reclamaban desde la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

En concreto, se trata de un total de 5.448.296,80 euros, así como el decomiso de una vivienda a nombre de una empresa de su propiedad ubicada en San Cugat del Vallés (Cataluña), en un caso en el que han influido, otra vez, unas dilaciones indebidas que han jugado a favor del inculpado, dado que se reconoce que las mismas no obedecen a causas que se le puedan inculpar, así como al hecho de que también concurren como atenuantes las analógicas de confesión y reparación del daño, tal y como se detalla en la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

La historia que nos ocupa se remonta a junio de 2018, cuando miembros de la Guardia Civil detuvieron en el Sur a este empresario que, como se ha dicho, llegó a ser diputado regional en Rusia, y que llevaba por aquel entonces nueve años afincado en Adeje, en información adelantada por El Confidencial.

Vladimir Khmel hizo carrera política en la lejana ciudad rusa de Vladivostok. Fue diputado en la cámara regional de Primorie, junto al mar de Japón. Pero sus actividades privadas acabaron llevándolo primero a Cataluña y finalmente hasta Adeje, donde los servicios de información de la Guardia Civil lo detuvieron el verano anterior en una operación bautizada con el nombre de Dromedario (un juego de palabras con su apellido) por supuestamente utilizar una red de empresas para blanquear fondos de origen ilícito mediante inversiones en inmuebles y compañías turísticas de Canarias.

Aunque Khmel estuvo ingresado de forma preventiva en el Centro Penitenciario Tenerife II, en la actualidad se encuentra en libertad.