ciencia

Se vende: la primera caminata espacial comercial de la historia

El multimillonario Jared Isaacman contrata tres misiones de turismo espacial con Space X y pretende convertirse en el primer civil en realizar una actividad extravehicular privada por ocio
Desde la izquierda: Jared Isaacman, Anna Manon, Sarah Gillis y Cott Poteer,
tripulación de la misión Polaris Dawm, que llevará a cabo el primer paseo espacial privado de la
historia. Fotomontaje: DA

En septiembre del año pasado, el empresario multimillonario de origen estadounidense Jared
Isaacman, de 39 años de edad, logró inscribir su nombre en una línea de los libros de historia al
financiar y comandar la primera misión espacial privada con una tripulación exclusivamente
compuesta por civiles, es decir, sin incluir a ningún astronauta profesional a bordo.

Inspiration 4, que fue el nombre de aquella misión, permitió a Isaacman y a los tres
acompañantes a los que financió sus asientos en la nave Crew Dragon de Space X orbitar la
Tierra durante tres días. Además, aquel histórico vuelo sirvió al magnate como plataforma
filantrópica desde la que logró recaudar más de 240 millones de dólares en favor del St. Jude
Children’s Research Hospital, en Menphis, y su centro de investigación contra el cáncer infantil.

Debió gustarle la experiencia espacial al señor Isaacman, quien es un experimentado piloto con
más de 6.000 horas de vuelo a sus espaldas, ya que esta semana anunciaba haber contratado
tres nuevas misiones espaciales con Space X bajo la nomenclatura genérica de Polaris.
La primera de las tres, Polaris Dawn, se prevé para finales de este año y consistirá, nada más y
nada menos, en el primer paseo espacial comercial de la historia. Durante el desarrollo de la
misión, Isaacman y otro de los miembros de la tripulación —no se ha especificado quién—
flotarán a través de la escotilla de la Crew Dragon para aventurarse en el frío vacío con la única
protección de sus trajes espaciales. No es poca cosa.

En los últimos años, la industria espacial privada ha dado pasos de gigante y las actividades
turísticas, de aventura y ocio fuera de nuestro planeta prosperan de la mano de sus progresos a
una velocidad de vértigo. Space X lidera, sin duda, los logros alcanzados hasta ahora, pero a su
zaga avanzan con paso decidido otras compañías como Blue Origin, Virgin Galactic, Space
Adventures, Orion Span o Axiom.

Desde luego, esto no significa que se haya alcanzado un punto en el que cualquiera pueda ir al
espacio —ni siquiera estamos remotamente cerca de algo así—, pero sí que resulta indiscutible
que el espacio se vuelve cada vez más accesible, al menos para una acaudalada minoría que
puede permitirse alcanzar la órbita a precios desorbitados.

POLARIS DAWN

La tripulación de Polaris Dawn estará formada por Jared Isaacman como comandante, su socio
Cott Poteer como piloto, Anna Menon como oficial médico y Sarah Gillis como especialista de
misión. Las dos últimas forman parte de la propia promoción de astronautas de Space X y serán
las primeras de dicho cuerpo que vuelen al espacio.

Pese a que la razón de ser de Polaris Dawn y por lo que se paga la abultada factura es
principalmente el turismo espacial, la misión servirá también para consolidar dos tecnologías
vitales para el futuro de Space X: por una parte, el funcionamiento de la megaconstelación de
satélites Starlink como sistema de comunicaciones entre la órbita y la Tierra; por otra, el traje
espacial para actividades extravehiculares de la compañía, actualmente en desarrollo.

Polaris Dawn alcanzará la órbita más alta lograda por una Crew Dragon hasta ahora. Si bien no
se ha especificado exactamente su altitud, Isaacman ha afirmado que espera en esta primera
misión batir el récord que aún ostenta la misión de la NASA Gemini 11, en 1966, cuyo apogeo
orbital se acercó a los 1.400 kilómetros.

Esto llevaría a Polaris Dawn a atravesar parte del cinturón interior de radiación de Van Allen, por
lo que cumplirá también con el objetivo científico de estudiar y comprender mejor los efectos de
los viajes espaciales y la radiación a la que quedan expuestos los astronautas.
Hay que destacar que Isaacman vuelve a aprovechar la ocasión, tras el precedente del éxito de
Inspiration 4, para sacar partido al tirón mediático que despertará su nueva aventura con fines
benéficos, de nuevo en favor del hospital St. Jude.

Y MÁS ALLÁ…

Pero no se va a conformar Isaacman con protagonizar la primera caminata espacial privada de la
historia y se ve que aún le quedaban algunos ahorros al hombre, por lo que ha contratado otras
dos misiones más con Space X. De la segunda de ellas no ha trascendido información alguna
por ahora, tan solo que también se llevará a cabo en una Crew Dragon.

Sin embargo, para la tercera el magnate ha echado los restos y ha contratado nada menos que
la primera misión tripulada de la nave Starship, el vehículo —aún en fase de pruebas— creado
por la prolífica compañía de Elon Musk para llevar a los primeros humanos a Marte, entre otros
muchas funciones que se prevé tenga en un futuro próximo. Otra misión con la que el empresario
volverá a añadir su nombre a otra línea de la historia, y van…

Con Polaris Dawn —recordemos que es la primera de las tres misiones contratadas— Isaacman
igualará al húngaro Charles Simonyi, quien hasta ahora es el único turista espacial en haber
realizado dos vuelos fuera del planeta, en 2007 y 2009, ambos con estancias en la Estación
Espacial Internacional. Con la siguiente misión Polaris después de esta, la que supondría su
tercer vuelo al espacio y de la que aún no se han desvelado detalles, Isaacman lograría otro
récord que es más que previsible que permanezca imbatible largo tiempo.

TE RECOMENDAMOS