sociedad

Piden reflexionar sobre los estándares del futuro turístico de Canarias

La catedrática afirma que la erupción volcánica de La Palma “nos ha dado una lección sobre el cambio y el uso del territorio”
La catedrática de Geografía Física de la ULPGC, Enma Pérez-Chacón. | DA

La Universidad de La Laguna acoge el XXVII Congreso de la Asociación Española de Geografía, Geografía, cambio global y sostenibilidad, cuyas ponencias centrales se desarrollan en el aula magna de la Facultad de Geografía e Historia. Esta cita, que cuenta con la participación de numerosos expertos de reconocido prestigio nacional, internacional y de las Islas, se centra en cuatro ejes temáticos: Naturaleza, transformación territorial y paisaje; Territorio, desigualdad y enfermedades; Desarrollo territorial, sostenibilidad y calidad de vida, e Innovación e inteligencia territorial.


La catedrática de Geografía Física de la Universidad de Las Palmas, Enma Pérez-Chacón, comenzó su exposición hablando de la evolución del concepto de sostenibilidad en el que actualmente se entroncan las vertientes económica, social y medioambiental, y señaló el caso del volcán palmero como “un gran ejemplo de cambio” del terreno y del entorno, así como de sus consecuencias económicas y sociales. “De la noche al día hemos sido testigos del gran cambio que ha provocado el volcán y del gran dilema que se genera ahora mismo sobre la reconstrucción de la zona y sus posibles usos o no”, añadió.


En esta línea, habló de la “dinámica” de los paisajes y de los cambios, fruto tanto de la propia fuerza de la naturaleza como de los resultantes por la influencia humana.


La catedrática de la ULPGC, que reconoció la utopía que supone alcanzar el desarrollo sostenible de los espacios, abogó por la creación de un Atlas que recopile los espacios actuales que cumplen esos criterios.
La experta hizo una valoración de la influencia del hombre sobre entornos paisajísticos tan particulares como son las dunas. En el caso de Fuerteventura, la extracción de arena para la construcción y el uso de la vegetación para los hornos de cal fueron grandes elementos transformadores del entorno. “A priori, muchos piensan que es un espacio natural, pero no es real, ya que es un entorno muy castigado por el hombre”. Otro caso llamativo, cuya recuperación es objeto de numerosos proyectos, son las dunas de Maspalomas, cuya retroalimentación natural se ha visto perjudicada por las construcciones hoteleras del entorno. “La regeneración de este espacio conlleva una gran inversión por parte de las instituciones ,ya que al final las dunas son un activo económico y turístico. Esto nos hace pensar si realmente es o no sostenible”.
Además, pidió reflexionar sobre los estándares turísticos hacia los que Canarias se quiere dirigir.

TE RECOMENDAMOS