tenerife

“Medidas radicales”: alertan de que Tenerife ha superado la capacidad de coches

El arquitecto y catedrático aboga por eliminar la carga y descarga en el centro y, en lo posible, llevarla a la periferia.
Colas en la TF-5. | FOTO: Sergio Méndez

El arquitecto y catedrático de Urbanismo de la Universidad Politécnica de Barcelona, Joaquín Sabaté, ha alertado de que “hay que limitar el espacio destinado al automóvil en las ciudades” y en relación al problemas de Tenerife aseguró que la isla “ha superado claramente su capacidad de carga, pero eso lo único que quiere decir es que, con mayor razón, debe adoptar medidas más radicales“.

El catedrático, que residió en Tenerife y pronunció una conferencia en el ‘Ciclo Movilidad, Transporte y Descarbonización’, que organiza la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife en colaboración con la Fundación Cultural Canaria de Ingeniería y Arquitectura Betancourt y Molina, analizó el futuro de la movilidad en las ciudades, y señaló que el actual crecimiento “se produce en todo el territorio, donde se dispersa la actividad y la población y, por lo tanto, la movilidad se incrementa notablemente”.

Esto supone desafíos diferentes en distintas ciudades y “proyectar el territorio en tiempos de incertidumbre nos obliga a trabajar con diferentes escenarios, donde lo único estable es el cambio continuo”, comentó.

A su juicio, “movilidad, medio ambiente o política de vivienda son cuestiones absolutamente fundamentales para asegurar una mejor ciudad y, afortunadamente empiezan a estar cada vez más en la agenda pública, aunque muchas veces se abordan desde visiones sectoriales y lo importante es que se traten con una visión de conjunto”.

Sabaté también citó como cuestiones fundamentales el aparcamiento y la carga y descarga de mercancías.

Así, dijo que se debe reconducir el aparcamiento en origen siempre que sea posible, restringirlo en superficie, y en áreas como en el centro histórico penalizarlo mediante el pago y la limitación horaria.

Por otra parte, aboga por eliminar la carga y descarga en el centro y, en lo posible, llevarla a la periferia.

Además, propone exigir espacios de estacionamiento suficiente en los nuevos edificios para no sobrecargar el espacio público y, en los de carácter comercial o industrial prever zonas de carga y descarga dentro de la propia edificación.

“La conclusión fundamental es que hay que limitar el espacio destinado al automóvil porque tiende a ocupar todo lo que se deje ocupar, en el futuro es posible que en la ciudad central solo se permitan taxis, vehículos de distribución y eléctricos”, aseguró.

“HAY QUE SER MÁS AMBICIOSOS”

Según Sabaté, “se ha verificado que en la mayor parte de ciudades basta con un 30% de la superficie de calles para el tráfico rodado y eso significaría que la superficie restante se podrían reutilizar para otras funciones y con otros modos de movimiento”.

En este sentido, insistió en que hay que ser “más ambiciosos” y afrontar un plan global de movilidad que contemple diferentes modos de desplazamiento al mismo tiempo, priorice el transporte público, itinerarios a pie y la fluidez y seguridad en la circulación rodada.

Desde su punto de vista, para desarrollar un plan de movilidad de las ciudades “se debe empezar, obviamente, con una diagnosis de las necesidades de cada grupo de población y de la capacidad de las redes actuales y, a continuación, plantear escenarios de futuro”.

Según describió, se debe analizar “la organización espacial de la ciudad y los usos que generan movilidad, la accesibilidad de la red para detectar qué calles son necesarias para una distribución más equilibrada del recorrido, la cobertura del transporte colectivo, la movilidad del peatón y la capacidad y características de la red viaria”.

TE RECOMENDAMOS