conversaciones en los limoneros

José Manuel Moreno: “El gran libro de la flora canaria, de 1.500 páginas, será un suceso editorial”

Moreno nació en Venezuela, en 1961. Sus padres, como tantos canarios, emigraron a aquel país. Pero él, sin duda, se considera gomero, isla donde transcurrió su infancia

Yo no diría al menos toda la verdad si afirmara que José Manuel Moreno nació en Vallehermoso (La Gomera), porque la realidad es que nació en Venezuela, en 1961. Sus padres, como tantos canarios, emigraron a aquel país. Pero él, sin duda, se considera gomero, isla donde transcurrió su infancia. Quizá fue en el pueblo donde recibió dos regalos muy preciados de su progenitor: una cámara de súper 8 y una máquina de fotos Leika, que hoy deben ser piezas de museo. Entonces, sin saberlo, estaban naciendo un biólogo marino, un gran fotógrafo y un editor de éxito, que las tres profesiones se unen en la persona de José Manuel, un hombre afable, cordial, trabajador, que ha sacado adelante un proyecto editorial interesantísimo. Turquesa, su empresa familiar, edita muy bien y con mucho cuidado las peculiaridades de las Islas Canarias, en todos sus géneros: guías de viaje, novelas, paisaje, investigación, calendarios. José Manuel participó en dos expediciones científicas a las Islas Galápagos, colaboró con el Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, catalogó todos los peces de Canarias, pernoctó en islas e islotes para desentrañar sus misterios naturales, algunas veces en compañía de su esposa, edita libros de gastronomía, el último de Carlos Gamonal hijo, que me regala y yo se lo agradezco. Y ahora concentra sus esfuerzos en divulgar todo lo desconocido que aporta el volcán de La Palma, que no es poco. Incluso el pasado diciembre, o sea hace unos días, ha dado a la estampa almanaques con unas fotos increíbles de Cumbre Vieja y de sus lenguas de fuego. Parte del dinero de esa venta irá a parar a los afectados por la erupción.

Hay que ver, José Manuel, y yo no te conocía personalmente.

“Yo, por tus artículos, que leo asiduamente”.

-Muchas gracias. ¿Con qué te quedas, con la biología, con la fotografía, con la edición?

“Con todo. Porque como verás por el resultado, todo es absolutamente complementario”.

-¿Cuál ha sido el libro de más éxito editado por Turquesa?

“No te lo sabría decir. Las guías se venden muy bien. Están traducidas a varios idiomas y los turistas se las llevan. Pero la verdad es que nos va razonablemente bien, porque nosotros no sólo editamos, sino que también distribuimos. Y yo creo que ahí está el secreto. También cubrimos la distribución de otras pequeñas editoriales, no sólo de la nuestra”.

-Canarias y sus misterios, ¿no?

“Efectivamente. Ahí tienes la obra de Carlos Soler sobre la Fuente Santa, en La Palma. Él y mucha gente desean que se construya en el lugar un gran balneario para aprovechar los efectos curativos de un agua que es muy beneficiosa para la piel”.

-Incluso se decía que curaba la sífilis.

“Si no la curaba, que no lo creo, la aliviaba y evitaba ese agua que las personas murieran de la enfermedad, en épocas pasadas, cuando había pocos tratamientos contra ella”.

-En La Palma tienes ahora un filón editorial.

“Estamos preparando un libro en el que los organismos involucrados en el seguimiento y en la monitorización del volcán publiquen sus conclusiones. Me refiero al IGN, a la AEMET, a Involcán, al Pevolca, etcétera. Pretendo que el libro salga en soporte de papel y también en digital. Ya hemos hecho uno similar sobre el Teide, que todavía no está presentado. Cada trabajo tiene sus códigos QR, lo que facilita la labor lectora e investigadora”.

-Cambio de tema. ¿Qué conclusiones sacaste de tus visitas a las Islas Galápagos?

“Muy interesantes. Fíjate, allí tenían un problema de cólera, que se achacó a la mala calidad del agua que bebían sus habitantes. Solicitaron la colaboración del Gobierno de Canarias para que les informara del sistema de galerías de agua limpia que tenemos en las islas. Intervino también el ingeniero Carlos Soler y obtuvieron la solución. Nos han imitado. Allí están trabajando mucho los norteamericanos, sobre todo. Aquello es otro laboratorio de la Naturaleza”.

-Volviendo a La Palma, también lo es.

“Por supuesto. El volcán ha aportado componentes químicos poco o nada conocidos, que se están estudiando. Y materiales desconocidos procedentes de las profundidades de la Tierra. A partir de ahora saldrán a la luz investigaciones sobre esos materiales”.

Has editado recientemente un libro concluyente sobre el cambio climático en Canarias.

“Un libro escrito por los profesores José Luis Martín Esquivel y María José Pérez González, para el Gobierno de Canarias, que tiene como subtítulo Impactos. Se estudian, con datos exhaustivos, las consecuencias que tiene y tendrá el cambio climático en Canarias. Se incluyen en él gráficos y fotografías reveladores de lo que nos espera. Un trabajo de calado, que reúne también otras colaboraciones”.

-Y me han dicho que Turquesa tiene en proyecto obras que pueden catalogarse de monumentales.

“Quizá te refieras al proyecto de 1.500 páginas, con prólogo del profesor Wolfredo Wildpret, que refleja toda la flora canaria. Fue terminado hace un año y llevamos ese año traduciéndolo. Sí, será un gran libro, un suceso editorial”.

-¿Una nueva guía de La Palma?

“También está terminándose. Se llama La Isla de las Estrellas e incluye la erupción de Cumbre Vieja. Se están preparando los textos en varios idiomas y llevará incorporados códigos QR. Ya tengo la maqueta (que me muestra) y estará en el mercado muy pronto”.

¿De cuántos títulos dispone la editorial?

“De más de cien”.

-¿Encuentras facilidades para salir adelante con Turquesa?

“Se trata de acertar con los temas y también de acertar con las ayudas. Porque las instituciones no son ajenas a que con esto se divulgan las características de Canarias y todo lo que nos ofrece el Archipiélago en el terreno paisajístico, en su riqueza culinaria, en su flora, en su fauna, en sus recursos naturales. Normalmente, sí acertamos”.

-¿Cuál es la principal ayuda de las instituciones?

“La principal es la compra de libros, para su distribución en centros oficiales, colegios, universidades, institutos, etcétera. Pero también nos encargan libros para consumo de la propia institución. No ponemos límites a ningún sistema de edición o de colaboración”.

-Antes nombraste la gastronomía canaria, absolutamente de moda. Y más cuando se habla de ella en el DIARIO DE AVISOS, que la ha defendido con uñas y dientes y que ha creado unos prestigiosos premios.

“Claro que sí. Mira, va a ser presentado en estos días un libro de Carlos Gamonal, hijo, en el que se combinan recetas canarias con nuestro paisaje. Lo hemos subtitulado Las recetas magistrales de Carlos Gamonal y los paisajes canarios de Jordi Verdés Padrón. Y su título es Sabores canarios. Ha quedado muy bien, con un prólogo de solapa de Luis Díaz de Losada, miembro de la Real Academia de Gastronomía de Canarias. En él se ve la labor que la familia Gamonal ha realizado en la gastronomía de las Islas. No sólo Carlos, hijo, sino su gran maestro, que es su padre, su hermana Priscila. En fin, toda la familia”.

-Todo un suceso gastronómico.

“Lo será. Y también un libro imprescindible para los amantes de la cocina isleña, tanto para los clientes como para los propios profesionales”.

(José Manuel Moreno y su editorial Turquesa son especialistas en la edición de calendarios de gran calidad. Han editado más de treinta. Este año han dedicado uno, precioso, a La Palma, al volcán de Cumbre Vieja. Y prepara otro sobre el cielo de Tenerife, por encargo del Cabildo. “Porque tenemos el mejor cielo de Europa”, me dice, “y lo estamos explotando muy poco. También está con un tema interesante, los peces de los charcos. Los peces que nadan en los charcos de las islas y que todo el mundo quiere saber cuáles son y cuáles son sus características. No hay duda de que la biología marina le puede a este hombre, enamorado de la Naturaleza de su tierra).

-Es verdad, José Manuel, los cielos de este Archipiélago son únicos.

“Y producen instantes que tú a veces puedes recoger con tu cámara. Fotógrafos tan buenos como Poldo Cebrián lograron auténticas maravillas retratando nuestros paisajes. Su cámara era como el pincel de un artista. Le he perdido la pista”.

-¿Cuántas personas trabajan en la editorial familiar que diriges y en su distribuidora?

“Ocho, que son ocho responsabilidades, ocho sueldos, ocho colaboradores entregados a su trabajo. Estoy muy contento con todos ellos”.

-¿La tecnología digital ha desplazado al libro físico?

“Ni hablar de eso. Como tampoco la prensa digital va a sustituir a la prensa escrita, que es un ritual y los rituales son sagrados. Que nadie se atreva a despreciar a la prensa escrita. Yo no lo hago. Estás hablando con una persona que, desde niño, amaba la Naturaleza, la libertad y la edición física de publicaciones”.

(Ha viajado con científicos de la talla de Checho Bacallado y de Paco García-Talavera. Ha sido profesor en la esfera privada y ha colaborado con el Museo de Ciencias Naturales, pero se ve que su vocación no es la enseñanza, sino la investigación sobre el terreno. Con su esposa ha pernoctado en islotes de Canarias para estudiarlos y retratarlos a fondo. El matrimonio tiene tres hijas, también amantes de la Naturaleza).

-Como Turquesa, con esa calidad, hay pocas editoriales en Canarias.

“Bueno, trabajan varias, algunas muy buenas”.

-Como el Centro de la Cultura Popular.

“Tengo mucho contacto con el Centro y te diré que ha hecho mucho por la cultura en las islas. Y merece continuar porque todos hemos aprendido del CCPC. Intento colaborar con ellos en todo lo que puedo”.

-¿Se mojan los libreros?

“Estamos todos en el mismo barco. El lector escoge los títulos y si el librero muere moriríamos nosotros también. No existe motivo de alarma, por ahora. Yo cuido mucho a las librerías porque son el último eslabón de la cadena que nos une con los lectores. Las librerías me parecen las auténticas difusoras de la cultura, pero divulgan lo que hay, lo que les llega, y por eso hemos de acometer ediciones muy cuidadas, tanto en su continente como en su contenido”.

-Litografía Romero es una de las empresas pioneras en la impresión de libros en esta tierra. Y una empresa netamente tinerfeña. ¿Crees que está en un buen momento?

“Sí, ahora sí. Ahora es competitiva con empresas de la Península, a las que acudíamos porque Romero no podía competir con ellas en precios. Las cosas han cambiado, afortunadamente”.

-Antes hablamos de la nueva guía de La Palma, la que vas a titular ‘La Isla de las Estrellas’. ¿Cuándo sale al mercado?

“En unos diez días, aproximadamente. Quiero rendir homenaje a tanta gente que no sólo ha perdido sus casas, sus propiedades, sino sus historias, las crónicas de sus vidas. Esto hay que resarcirlo de alguna forma”.

-Por cierto, has dibujado nuestra flora y nuestra fauna primorosamente.

“Bueno, gracias, creo que no lo hago mal”.

-¿Cuál es la esencia, la característica principal de un buen editor?

“El respeto por la obra del autor, que lleva detrás mucho esfuerzo. Nuestra obligación es sacar lo mejor de cada autor”.

-¿Nos hemos olvidado de Alberto Vázquez-Figueroa, que ha vendido más que Cervantes? Va a salir una novela suya sobre el volcán.

“Alberto ha puesto a Canarias en el mundo. Es nuestra obligación valorar a los autores que para mí siempre estarán en primera línea y que tienen una grandísima calidad y una dimensión universal”.

(Y no nos ha dado tiempo de decir que libros de su editorial han sido traducidos hasta al japonés, ni hemos hablado mucho de sus otros libros de gastronomía, ni los de fiestas locales, ni los de los parques nacionales de las islas. Lo dejamos para otra ocasión porque José Manuel Moreno tiene más cosas que contar. Muchísimas.).

TE RECOMENDAMOS