internacional

Mientras Reino Unido estaba confinado en mayo de 2020, Boris Johnson se iba de fiesta

Allí se encontraba también el ministro de Sanidad, Matt Hancock, que minutos antes llamaba a cumplir las normas frente a la Covid-19

Boris Johnson participó en una fiesta en el 10 de Downing Street en mayo de 2020, durante el primer confinamiento en el Reino Unido. El primer ministro departió y bebió con unos 20 empleados sólo minutos después de que el ministro de Sanidad, Matt Hancock, rogara a los ciudadanos que cumplieran las normas y se quedaran en casa.

En aquel momento solo estaban permitidos los encuentros entre dos personas de distintos núcleos familiares en exterior y guardando una distancia nunca inferior a dos metros.

Pese a esto, revelan The Guardian y The Independent, Johnson comentó a un asistente que se merecían un trago por el duro trabajo para combatir la Covid-19, cuya propagación se encontraba disparada, y se sumaron a la reunión de carácter social, distendida y con alcohol que mantenían Hancock y su equipo.

Un portavoz del Gobierno ha reconocido los hechos a estos medios pero ha querido matizar que el premier se encontró “brevemente” con el ministro y sus colaboradores en el jardín, un espacio que según esta fuente se empleaba en aquellos días de manera “regular” para celebrar reuniones de trabajo.

Hancock se vería forzado a dimitir el pasado junio tras difundir The Sun unas fotografías abrazando y besando a su ayudante, violando sus propias restricciones y comprometiendo su matrimonio.

Johnson pasa por un momento muy bajo de popularidad, con varios escándalos a las espaldas que ponen en cuestión su liderazgo y su credibilidad a la hora de dirigirse a la población para pedir esfuerzos. De hecho, no es la primera fiesta que trasciende de Downing Street. Ya lo hizo una de diciembre de 2020, con Londres en nivel de alerta 2, y que recientemente acabó con la dimisión de la asesora de comunicación Allegra Stratton.

Un portavoz del Gobierno ha reconocido los hechos a estos medios pero ha querido matizar que el premier se encontró “brevemente” con el ministro y sus colaboradores en el jardín, un espacio que según esta fuente se empleaba en aquellos días de manera “regular” para celebrar reuniones de trabajo.

Hancock se vería forzado a dimitir el pasado junio tras difundir The Sun unas fotografías abrazando y besando a su ayudante, violando sus propias restricciones y comprometiendo su matrimonio.

Johnson pasa por un momento muy bajo de popularidad, con varios escándalos a las espaldas que ponen en cuestión su liderazgo y su credibilidad a la hora de dirigirse a la población para pedir esfuerzos. De hecho, no es la primera fiesta que trasciende de Downing Street. Ya lo hizo una de diciembre de 2020, con Londres en nivel de alerta 2, y que recientemente acabó con la dimisión de la asesora de comunicación Allegra Stratton

 

TE RECOMENDAMOS