la palma

La pesca artesanal de La Palma clama ser escuchada

Casi tres meses después de la erupción, los pescadores de Tazacorte continúan sin poder llevar a cabo su actividad laboral habitual y prevén una espera mayor
PUERTO DE TAZACORTE PESCA
Puerto de Tazacorte. Puertoscanarios.es

La situación en La Palma se ha vuelto insostenible. La ceniza, las casas enterradas bajo el volcán, el dolor de las familias que lo han perdido todo, el no poder trabajar y el rugir del volcán, aún en erupción, han dado paso a un nuevo problema: el silencio. Mientras que las ayudas a la vivienda ya han comenzado a ser repartidas para que los palmeros afectados puedan costear un alquiler, las ayudas concretas para ciertos sectores gravemente dañados siguen sin ser una realidad, aunque la administración recalca que van a comenzar a ser ingresadas. Es el caso de la pesca artesanal de las zonas más afectadas, un subsector que continúa completamente parado y que sigue sin recibir ayudas pese a que la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, asegurase que llegarían antes de finalizar el mes de noviembre.

La realidad es que comienza un diciembre incierto para los más de 60 pescadores afectados por el volcán, que continúan a la espera de que lleguen las ayudas que el Gobierno de España les prometió y que el Gobierno de Canarias repartirá, algo que Nicolás San Luis Pérez, secretario de la Cofradía Nuestra Señora del Carmen (Tazacorte) lamenta: “todavía no sabemos ni las cuantías, ni cómo se hará el reparto… A día de hoy no sabemos cómo será la ayuda”. Por su parte, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias con Alicia Vanoostende al frente aseguró hace unos días a DIARIO DE AVISOS: “la semana pasada publicamos la orden para la concesión del primer pago de las ayudas, durante esta semana estamos terminando de hacer el registro de los afectados y la idea es antes de final de semana hacer los pagos”.

La pesca artesanal de la isla bonita ha sufrido, desde hace años, una merma importante por las cuotas y el parón obligado al que les llevó el Covid, y ahora el volcán no ha hecho sino intensificar la caída. Teniendo en cuenta la situación precedente y la falta de actividad actual, las ayudas se hacen más necesarias y urgentes que nunca, y el sector augura que los fondos no llegarán hasta 2022. A este parón se suman otros factores que hacen más insostenible aún la situación, y es que, muchas de las personas que conforman la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen, la que operaba hasta hace algunos meses en el puerto de Tazacorte -el afectado por la actividad del volcán-, han visto como sus casas o las de sus familias han desaparecido bajo la lava.

“Más compromiso por parte de la administración”

Ante el silencio de las administraciones Nicolás San Luis se muestra tajante: “en un principio nos sentimos respaldados, ahora se ve un poco más de abandono. Hemos pedido anulación de cuotas de la Seguridad Social y nada, también pidiéndoles (que hicieran) un copia y pega del prestige, que en la Península siguieron estando de alta y cotizando, pero sin pagar las cuotas. Aquí seguimos pagando Seguridad Social”. A lo que añade que la principal demanda del sector es “más compromiso por parte de la administración, lo mismo con agricultores, ganaderos y pescadores que con viviendas, que a día de hoy, todavía hay gente que está viviendo en caravanas, en coches…”.

Al fin y al cabo, el sector clama ser escuchado y apunta que lo importante es “que no se nos olvide ni ahora ni más tarde. Que haya más consenso con agricultores, ganaderos y pescadores. No hay consenso, no es hacer lo que yo quiero, que escuchen un poco más al sector”, haciendo referencia a que la administración, pese que ha mantenido reuniones con el subsector, no se ha puesto en contacto con ellos salvo para solicitarles documentación, sin tenerles en cuenta para fijar criterios o tomar decisiones.

Ante esto, Alicia Vanoostende afirma que el sector no está desamparado, y pese a que está en camino una ayuda de tres meses -octubre, noviembre y diciembre- de 2500 euros al mes por armador y 1500 por marinero que se comenzará a ingresar en estos días, la Consejería adelanta que podría haber nuevas ayudas: “podríamos pedir nuevas ayudas para el sector si siguiese la parada a la flota por la cuestión de la emergencia, le pediríamos más fondos al Ministerio, incluso tenemos algunos fondos propios para esta cuestión”, aunque recalca que el Instituto Español de Oceanografía comenzará en enero o febrero a realizar estudios para determinar el daño en la fauna marina de la erupción, “tenemos que ver el resultado de estos estudios para ver si hay que hacer una parada biológica, y todo limitado por el alcance del volcán”.

Solución a medio plazo: una parada biológica

Pescadores y administración han comenzado a percatarse de que el problema podría extenderse más en el tiempo, y es que, a priori, según apuntan ambos colectivos, el Instituto Español de Oceanografía ha adelantado que se debe hacer un estudio para cuantificar los daños en la fauna marina ocasionados por la ceniza vertida al mar y por la llegada de la lava. Ante esto, la Cofradía Nuestra Señora del Carmen apunta que “vamos a proponer un paro biológico a la administración”, una posible solución que el Gobierno de Canarias ya baraja y que podría servir para mantener el sector hasta que pudiese recuperar la actividad, una prioridad para Vanoostende y su equipo.

En este sentido, la Consejería apunta que es una posibilidad que no descartan, aunque adelanta que deberá tener en cuenta otras opciones: “a partir de ahora, que empezamos a pagar esa ayuda y metemos esa liquidez en esas familias, tenemos que ir viendo los posibles escenarios de terminación de la erupción, de posibilidad de volver a faenar… Estamos barajando distintos escenarios para ver cómo lo afrontamos a partir de enero”. Pero esta decisión no la tomarán de forma unánime, ya que ya ha adelantado que “estas cuestiones tenemos que valorarlas con la cofradía, ver las distintas hipótesis y posiciones, y ver también la opinión de los damnificados, que son los pescadores”.

Sin embargo, la Cofradía recuerda que “los ingresos son 0, y encima seguimos pagando la Seguridad Social que son 200 y pico euros al mes, lo que nos ha acarreado tener que pedir dinero para poder estar al corriente”, a lo que añade que “más bien algunas cofradías nos han donado dinero para poder pagar la seguridad social”. Esta realidad se ha visto agravada por la falta de ayudas directas al sector, ya que ni el Cabildo de La Palma ni el Ayuntamiento de Tazacorte han sacado partidas aún para ellos, y las del Gobierno España y de Canarias aún no han llegado, aunque están a punto de comenzar a ser ingresadas. Por esta razón, Nicolás San Luis Pérez pide “agilidad”, aunque entiende que hay muchos frentes abiertos que deben ser atendidos.

TE RECOMENDAMOS