fútbol

Francisco Javier Felip, el cura de Geneto

Fue párroco del barrio lagunero desde 1970 donde ejerció durante doce años y fue vicepresidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol y el fundador de la UD Geneto
Francisco Javier Felip, en el día del homenaje que le brindó el barrio lagunero de Geneto. /DA

El pasado 3 de enero se cumplieron seis años del fallecimiento de Francisco Javier Felip Fernández, más conocido como el Cura de Geneto. El fútbol, en su caso, supuso un eficaz instrumento para el desarrollo de su labor social y pastoral. Felip nació el 14 de abril de 1930 en Barcelona. Durante sus estudios en el Seminario practicó diversas disciplinas, haciendo especial hincapié en el fútbol y en el baloncesto, modalidades en las que llegó a ser entrenador y en la que también formó distintos equipos. Después de su ordenación sacerdotal ingresa en los Hermanos de la La Salle.

En el año 1970 fue destinado como párroco al barrio de Geneto (San Cristóbal de La Laguna). Felip fue un sacerdote que siempre hizo gala de sentirse orgulloso por su vocación y transmitía el mensaje del Evangelio allá por donde iba. Ejerció su labor pastoral en Garafía y Miramar donde fue párraco, profesor del Seminario Diocesano y capellán del hospital de niños de las hermanas oblatas y de las filipenses. En los últimos años residió en la Residencia Sacerdotal de La Laguna.

Además, fue el presidente fundador de la histórica Unión Deportiva Geneto. Francisco Javier Felip ocupó, en su faceta de dirigente deportivo, los cargos de vicepresidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, vocal del Comité Nacional del Fútbol Femenino de la Real Federación Española de Fútbol, y vocal del Comité Nacional de Fútbol Aficionado.

Su obra

El padre Felip, recogiendo la inquietud de los adolescentes por el deporte rey, fue el impulsor de un equipo de fútbol que en sus albores llegó a utilizar la sacristía del templo como vestuario. El primer partido del Geneto fue en Taganana sin federar el equipo. Hasta la temporada 1973-74, el equipo no se integraría en el seno de la Federación Tinerfeña de Fútbol. En los 12 años que permaneció como párroco de Geneto, Francisco Javier Felip aprovechó, en unión de sus convecinos, para acondicionar el terreno de juego, así como otras infraestructuras.

A través del fútbol, el sacerdote ayudó a muchos jóvenes a canalizar sus inquietudes por la práctica del deporte al tiempo que les alejaba de hábitos insanos.

En su condición de presidente de la UD Geneto se incorporó a la directiva de la Federación Tinerfeña de Fútbol. Su esfuerzo personal y su capacidad de gestión llamaron la atención del presidente de la Territorial, Juan Padrón Morales, quien terminó nombrándole vicepresidente para cubrir la vacante dejada por fallecimiento del ilustre José Yanez Dorta. Francisco Javier Felip fue uno de los hombres fuertes de la Federación junto al presidente Juan Padrón Morales y al secretario, y ahora vicepresidente del ente federativo, Ramón Hernández.

Desde la vicepresidencia, el Cura de Geneto, como también se le conocía, se encargó de la coordinación deportiva, especialmente de las distintas selecciones territoriales y autonómicas, en estrecha relación profesional y personal durante dos décadas con el seleccionador tinerfeño Andrés Clavijo. El propio Andrés Clavijo recuerda las misas que celebraba el sacerdote en las concentraciones de las distintas selecciones canarias cuando participaban en los campeonatos de España.

Además su labor pastoral no sólo quedó reflejada en el ámbito de las expediciones canarias, sino que trascendió a la propia Selección Absoluta, concretamente en las etapas de Javier Clemente e Iñaki Sáez. También viajó con las distintas selecciones inferiores.

Desde la vicepresidencia de la Federación Tinerfeña, el padre Javier Felip se convirtió en un firme defensor de la integración de la mujer en la práctica del fútbol, circunstancia que le llevó a ser un activo miembro de este comité en el seno de la Real Federación Española de Fútbol, y que a nivel insular se tradujo en la rápida promoción de esta especialidad.

Merecido homenaje

El 12 de junio de 2010, a partir de las 11.30 horas, se le tributó un merecido homenaje con una serie de actividades (partido de fútbol entre los veteranos del Geneto y del CD Tenerife, un almuerzo y una exposición fotográfica de la historia del Club) que dejaba bien a las claras la gran importancia que tuvo Francisco Javier Felip para el fútbol de la zona. Muy importante que dicho reconocimiento se llevara a cabo en vida y no, como suele suceder en muchas ocasiones, un homenaje póstumo sin la presencia vital del homenajeado.

Gracias a un grupo de personas, directivos, antiguos jugadores del Geneto se constituyó una Comisión Organizadora que gestionaron y organizaron el homenaje a Javier Felip. Conchi, Rosendo, Ricardo, Carlos, José Gregorio, Silverio o Domingo Ramos fueron algunos de los entusiastas que impulsaron este reconocimiento para una persona que se había dejado más de media vida en el club lagunero. Fue el presidente, el administrativo, el encargado del mantenimiento del material y de las instalaciones. Muchas veces cogía la carretilla y el rastrillo para limpiar el campo, además de arreglar las casetas y duchas, trabajos que ejercía personalmente.

Muchos fueron sus logros deportivos, que alcanzaron los equipos del Geneto bajo su batuta. Con la ayuda de colaboradores y entrenadores comenzaron a llegar los primeros éxitos en la categoría de alevines como campeones de liga de Tenerife e incluso una vez Campeón de Canarias. Ocurrió lo mismo en Infantiles. Ya en juveniles, aparte de conseguir distintas copas, se llegó a la máxima categoría de División de Honor e incluso jugando de nuevo la promoción para ascender.

En los años de existencia de la UD Geneto se han formado jugadores que han llegado a la élite del fútbol profesional como Juanito Rodríguez (Las Palmas, Zaragoza, Atlético de Madrid, Extremadura, Selección española), Olivier Chinea (Las Palmas, CD Tenerife), Ayoze Díaz (CD Tenerife, Rácing de Santander, Mallorca, Deportivo de la Coruña), Ángel Rodríguez (CD Tenerife, Elche, Levante, Getafe y Mallorca), Dani Hernández –portero- (Real Murcia, Valladolid y CD Tenerife), o Jonay Hernández (Dundee, Córdoba, Ciudad de Murcia y CD Tenerife), entre otros muchos que destacaron en el fútbol regional. Algunos de ellos estuvieron en el homenaje que se le tributó a una persona que desarrolló de manera ejemplar su labor social, pastoral y deportiva.

La Laguna rendirá honores a Francisco Javier Felip por su labor

El Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna dio los primeros pasos para la apertura de un expediente de distinciones y honores para Francisco Javier Felip Fernández, vinculado a la actividad deportiva y social de Geneto durante más de cuarenta años y que fue vicepresidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, vocal del Comité Nacional del Fútbol Femenino de la Real Federación Española de Fútbol, así como del Comité Nacional de Fútbol Aficionado. Además fue el presidente fundador de la UD Geneto. Esta moción salió adelante en el pleno llevado a cabo el pasado 17 de septiembre de 2020 con el respaldo mayoritario de todos los grupos políticos.

Rosendo Manuel González, en representación de un grupo de personas vinculadas a la UD Geneto, intervino durante la cita plenaria con el objetivo de que se “haga justicia” con Francisco Javier Felip, que falleció en 2016 y cuya figura puso de relieve.

La labor del Cura de Geneto, como lo conocían, “no solo dio frutos en el terreno deportivo, también fue el creador de una escuela educativa y social donde se impartían clases de refuerzo y habilidades sociales y se practicaban juegos de mesa y otros deportes”.

Gracias a la labor de Felip, durante 43 años, pasaron por los equipos de Geneto varias generaciones de deportistas (abuelos, padres e hijos) y cerca de un millar de futbolistas. El fútbol fue un eficaz instrumento para el desarrollo de su labor social y pastoral de Geneto.

TE RECOMENDAMOS