Fútbol

La renovación de Martín-Prieto, en modo espera

La delantera sevillana, que cumple su quinta temporada en la UDG Tenerife Egatesa, expira contrato el próximo 30 de junio, y son muchas las conjeturas en torno a su futuro más inmediato

Martín-Prieto deshoja la margarita de su continuidad o no en la UDG Tenerife. /Sergio Méndez

Las grandes temporadas que lleva a sus espaldas la delantera de la UDG Tenerife Egatesa, Cristina Martín-Prieto, no han pasado desapercibidas para clubes de mayor potencial económico españoles y europeos. La renovación de la gran delantera sevillana se dilata y tiene fecha de caducidad: el 30 de junio de este año. Los dirigentes del representativo femenino canario están trabajando a destajo para que la goleadora prolongue su estancia en Tenerife.

Trayectoria

Martín-Prieto cumple su quinta temporada como jugadora de la UDG Tenerife. Llegó a la isla en la temporada 2017-2018 a la disciplina del Egatesa porque la sevillana era un viejo anhelo de Toni Ayala, que por aquel entonces era el máximo responsable del Egatesa. Además era un fichaje con pedigrí ya que Martín-Prieto había ganado la Copa de la Reina con el Sporting Club de Huelva al Valencia (2-1) con doblete de la sevillana, que fue declarada como la mejor jugadora de una final que se disputó en Melilla en el curso 2014-15. Junto a ella también jugaban en ese equipo Patri Gavira, la capitana del cuadro onubense que tuvo el honor de levantar el trofeo. También formaban parte de aquel histórico once onubense las exjugadoras del Egatesa, la cordobesa, ya retirada, Virgy García y la brasileña Joyce Borini.

La punta sevillana en su primera temporada con la UDG Tenerife Egatesa (2017-18) jugó 29 de los 30 partidos de la Liga Iberdrola anotando ocho goles y repartiendo cuatro asistencias. El equipo tinerfeño acabó quinto en la clasificación.

Al año siguiente, 2018-19, Martín-Prieto rayó a un nivel más bajo porque se tuvo que conformar con tres goles y tres asistencias en los 28 partidos que jugó. Sólo se perdió dos. En esa temporada el Egatesa alcanzó la cuarta plaza, y fue en ese curso cuando se produjo la dolencia cardiovascular de Toni Ayala, que tuvo que dejar el banquillo sureño, llegando Pier Cherubino.

La delantera sevillana jugó en la temporada 2019-20 tan solo 20 partidos porque la Primera Iberdrola se dio por concluida oficialmente en el mes de mayo por la pandemia de la Covid-19, pero la competición se detuvo el 23 de marzo en la jornada 23. En esos veinte partidos que jugó logró seis tantos y repartió dos asistencias. El Egatesa ocupaba la novena plaza cuando la Federación Española de Fútbol dio por concluida la competición. David Amaral cogió al equipo esa temporada, pero fue destituido en diciembre llegando al banquillo el actual técnico Francis Díaz. En el mes de marzo de 2020, la jugadora azul y blanca prorrogaba su vinculación con la entidad sureña hasta junio de 2022.

Martín-Prieto rindió a un nivel más bajo del habitual en la 2020-21 y es que la delantera sevillana solo pudo jugar quince de los treinta partidos de la Primera Iberdrola. Tres goles y una asistencia fueron las cifras que firmó la goleadora sevillana. La UDG Tenerife firmaba una sexta plaza tras revertir un complicado arranque de curso.

En la temporada actual, 2021-22, la futbolista andaluza está rayando a una gran altura con el equipo tinerfeño, ya que recién comenzada la segunda vuelta Cristina ha jugado de titular en los 16 partidos que lleva jugados su equipo. Sus cifras no pasan inadvertidas para los grandes clubes del fútbol femenino, ya que es la máxima realizadora del equipo con siete goles y dos asistencias. Martín-Prieto puede batir su récord particular de goles desde que llegó al Egatesa porque restan catorce encuentros para que finiquite la competición.

Con toda seguridad la sevillana, pese a que ha declarado que se siente muy feliz en la Isla y en la UDG Tenerife, también ha manifestado que echa de menos a su familia en la Península por lo que podría dar por terminado su periplo con la UDG Tenerife el próximo 30 de junio. La familia y ofertas más jugosas que con toda seguridad maneja ponen en duda la continuidad de una futbolista que en cada partido se vacía en el terreno de juego y que, de marcharse, dejará un vacío a nivel humano y deportivo muy difícil de cubrir. Ojalá que la tardanza en anunciar la renovación de la atacante sevillana se quede en agua de borrajas y pueda seguir vistiendo la elástica azul y blanca.