tenerife

Guerra abierta a las plantas exóticas invasoras en Tenerife

De las 1.629 especies introducidas en Canarias, 1.252 se encuentran en Tenerife, donde el Cabildo lucha por eliminar, entre ellas, la tunera de higos tintos o la nueva planta aromática Pluchea ovalis que se extiende por el Sur y Oeste de la Isla
tunera de higos tintos (Opuntia ficus), una de las plantas que se están erradicando de los espacios naturales / NORCHI

Un ejército compuesto por un centenar de hombres y mujeres, sin contar aquellos que cada año se suman a través del Empleo Social, luchan en Tenerife contra las plantas invasoras que llevan año ganando terreno en nuestra Isla, donde casi el 50% del mismo es suelo protegido.


Ni siquiera las tuneras, ya sean higos picos o tintos (Opuntia ficus), que llevan siglos entre nosotros se salvan de la batalla iniciada desde el Cabildo de Tenerife con especial énfasis desde 2017, con las repetidas campañas insulares y municipales contra el extendido rabo de gato (Pennisetum setaceum).


Los números cantan y ponen en evidencia la necesidad de actuar, según explica José Alberto Delgado Bello, responsable de la unidad de Biodiversidad del Cabildo tinerfeño: Tenerife ha pasado de tener censado 9.160.437 metros cuadrados (900 hectáreas) con especies invasoras antes de 2020 a 23.161.052 (2.300 hectáreas) en 2021 y en 2017, de las 1.629 especies catalogadas como exóticas en Canarias, en la isla de Tenerife se encuentran 1.252. “Eso refleja el trabajo de investigación y control que realizamos desde el Cabildo, algo que no se hace en otras islas”, apuntó Delgado Bello.


El informe de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), incluye 21 especies que están presentes en Canarias. De estas 11 son especies animales y 10 son plantas. En Tenerife están presentes 18, siete en el caso de la flora. El 43% de las especies introducidas se registraron a partir de los años sesenta y la tendencia continúa siendo progresiva a pesar de la creciente concienciación de las administraciones sobre la biodiversidad en los últimos años, en concreto del Cabildo de Tenerife.


“Estas especies exóticas invasoras se tenían que haber retirado desde hace muchísimos años y ahora que tenemos medios intentamos restaurar el ecosistema, como por ejemplo las tuneras, declaradas como plantas exóticas invasoras por el Estado español desde 2013 y por eso estamos obligados a la conservación de la vida silvestre no a mantener plantas que proceden de otros continentes, como es el caso de la opuntia, que procede de México. Lo que permite la legislación es que esas especies estén confinadas en cultivos, que tu puedas tener esas tuneras en una finca, pero no en espacios naturales protegidos, que es donde intervenimos nosotros”.


Para José Alberto Delgado, la proliferación de las tuneras en la Isla se debe a que “cuando se abandonaron los cultivos esa especie escapó del control humano”, y entiende la sorpresa de algunos cuando recuerdan que esas tuneras hace doscientos años quitaron el hambre a muchos tinerfeños e incluso algunos señalan que fue la base de la alimentación de los esclavos traídos a Adeje después de la conquista, por su gran valor nutritivo. “Sin duda que quitaron el hambre y mis padres comieron muchos higos, porque yo procedo también del mundo rural, como el 80% de la población de la isla, pero no podemos permitir que se extienda por nuestros parajes naturales. Además la comercialización de esas especies está totalmente prohibido”.

La ‘Pluchea ovalis’ ha comenzado a extenderse por el Sur y Oeste de la Isla / NORCHI


También preocupa el desarrollo incontrolado de la denominada Pluchea ovalis, “una planta aromática que introdujeron los extranjeros cerca de los campos de golf y que ahora se expande por buena parte del sur y oeste de Tenerife, algo que nos está asustando porque su capacidad de germinación es muchísimo mayor que el Pennisitum (robo de gato) y es una planta que todavía no está catalogada en la normativa”.
Recuerda el biólogo que “desde 2017 contamos con cuadrillas de 70 a 100 personas anualmente para recuperar el ecosistema amenazado por toda la Isla, al menos en el espacio natural, otra cosa son las especies introducidas en zonas urbanas”.


En Tenerife hay unas 200 especies declaradas prioritarias para su erradicación, según un decreto de la Unión Europea de 2019, pero Delgado calcula que “exóticas en la Isla pueden haber 12.000 y de esas unas 200 tiene carácter invasor, que se declara a las especies cuando son un agente de cambio en la conservación del medio natural y desde el Cabildo solo ejecutamos lo que nos manda la normativa que realizan botánicos del Estado o del Gobierno de Canarias. De esas 200 especies no las estamos atacando a todas, y eso se nos puede criticar, porque solo atendemos a 40 o 50 especies a las que le damos prioridad por consenso científico-técnico”.
Otras de las misiones de la unidad de Biodiversidad del Cabildo es la recuperación del ámbito termófilo, cuando solo queda en Tenerife el 7% del antiguo bosque termófilo, poniendo un ejemplo de que “de las 115.000 palmeras (Phoenix canariensis) que hay en la Isla solo hay 1.000 en espacios protegidos y 500 de ellas son privadas, por lo que solo tendríamos posibilidad de proteger a 500 de ellas”.

La normativa y el catálogo


A nivel estatal, la Ley 42/2007 del 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, define una especie exótica invasora como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”, creando para ello el catálogo español de especies exóticas invasoras, tras la aprobación del real decreto 630/2013 del 2 de agosto, que regula la protección del medio natural y biodiversidad de España.

José Ledesma e Inma Bello comercializan productos de su finca de tuneras en Valle San Lorenzo (Arona) / DA

La finca pionera en Valle San Lorenzo

Sorprendido y hasta preocupado se quedó José Ledesma con la campaña de erradicación de las tuneras en Tenerife que lleva acabo el Cabildo y la negativa a su comercialización. Ledesma y su esposa Inma Bello tienen en una finca en Valle San Lorenzo una empresa pionera en Canarias con la comercialización de mermelada, infusiones con hierbabuena, sal marina ecológica, pulpa para batidos, zumos y repostería y hasta vinagre de vino fermentado de higo, sacados de los higos tintos, tanto es así que en noviembre fue considerado el Mejor Producto Español en la Feria Ibérica de Londres.


“Sería el colmo que quitaran la posibilidad de comercializar un producto que están beneficioso para la salud y que tanta hambre quitó en siglos a muchos canarios”, comentó José Ledesma, para aclarar: “supongo que cuando hablan de que no se puede comercializar se refiere a las plantas en sí, no a sus frutos y productos”.

TE RECOMENDAMOS