santa cruz de tenerife

La esperanza llega a Imeldo Serís de la mano de la Navidad

El Ayuntamiento de Santa Cruz, que reconoce “lo mal” que lo han pasado los vecinos, estima que la reapertura de la calle se hará en los primeros días de enero
Calle Imeldo Serís SERGIO MÉNDEZ

El pasado 8 de noviembre se cumplió un año del inicio de las obras de la calle Imeldo Serís, en Santa Cruz. Unas obras de mejora de la canalización, con un plazo de ejecución de 12 meses, y con autorización para terminarlas en diciembre de este año. Trabajos que van “a buen ritmo” y que “han permitido ir abriendo, hasta hoy, todos los tramos posibles de la calle”, según indicó a DIARIO DE AVISOS el concejal de Infraestructuras, Dámaso Arteaga. “Este jueves empezamos a asfaltar para que pudiera estar terminada para la celebración el sábado de Plenilunio”, explicó el concejal, que, además, detalló que “las aceras y los comercios están abiertos, y estamos trabajando en la zona baja, en Teobaldo Power y el cruce de Valentín Sanz. Lo único que está restringido es el tráfico de vehículos, pero se estima que para los primeros 15 días de enero, la calle esté totalmente abierta”.


Una obra que el edil calificó de “complicada y valiente”, pues “había que llevar a cabo una conducción de aguas pluviales muy importante y había que someter a los vecinos y comerciantes a muchas molestias como ruidos y olores desagradables”.


Arteaga reconoció que “ha sido un año complicado” y señaló que desde el Ayuntamiento se hará todo lo posible para “dinamizar la calle y revitalizar el comercio en la zona”. Algo que los comerciantes necesitan, y mucho, pues aseguran que la obra se ha hecho “muy larga” y que “la situación ha sido muy dura”.
Es el caso de María José, que trabaja en una librería. Cuenta que hasta septiembre fue “muy difícil transitar por la zona porque el paso ha estado muy limitado, había ruidos, polvo y malos olores, y la gente no venía por aquí. Nosotros hemos tenido que ofrecer servicio de envío a domicilio, con precios muy ajustados, para no perder toda la actividad”.


Uno de los trabajadores de una tienda de discos señaló a DIARIO DE AVISOS que ya va viendo “la luz al final del túnel” y que ha sido “muy duro porque, aunque la calle necesitaba estas mejoras, comenzaron antes de Navidad y tras los meses más complicados de la pandemia”.


“No estamos conformes con la ejecución, porque nos dijeron que la calle se abriría por fases y nos dieron hasta seis fechas. Y no se cumplió. No se ha estado a la altura”. Es lo que cuenta Raúl, propietario de una peluquería, que indica que, durante los primeros meses de la obra, “había poco personal”, y que se deberían haber usado las calles aledañas para poner el material que está en la zona alta de la calle, para ir abriendo por fases.

“No hemos dejado de pagar los gastos y los impuestos y hemos perdido mucho dinero”

Dueño de un restaurante en Imeldo Serís


Dicen que han perdido muchos clientes de paso, porque “era prácticamente imposible pasar por aquí. Hubo momentos en los que las vallas y las propias máquinas nos cerraban el acceso y la gente, por miedo, se quedaba en sus casas o decidía ir a otra zona a comprar”. También, que han vivido situaciones muy duras. “Un día se me metió incluso una rata que tuve que sacar con una vara de hierro, se me llenaba la tienda de polvo, y me entraban los gases de los motores. Así no podíamos trabajar”.


“No hemos dejado de pagar los gastos y los impuestos, y hemos perdido mucho dinero”, asegura el dueño de un restaurante que, a pesar de tener licencia para instalar una terraza, no ha podido recibir clientes fuera del local por “los olores, el ruido, y el polvo”.


De una forma u otra, comerciantes y empresarios han seguido abriendo sus negocios y han intentado “capear la tormenta”. Se han volcado promocionando su actividad a través de las redes sociales, han impreso los logotipos de las tiendas y los han puesto en la calle del Castillo como reclamo para los compradores. Además, han recibido el apoyo de los comerciantes de otras zonas que les han “mandado a muchas personas” y les han recomendado. Algo por lo que se sienten “muy agradecidos”, señalan.


Esperan la apertura de la calle “como los niños el día de Reyes”. Y es que a pesar de los inconvenientes, y con “mucha paciencia”, todos están deseando que llegue el día en el que se abra , que lucirá totalmente distinta.

TE RECOMENDAMOS