sanidad

Los médicos y enfermeros en Atención Primaria “están tan desbordados que no saben qué hacer”

El secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) Canarias lamentó que haya "empeorado la accesibilidad" a los Centros de Salud, "llamaban y no los atendían"
Varias dosis de vacunas contra el coronavirus GOBIERNO DE CANARIAS (Foto de ARCHIVO) 1/1/1970

Los médicos y enfermeros en Atención Primaria están desbordados por toda esta demanda de personas que no saben qué hacer, así de rotundo se mostró Levy Cabrera, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) Canarias.

Cuestionado por la nueva tensión del sistema sanitario canario por la pandemia del coronavirus, afirmó que “dada la situación epidemiológica, ya la Covid empieza a padecerse a lo que sería una enfermedad respiratoria como la gripe que hemos tenido antes de esta pandemia. Es el inicio de que la Covid se convierta en un virus anual que va a tener epidemia cíclica. Gracias a la vacunación ha bajado la morbilidad y mortalidad, lo que quiere decir que las UVIs están aguantando por ahora, más o menos, un tercio de su ocupación, y con los números que tenemos de incidencia acumulada ya estarían desbordadas como ocurrió el año pasado 20202. Hay algunas UVI que están mejor como en el HUC, con respecto a la Candelaria. Y no hay en principio masificación en planta, entonces lo que prevemos es que se pueda atender esa presión hospitalaria y que no se sature. Sin duda, gracias a la vacunación se está gestionando mejor lo que es la presión hospitalaria”.

Sin embargo, la situación se complica en los Centros de Atención Primaria, por esta misma razón. “Sí, está pasando lo mismo que ocurría en temporadas pasadas con la gripe, con episodios de calima o de frío, que se ha saturado la Atención Primaria. Además estas dos semanas de repuntes de contagios de coronavirus se han unido con los permisos programados de los profesionales sanitarios y hay un poco menos de personal, tampoco hay sustitutos para contratar, en el caso de los médicos o enfermeros, y todo lo que ha hecho desde el plano organizativo es disminuir un poco más la actividad en cuanto a suspender agendas determinados días y atender solo las urgencias que lleguen al centro de salud. Por otro lado, se intenta que la gente, que ya no estaba acostumbrada a eso, tenga más actividad telefónica y telemática. Una de las cosas que ha diferenciado a la Covid de otras olas epidémicas es que la gente ante cualquier problema respiratorio se acerca al Centro de Salud. Los profesionales estamos pidiendo al Servicio Canario de Salud que haga una campaña de información a través de redes sociales y medios de comunicación para que todo aquel que no tenga síntomas respiratorios o sospeche que ha tenido contacto con un positivo, no vaya a su ambulatorio, sino que llame al 900 112 061, que se confine en casa mientras tanto para evitar que se saturen los centros con gente que va con esos síntomas respiratorios”.

Sin embargo, Cabrera comprendió que la gente esté desesperada ya que para que le atiendan telefónicamente hay importantes demoras, por lo que se presentan en Urgencias de los Centros de Salud o los hospitales. “Ha empeorado la accesibilidad y es lo que está descontrolando un poco la situación. Los médicos y enfermeros en Atención Primaria están desbordados por toda esta demanda de personas que no saben que hacer teniendo un positivo o habiendo tenido un contacto y que no le dan accesibilidad, y que llaman y no le cogen el teléfono. Estaba fallando claramente este tema desde hace días y hace falta poner recursos. Los posibles pacientes necesitan que por lo menos hablen con ellos. Es un problema tremendo la accesibilidad al sistema. Además se están programando horarios en muchos Centros de Salud para la toma de muestras de PCR. En algunos lugares están tardando hasta una semana en dar cita para una prueba, lo que es inaceptable, entendemos que hay mucha gente que no aguante en su casa con esa incertidumbre, y hay muchos contagios no detectados. Pero afortunadamente, viendo la botella medio llena, toda esas personas están cursando la infección de manera asintomática o tienen síntomas que no necesitan atención hospitalaria, con lo cual el problema está en mejorar la accesibilidad en Atención Primaria para evitar que se vayan a urgencias hospitalarias, y si los logran atender, y no son de ingreso, mantener la presión hospitalaria estable en planta y en UVI”.

Cuestionado como facultativo, qué solución puede tomar una persona en su casa para pode controlar los posibles síntomas leves de un contagio de coronavirus si el SCS no le hace caso y le insta a no desplazarse a su Centro de Salud, Levy Cabrera, médico especialista en medicina familiar y comunitaria expresó que “normalmente si presentan síntomas sin ser un gran malestar general o fiebre alta, y sospechan que pueden tener coronavirus o podrían ser contacto estrecho, recomiendo empezar a tomar paracetamol (de 500 o 650 miligramos, una pastilla cada ocho horas) si no tienen ninguna contraindicación por una enfermedad hepática, renal o digestiva; y tomar un antihistamínico si presentan síntomas como obstrucción nasal, moqueo, estornudos, que se puede adquirir sin receta médica en farmacia para aquellos con muchos síntomas respiratorios para descongestionar, como la Cetirizina, Loratadina o Evastina, una vez al día. Cabe recordar que no se debe tomar más de cuatro gramos al día de paracetamol, que es la dosis toxica que puede afectar al hígado y, en principio, si no hay otros problemas de salud no deben causar otros efectos secundarios. Hay que tener cuidado con algunos fármacos antigrales, que también tienen en su composición paracetamol y estaríamos sumando ambos. También algunos tienen lo que llamamos fármacos simpaticoniméticos como la cafeína o la efedrina que pueden producir taquicardias y en enfermos cardiovasculares a lo menor no son muy convenientes. Y luego suelen tener asociados también antihistamínicos que primera generación que dan sueño y disminuyen los reflejos, y no se deben tomar si vas a conducir”.

Además de estos consejos, Cabrera insistió en mantener las medidas de protección dentro del hogar. “Siempre es recomendable que apliquen todas las medidas de protección que ya conocemos. La mascarilla también ayuda a evitar que no infectes a tu entorno, por tanto, también debes usarla siempre en tu casa si tienes síntomas para evitar contagiar a tus seres queridos y liberar una gran carga de virus en las habitaciones, por eso hay que ventilar todo lo posible y mantener en todo lo que se pueda las distancias interpersonales y realizar un frecuente lavado de manos, el uso de pañuelos desechables, etc. Más que nada porque la variante nueva ómicron que ya está aquí, aunque en principio no va a tener más gravedad, contagia muchísimo más que las anteriores”.

Cuestionado por las graves carencias que tiene Atención Primaria, el secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) Canarias afirmó que “la actividad se ha vuelto más compleja, por lo que solicitamos un nuevo tramo de edad para los pacientes de más de 80 años. Además, pedimos disminuir los cupos de atención como máximo a 1.200 pacientes por médico, ya que la media está en 1.600 y hay facultativos con 2.000 tarjetas, que son registros del siglo pasado. Además, con las actividades que se hacen en los Centros de Salud y medios diagnósticos como la ecografía, la dermatoscopia, el electrocardiograma o la epirometría, el propio médico de familia puede hacerlos y necesitan más tiempo, no pudiendo ver en la consulta a 50 o 70 pacientes diarios como algo habitual, cuando no deberíamos tener más de 30, con las Urgencias”. Recalcó que “el gran problema es que al verse saturado y disminuido la accesibilidad al sistema hay muchas personas que acuden sin cita al Centro de Salud, y todos los día los médicos y enfermeros se desesperan y se frustran porque tienen que ver entre 15 o 20 personas sin cita, aparte de los que tiene en la agenda, que no bajan nunca de 40. Esto requiere la toma de medidas a corto y medio plazo para solucionarlo. Entre las urgencias y sin cita siempre llegan casos graves, que suelen ser habitualmente los que menos se quejan, y no nos podemos fiar y tener el prejuicio de que todos llegan con problemas menores al ambulatorio”.

Por último, Levy Cabrera lamentó la poca falta de sensibilidad sanitaria de varios dirigentes municipales insulares, corresponsables de este aumento exponencial de contagios en Tenerife. “Desde luego hace dos meses estábamos muy bien. Yo no hubiese ninguna actividad lúdica multitudinaria, ni siguiera hubiese puesto adornos de navidad en muchas ciudades. Si intento evitar los contagios, no favorezco que la gente salga a la calle. Sé que son medidas antipopulares a un año y medio de las elecciones, pero ya los podrán poner el próximo invierno, que son meses preelectorales y de precampaña. También el Gobierno de Canarias se equivocó al quitar los controles en aeropuertos, se notó como empezaron a darse casos en Arona, Adeje, Granadilla, que se expandieron a Santa Cruz y La Laguna por la gran movilidad de nuestra población para trabajar, o de nuestros jóvenes y adolescentes en el ocio, como el concierto del sur, que contagio a mucha gente del área metropolitana. Muchos han favorecido las aglomeraciones, no han querido porque son medidas antipopulares. Cuando se anteponen medidas económicas y sociales a las sanitarias pasan situaciones como Reino Unido, donde la pandemia está desbordado”, finalizó.

TE RECOMENDAMOS