santa cruz

La Recova de Santa Cruz, donde se ‘cocina’ la Navidad

Cientos de chicharreros visitan estos días el Mercado Nuestra Señora de África en busca de los mejores productos para preparar las comidas de Nochebuena, Navidad y Fin de Año
Imagen que presentaba ayer el Mercado Nuestra Señora de África, en Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Hoy es Nochebuena y mañana es Navidad. Tal y como dice el villancico, dos fechas importantes, en las que la mayoría de las familias se reúnen para comer y compartir tiempo juntos. Unas fechas señaladas y una cena, la del 24 de diciembre, que muchos preparan con esmero y cariño.

Ayer, desde bien temprano, el Mercado de Nuestra Señora de África, en Santa Cruz de Tenerife, tenía bastante movimiento. Muchos vecinos de la capital se acercaron para comprar lo que necesitaban para cocinar en estas fiestas. Los puestos estaban llenos y la gente hacía cola. Eso sí, respetando las medidas de seguridad para evitar la propagación del virus de la COVID-19.

Carne, pescado, verdura, fruta, queso y dulces. Esto es lo más típico y lo que la mayoría se llevaba para casa.
Es el caso de Rosa María Chico, que hacía cola para comprar carne, su apuesta para Nochebuena era conejo en salmorejo. Una comida típica canaria que dijo requerir “mucho cariño” a la hora de elaborarlo y con la que siempre se acierta.

“Aún no he visto el precio, pero imagino que estará más caro. No es la comida que suelo preparar todos los años, pero es lo que apetece en casa en esta ocasión. También habrá algo de verdura para los que son vegetarianos”, explicó Rosa María a DIARIO DE AVISOS.

¿El secreto de su receta? “Dejar el conejo en adobo un día antes para que coja bien el sabor. Si se hace bien, al día siguiente es más rápido todo. Luego se fríe un poquito y se deja cocinar hasta que la salsa espese”, explicó.

Imagen que presentaba ayer el Mercado Nuestra Señora de África, en Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Nos acercamos a la Pastelería y Panadería Juan Pedro. Su encargada, María del Carmen Carlos, aseguró que tienen “muchos encargos” y que lo que más sale son “los pasteles, las truchas y los brazos de cangrejo”. Agradecidos por el trabajo, pero atendiendo sin parar. Así estaba María del Carmen y sus compañeros. “Como tenemos fabricación propia, vendemos bastante. Por ejemplo, estos días, a las doce de la mañana ya se nos han agotado truchas”, desveló María del Carmen, que, además, dijo tener “panes de todo tipo, dulces libaneses, bizcochón y rosquetes para endulzar la Navidad”.

El pescado es otro de los alimentos estrella para las comidas y cenas de Navidad. Sin embargo, en la Recova, Patricia Alberto, de Pescaderías Patricia, contó que la gente lo ha dejado para el final por la pandemia. “Se ve movimiento, pero no es una cosa exagerada. La gente ha estado pendiente hasta última hora para ver cuántos podían reunirse”, indicó. Lo que más está vendiendo es marisco, calamares, atún, que ya no le queda, y merluza, alimentos cuyo precio, dijo, “está estable”, menos la merluza, que es “lo que viene de La Península”.

Medio pollo, huevos y verdura es lo que se llevó ayer Modesta Rodríguez para preparar sopa y pechugas asadas para su familia. Alimentos que, comentó, están más caros que otros años, porque “todo ha subido”. Y razón no le falta, ya que estos días se ha conocido que las cenas de Navidad y Fin de Año se han encarecido el 10% en Canarias, alcanzando así un récord histórico. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), productos como el cordero o las ostras han ascendido el 22% y el 28%, respectivamente.

Modesta comentó que en su casa “siempre solían cenar entre 12 y 14 personas”, pero que, “con esto del virus”, este año solo serán cinco. Además, indicó que empezará a cocinar hoy a mediodía, porque su menú es “bien sencillo”. ¿De postre? Una tarta y un bizcochón que también elabora ella misma. Y es que su familia “no es muy de turrones”. Contó que siempre se los termina comiendo ella y que lleva haciéndolo desde que se empezaron a vender (se ríe al contarlo).

Bromas aparte, lo importante, señaló, es “reunirnos los que podamos y hacerlo con mucha precaución, a pesar de que todo esté caro. Hasta la luz para cocinar”.
Un acto, que por cierto, saldrá, entre Nochebuena, Navidad y Fin de Año, unos 43 euros de media en la factura de la luz, según los expertos.

TE RECOMENDAMOS