cultura

Loida Hernández Rubio: enfrentarse a la vida a base de música, recuerdos y escritura

La integrante, junto a su hermana Gara, del dúo K-Narias acaba de publicar ‘Sucede lo que conviene’, un volumen en el que se adentra en la memoria para relatar el proceso de superación de sus miedos
Loida Hernández Rubio. / DA

“La música me salvó la vida. No exagero. Mi infancia fue tan caótica que ahí encontré mi único refugio y decidí aferrarme a ella para seguir adelante”. Loida Hernández Rubio (Santa Cruz de Tenerife, 1985), integrante, junto a su hermana Gara, del dúo K-Narias, acaba de publicar Sucede lo que conviene, un volumen en el que relata una parte de su experiencia vital, con sus dificultades y sus momentos dulces, hasta llegar a convertirse en la persona que es hoy.

Pero no nos engañemos, como ella misma explica, “este no es un libro de autoayuda, ni una guía para alcanzar la fama ni nada por el estilo”. “Mi única aspiración es que quien lea Sucede lo que conviene conozca mi historia y me conozca a mí un poco más. Pero sería maravilloso poder llegar a los corazones de esas personas, y quizá hasta ayudarlas en algún sentido, porque he puesto mucho amor y dedicación al escribirlo”.

Hace unos cinco años, Loida fue consciente de que algo estaba ocurriendo en su vida que le impedía vivirla con cierta plenitud e independencia. Era incapaz de quedarse sola. “Solo pensarlo me daba pánico. Y ahí me di cuenta de que algo pasaba, de que no era normal que una mujer de treinta y pico años sufriera ante la idea de estar sola en su casa. De manera que decidí comenzar a ir a terapia”.

“Mi infancia fue tan caótica que solo en la música pude encontrar un refugio y decidí aferrarme a ella”

A través de muchas sesiones y un largo proceso terapéutico, poco a poco, acompañada de una psicóloga, fueron aflorando los motivos de su angustia y de su dolor. “Por mí misma no podía recordar. Cuando eres una niña y sufres un trauma, con el tiempo tu mente, como mecanismo de defensa o de supervivencia, lo borra todo por completo. Aunque el sufrimiento siga ahí”, señala la artista tinerfeña. “Solo profundizando en el trauma pude volver a recordar. Algo que me resultó muy doloroso, pero también muy necesario para poder soltar todo eso que llevaba dentro”, apostilla.

En medio de esa terapia, la psicóloga le recomendó que comenzase a escribir acerca de sus recuerdos, “como una manera de ir poniendo orden en el gran desorden que estaba atravesando en ese momento”.

ABANDONO Y MIEDO

“Mi infancia y mi adolescencia no fueron fáciles”, subraya. “Todo era, como digo, muy caótico y los sentimientos que prevalecían en aquel momento eran los de abandono y miedo hacia lo que ocurría a mi alrededor”, explica. “A eso se sumaba la tartamudez, que aún hoy sigo teniendo, aunque muchísimo menos”. “Así que eso me llevó a encerrarme en mí misma y a intentar no expresar hacia afuera ningún tipo de emoción. La única forma de expresión que encontraba era a través de la música y el baile”.

Todo eso se refleja en el libro que acaba de escribir, que también evidencia “cómo la Loida de hoy en día, la adulta, es capaz de poder entender quién ha sido y en quién se ha convertido tras atravesar todas esas experiencias y lidiar con esos miedos que la han perseguido”. “Por eso he escogido el título de Sucede lo que conviene. Al fin y al cabo -argumenta-, he aprendido que lo que me ha pasado en la vida, por muy doloroso, por muy traumático que fuese, me ha llevado a ser la persona que soy hoy. Probablemente, sin esa infancia de pobreza, de carencias, de abusos y de malos tratos no hubiera sido quien soy en la actualidad, tanto Loida, la persona, como Loida la de K-Narias”.

“Este no pretende ser un libro de autoayuda, ni un manual para alcanzar la fama ni nada por el estilo”

“Sucede lo que conviene es una frase que ha sido muy importante en mi vida, no solamente en el plano personal, también en el profesional. En muchas ocasiones he estado luchando por alcanzar un objetivo y la vida ha venido a decirme: ‘No es el momento, será más adelante’. Ahora, que he estado mirando mucho hacia el pasado, me he dado cuenta de que realmente no estaba preparada para la fama que tuvimos mi hermana y yo cuando comenzábamos. Porque era muy joven o porque mis dones artísticos aún no estaban bien desarrollados”.

Portada del volumen. / DA

Pero el proceso de escritura de sus vivencias y emociones no incluía desde un principio que culminase con la publicación de un libro. Eso vino después: “Muchas de las cosas que me ataban al pasado eran secretos que tenía muy guardados en mi interior”, detalla. “La idea fue escribirlos para sentirme más libre. Quise mostrar mi verdad y que eso me ayudase a sanar las heridas”, señala. “Lo que pasa es que me vine arriba [ríe] y me dije a mí misma: qué mejor que contar esa verdad a todo el mundo. Si a mí me ha venido bien, me ha resultado terapéutico, espero que a otras personas que han pasado por circunstancias parecidas, en la medida de lo posible, les sea útil leer este libro”.

“Recordar fue muy doloroso, pero también muy necesario para poder soltar todo lo que llevaba dentro”

Sucede lo que conviene es un relato biográfico, pero por eso mismo se adentra en cuestiones y circunstancias que resultan muy identificables para otras personas. Desde la condena del machismo -“que hemos sufrido a una escala muy alta dentro del mundo de la música y también en el día a día”- a la reivindicación del barrio y la lucha diaria contra los estereotipos y los lugares comunes de quienes se han criado en él.

AÑAZA

“Para mí Añaza ha sido siempre un referente, en positivo y en negativo”, señala Loida Hernández Rubio. “El barrio está muy presente en el libro. Muy pronto nos sentimos marginadas, no solo yo, también mi hermana y mis amigas, simplemente porque éramos de Añaza. Incluso al comienzo de nuestras carreras había gente que nos señalaba con el dedo por proceder de allí”.

“Sin embargo, estoy convencida de que gracias a Añaza, a quienes he conocido allí, a la universidad de la calle, he podido superar situaciones bastante complicadas. El barrio me dio muchos recursos que me han servido en la vida”, afirma. “He llegado a la conclusión de que muchas de las personas que me encontré en el barrio, con una vida similar o más difícil que la mía, y yo misma hemos sido niños heridos, con una historia compleja detrás, y cada uno ha tomado el camino que mejor podía o sabía coger”, subraya.

“Todo lo que me ha pasado, por muy traumático que fuese, me ha llevado a ser la persona que soy hoy”

UN SEGUNDO VOLUMEN

A medida que se puso a escribir, a Loida se le iban abriendo nuevos caminos. “La idea era relatar también mi historia junto a mi hermana en K-Narias, pero como comencé a contar algo muy personal, acerca de la Loida fuera de los escenarios, me di cuenta de que tenía mucha información y decidí que en un segundo libro escribiría sobre otras cosas que también han sido importantes para mí. Quien lea Sucede lo que conviene encontrará el origen de todo. Hay gente que conoce cómo nos descubrieron, cómo descubrieron a K-Narias, pero ignora el principio del principio. Justo de eso es de lo que hablo aquí”.

TE RECOMENDAMOS