los realejos

Victoria judicial del Ayuntamiento de Los Realejos en la obra de La Montaña

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo concluye que los informes del Cabildo para paralizar los trabajos de reposición del muro en la TF- 333 no eran vinculantes
El alcalde realejero muestra la sentencia a favor del Ayuntamiento, con fecha de 11 de noviembre de 2021. DA

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Santa Cruz de Tenerife ha dado la razón al Ayuntamiento de Los Realejos y declara nula la paralización por parte del Cabildo de Tenerife de la obra de reposición y contención del muro derruido en la TF-333, a la altura de La Montaña.

El anuncio fue hecho ayer por el alcalde, Manuel Domínguez, quien convocó una rueda de prensa urgente para dar cuenta de la sentencia judicial que concluye que los informes del Cabildo no eran vinculantes, le da 15 días para recurrir y lo condena en costas.

Los hechos se remontan a noviembre de 2019 cuando un trozo de muro de propiedad privada, ubicado delante del restaurante El Monasterio, en la zona de Montaña de El Fraile, se desplomó y por motivos de seguridad, se cerró ese tramo de vía al tráfico. En marzo de 2020 la propiedad inició la obra con la correspondiente licencia municipal, que apenas días después fue paralizada por el área insular de Carreteras exigiendo un retranqueo de tres metros para realizar una acera en este punto. Una obra que el actual Plan General de Ordenación (PGO) municipal no permite y por lo tanto, sería ilegal.

Por esta razón, el Ayuntamiento interpuso una demanda citado juzgado con la finalidad de que determine la ubicación para la construcción del nuevo muro, concretamente, entre los puntos kilométricos 1,1 y 1,4.
“Lo que dictamina la sentencia es que declara nula la resolución del Cabildo que paralizó la ejecución de los trabajos autorizados por el Ayuntamiento hace dos años y motivo de la polémica”, según el edil. El juzgado aclara que el área de Carreteras del Cabildo no es competente para autorizar ni paralizar estas obras, pues sus informes, aunque obligatorios, no son vinculantes ni necesarios para la ejecución de los trabajos.

“Es una sentencia importante, pero no puedo decir que me llena de alegría porque esto se podría haber evitado, ya que llevamos más de dos años invitando al Cabildo a tomar una decisión oportuna que vaya en beneficio de los ciudadanos; planteando medidas pertinentes para que esta carretera, fundamental para el tráfico de Los Realejos pero tambi´n para los municipios aledaños de La Orotava y Puerto de la Cruz se abriese; pusimos seis soluciones sobre la mesa y hemos mantenido conversaciones, con la propiedad, que nunca se ha negado a nada, y con el área insular de Carreteras y con el presidente del Cabildo, Pedro Martín, y nunca han querido poner una sobre la mesa”, declaró el mandatario.

Domínguez volvió a repetir “alto y claro” que lo sucedido es consecuencia de “una persecución politica al alcalde de Los Realejos, a quien hay que derrocar porque es del PP, y que han pagado injustamente los vecinos de las tres localidades”.

En este sentido, el regidor municipal señaló al consejero de Carreteras y al director insular del área, Enrique Arriaga y Tomás Félix García, respectivamente. “Justamente por esto último no es motivo de alegría, porque viene a demostrar que a veces existen políticos que anteponen sus intereses partidistas y personales a los beneficios de los ciudadanos”. No obstante, sí celebró “el haber llevado este asunto a los juzgados porque sino -subrayó- no tendría una fecha final”.

El alcalde pide a los vecinos que se movilicen si el Cabildo recurre

El alcalde confió en que el Cabildo no recurra la sentencia ni pida medidas cautelares. Por el contrario, esperó que su intención sea la de colaborar, solventar el problema “y que de una vez por todas se abra ese tramo de la TF-333”. Pero en caso de que ello no ocurra, Manuel Domínguez hizo un llamamiento a todos los vecinos del Norte de Tenerife para salir a la calle, “bloquear la comarca y sus calles y decir alto y claro que ‘ya está bien’ del maltrato que sufrimos por parte del Cabildo” porque a su juicio, “no sería de recibo que con la sentencia en la mano haya una solución y nos vuelva a condenar a dos o tres años de espera” 

TE RECOMENDAMOS