sociedad

El obispo de Tenerife rompe su silencio: “Siento haber inducido a confusión”

El representante de la Diócesis Nivariense ha pedido perdón a través de un comunicado "a cuantos haya podido ofender con mis palabras"
Bernardo Álvarez Afonso, Obispo de Tenerife | ANDRÉS GUTIÉRREZ
Bernardo Álvarez Afonso, Obispo de Tenerife | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Las últimas declaraciones vertidas por parte del obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, en una entrevista en Televisión Canaria realizada a comienzos de esta semana provocaron la indignación de la gran parte de la población canaria. Y es que el representante de la Diócesis Nivariense declaró que ser homosexual era “un pecado mortal”.

Este viernes, tras varios días de silencio y numerosas peticiones de cese por parte de los colectivos LGTBI*, Álvarez ha decidido romper su silencio a través de un comunicado: “En primer lugar, pido perdón a cuantos haya podido ofender con mis palabras, de manera especial a las personas LGTBI, a quienes expreso mi respeto y consideración. He de reconocer que no estuve acertado al responder a algunas cuestiones que requieren una más detenida reflexión y explicación. No quise fomentar la discriminación, ni comparar la homosexualidad con el alcoholismo ni con cualquier otra realidad”.

El obispo admite que lamenta “haber inducido a confusión y causado dolor”. “Como obispo, reitero mi adhesión a las enseñanzas de la Iglesia y mi voluntad de transmitirlas fielmente. Asimismo, manifiesto mi comunión con el Papa Francisco y su magisterio”, concluye.

TE RECOMENDAMOS