cultura

‘Jaque mate’, la música que suena entre las páginas

La cantante tinerfeña Margó Herrera publica su primera novela, una ficción histórica que firma como M. M. Rock y transcurre en la España más reciente
La intérprete tinerfeña Margó Herrera firma su novela como M. M. Rock. / DA

“Soy muy creativa. Siempre estoy con alguna locura rondando en mi cabeza y hacía tiempo que quería escribir un libro. Pero he ido poco a poco, porque la literatura es una tarea muy complicada que requiere de concentración y yo no soy de estarme mucho tiempo quieta. Lo dice una cantante, que no se sienta sino para conducir”.

La intérprete y compositora tinerfeña Margó Herrera acaba de publicar una novela, su debut en la literatura, titulada Jaque mate, que firma con el seudónimo de M. M. Rock. “El punto de partida -explica- fue analizar la situación de la sociedad española en el presente, desde un punto de vista más social que político, aunque la política también se aborda en el libro”.

UNA HISTORIA EN “TIEMPO REAL”

El proceso de escritura, detalla la artista canaria, que en la actualidad vive entre Madrid, Mallorca y Tenerife, se desarrolló en “tiempo real”. “Lo que ocurre en la novela sería la agenda de España entre 2016 y 2018, justo en los años en los que estuve escribiéndola”, explica. Y dentro de ese escenario hay unos personajes que condicionan todo el relato: “La protagonista de la historia es una cantante que se ha retirado a provincias, pero que se resiste a morir en la escena de la capital y decide viajar. En uno de esos viajes conoce a alguien muy importante de la política y la sociedad española, y a partir de ahí surge el romance, pero también el desarrollo de la trama que envuelve a este relato”, apostilla Margó Herrera.

Al abordar esta nueva experiencia creativa, la cantante tinerfeña confiesa que la historia fue fluyendo de un modo muy natural según la construía y no tuvo que reelaborar continuamente sobre el folio esas ideas que iban surgiendo. “Me dijeron que no se podía escribir como se habla y me aconsejaron que cambiase el estilo, pero yo no estaba de acuerdo. Quería contar esta historia tal y como me nacía, y para ello debía recurrir a la forma en la que hablo. Creo que mi manera de escribir es muy intuitiva”.

Portada de la novela. / DA

No obstante, señala, sí que fue muy meticulosa cuando llegó la fase de edición de los textos, e incluso antes: “A cada tramo que avanzaba en la historia, ahí estaba yo corrigiendo todo aquello que había que mejorar, y luego la novela tuvo otras tres correcciones además de la mía”, apostilla.

Margó Herrera afirma sentirse muy ilusionada con esta nueva aventura literaria, pero también asegura que la entiende como complementaria a su carrera musical. “No voy a dejar de hacer música nunca”, recalca. “Siempre he estado en escenarios y en estudios de grabación, que es lo que más me gusta, pero también soy actriz, estudié para ello. Así que la literatura la considero una faceta más de mi vocación como artista”, apostilla la intérprete canaria.

Precisamente, las posibilidades que aprecia en Jaque Mate para trasladarla a una pantalla es algo que también le entusiasma. “Nuestra idea es presentar esta novela como un posible guion para una película o una miniserie y, quién sabe, si todo sale adelante, no descarto participar en ella como actriz”. “Siempre me han gustado los libros que acaban convirtiéndose en guiones cinematográficos”, explica.

“Soy una gran aficionada a las novelas de Arturo Pérez Reverte y a las de Alberto Vázquez-Figueroa, al que he podido conocer, del que soy superfan y además es tinerfeño. Pero si tuviera que buscar una única motivación que me animó a decidirme a escribir un libro, ese sería De parte de la princesa muerta, de Kenizé Mourad, que es una novela que me fascinó”.

Margó Herrera esta llena de proyectos. Uno de ellos es publicar cuatro canciones de su autoría, “que tenía olvidadas” y en las que trabaja haciéndoles los arreglos, y también contempla escribir una segunda parte de Jaque Mate. “Pero también tengo en mente escribir otra historia: un relato ambientado en Santa Cruz y que reflejaría la vida social chicharrera durante las tres guerras que se vivieron en los primeros 50 años del siglo XX, las dos mundiales y la civil”, apunta.

TE RECOMENDAMOS