santa cruz

Un Santa Cruz que se encamina a recuperar su relación con el mar

Las obras en Valleseco comienzan a transformar el litoral de la capital, que, de la mano de la pasarela del edificio Puerto-Ciudad, ya cuentan con una nueva forma de acercarse a su costa
Las obras para dotar el litoral de Valleseco de la denominada zona de charcos avanzan en los tiempos previstos. SERGIO MÉNDEZ

Las cosas de palacio van despacio. Este dicho popular puede aplicarse en Santa Cruz a multitud de espacios, en los que, tras años de anuncios, contraanuncios, avances y retrocesos, a pesar de todo, acaban por transformarse. La relación de la capital con el mar es una de las que más está costando recuperar, después de que la ciudad creciera dándole la espalda. El mejor ejemplo de lo que puede ser el futuro litoral chicharrero está en la obra para transformar el frente de Valleseco en una zona de baño. Después de casi 30 años hablando de hacer de esta zona de la capital una auténtica playa urbana, hace solo unos meses dieron comienzo unas obras cuyo objetivo es hacer realidad ese sueño largamente anhelado por vecinos y políticos.

Estos días la gigantesca grúa, con capacidad para cargar hasta 400 toneladas, que se va a encargar de colocar en el mar los primas que conformarán los diques de la futura zona de charcos, protagoniza las vistas de vecinos y visitantes. Su trabajo está consistiendo en poner la escollera de nueve toneladas, que dará soporte a las plataformas flotantes. A la vez, se ha dado comienzo ya a la construcción del denominado espigón del sur, el más cercano a la Escuela de Náutica.

Según los tiempos en los que se maneja la obra, la Autoridad Portuaria prevé que la próxima semana, concretamente para el día 13, se proceda a la colocación de escollera, y a continuación, de los bloques en el dique martillo. Estos bloques de muelle se encuentran acopiados en la zona de obra, donde también se han construido, y ya empieza a ser necesaria su colocación para desalojar la zona de obra de tanto acopio. Por otro lado, se siguen fabricando bloques de nueve y 15 toneladas en el solar que el puerto ha puesto a disposición de la obra en la Dársena Pesquera. La previsión es que Valleseco disponga de esta zona de ocio, porque también se acondicionará con un paseo, un kiosco, bancos y zonas de sombra, en 2023. Pero antes, según el convenio firmado entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Santa Cruz, la zonas de baño conocidas como Acapulco y El Bloque, se someterán a un lavado de cara que mejorará sus accesos. La primera es una cala de 90 metros de longitud y aproximadamente 1.200 metros cuadrados de extensión total, mientras que la segunda se corresponde con la explanada de muelles de unos 130 metros de largo y un total de 4.000 metros cuadrados. Según el proyecto licitado por la Autoridad Portuaria, y que aún no ha sido adjudicado, tiene como objetivo facilitar a los usuarios un acceso cómodo y seguro al litoral, así como una mejora del solárium o zona de estancia en estos tramos de costa. Además, se procederá a mejorar el equipamiento, mobiliario y servicios de estos ámbitos de baño, todo con carácter provisional, mientras no se ejecute la futura playa de Valleseco.

En la cala de Acapulco se limpiará en general y ordenarán las barcas existentes. Igualmente, se retranqueará el talud de piedras y tierra hasta la línea de tarajales existentes, de forma que se gane zona seca de la playa. Para ello, se ejecutará un murete de mampostería basáltica. No se aportará nueva arena a la misma. En el lado este de la playa, se rematará el talud de escollera, de forma que se integre mejor con la playa, y se ejecutará un graderío solárium de dos escalones y de hormigón.

La previsión es que, desde el final de las escaleras que acceden a esta zona procedente del aparcamiento próximo, se acondicionará la entrada a la playa ejecutando una escalera y zona pavimentada que permite comunicar la cala con el graderío-solárium y la ducha que se ejecutará. En el acceso peatonal desde el paso inferior debajo de la vía de servicio, se mejorará el pavimento existente próximo a las antiguas naves. También se mejorará el acceso a través de los pasos inferiores próximos al barranco de forma que se mejore la accesibilidad a esta zona de baño. Para mejorar el acceso al mar desde el antiguo muelle próximo se colocarán dos escaleras verticales y también se ejecutará un acceso a la cala de Cory con escaleras. Por último, se pondrán los tarajales existentes en la parte trasera de la playa y se aportarán especies propias de este ambiente como salados y balos. Además, se mejorará la rampa existente de acceso a la cala desde la vía de servicio.

En la parte de El Bloque se realizará un acondicionamiento y mejora de la explanada existente como solárium, colocando 38 losas prefabricadas y gravilla, delimitadas por unas líneas de piedras. El acabado visto de estas losas se ejecutará con un pulido del hormigón. Asimismo, se plantarán 54 árboles de tarajal para facilitar sombra. Tal y como se apunta en el proyecto, esta especie de ambiente marino no necesitará una instalación de riego específica, aunque sí un adecuado abono en su plantación y riego manual con camión cisterna durante seis meses, además de una red de riego de apoyo con manguera.

En la explanada se distinguirán, delimitadas con piedras, una zona de juegos infantiles (cinco unidades) y una zona de ejercicios físicos con aparatos específicos (cinco unidades) y con el aporte de gravilla. También se pondrán nueve bancos de madera con respaldo en el entorno de la zona infantil, de ejercicios y explanada en general.

Si estas actuaciones en plena zona portuaria de Valleseco son el futuro, la pasarela que une el edificio Puerto-Ciudad con Santa Cruz frente a la nueva explanada de la avenida marítima es el presente. Aunque aún quedan por definir las zonas de ocio que se van a instalar en le techo del edificio, que permitirá ganar una espacio con terrazas con vistas al mar, lo cierto es que los chicharreros (pero, sobre todo, los cruceristas que empiezan a volver a la Isla) tienen una forma limpia y directa de entrar y salir del puerto chicharrero, pero también de acercarse de forma directa al mar.

Es cierto que quedan muchos otros retos, como el enlace directo desde la plaza de España que los arquitectos Herzog & de Meuron diseñaron para Santa Cruz, que sigue a la espera de inversores (públicos o privados), o un paseo marítimo para Las Teresitas, sin olvidarse de la zona del Palmetum, cuya trasera será una nueva zona de ocio junto al mar, y ya está disponible para el Ayuntamiento.

TE RECOMENDAMOS