conversaciones en los limoneros

Sergio Rodríguez, alcalde de El Paso: “La reconstrucción del Valle de Aridane tiene que ser ejecutada por un Consorcio”

El también diputado al Parlamento de Canarias por Coalición Canaria tuvo que ser evacuado de su casa por la amenaza del volcán de Cumbre Vieja
El periodista Andrés Chaves y el alcalde de El Paso y diputado al Parlamento de Canarias. Sergio Méndez

Sergio Rodríguez Fernández (Venezuela, hace 52 años) tuvo que ser evacuado de su casa por la amenaza del volcán de Cumbre Vieja, que explotó en su pueblo y estuvo activo durante 85 días y ocho horas y causó daños por valor de unos 900 millones de euros, según estimaciones. Todavía vive de alquiler. Sergio es el alcalde de El Paso. El muy querido alcalde de El Paso. Diputado al Parlamento de Canarias por Coalición Canaria, este filólogo –se licenció en Filología Inglesa en La Laguna- ha sido profesor catorce años en institutos y colegios y ha dejado la enseñanza para ocuparse de su tierra en el terreno de la política. Es educado, cercano, me da que tiene una paciencia infinita y, muy a su pesar, se ha convertido en uno de los héroes silenciosos de la crisis del volcán. Si Sergio, que se levanta muy temprano, decide salir del Ayuntamiento para desayunar, suele tardar hora y media en recorrer los cien metros que le separan del bar. Es su sino. Atiende a todo el mundo, habla con todo el mundo, conoce a todo el mundo. Fíjense en esto: “El día de Reyes fui a Los Llanos a comprar unos regalos a mis sobrinos, porque no los encontraba en El Paso. ¿Sabes lo que pasó? Pues que acudí con mucho tiempo, pero la gente no me dejaba llegar a las tiendas. Cuando lo conseguí ya habían cerrado”. ¿Y esto no te perturba?, le pregunto. Y Sergio, que es humilde, buena gente y conciliador, dice: “No, para nada; ahora me toca trabajar para El Paso y para la isla sin peleas, sin malos rollos y lo haré desde donde esté, desde donde pueda, desde donde las fuerzas me lo permitan”. Me ha prometido que en mi próxima visita a La Palma me llevará a comer a Casa Osmunda, en Breña Alta, un restaurante que yo no pude visitar durante mi última estancia en La Palma, cuando el Cumbre Vieja lanzaba sus últimos estruendos. Estamos sentados en Los Limoneros. Sergio y yo pedimos unos taquitos de merluza, que saben deliciosos.


-Todos dicen que serás candidato al Cabildo.
“No toca eso ahora. En todo caso, yo pertenezco a un partido y es el partido quien decide sus candidaturas. Déjame que trabaje para El Paso, para mi gente. Todavía es pronto para tomar otras decisiones”.


-Sergio, ¿es verdad que se han producido celos políticos de Mariano Zapata, el actual presidente del Cabildo de La Palma (PP), contigo?
“Yo soy amigo de Mariano, él es el presidente del Cabildo y lo respeto mucho”.


-A Melisa Rodríguez, exlíder de Ciudadanos, se le ha acusado de falsear datos sobre su lugar de residencia en La Palma para cobrar fondos destinados a afectados por el volcán. ¿Qué te parece?
“Una canallada. Melisa Rodríguez no ha falsificado ni un papel. Ella sí vivía en El Remo, se está preocupando de buscar fondos para la reconstrucción del Valle y yo le estoy muy agradecido en nombre de mi pueblo. Incluso ha buscado la colaboración de la Universidad de Navarra para la construcción de un edificio modular para El Paso. Ahora está fuera de la política y lo que se ha dicho sobre ella es una auténtica falacia”.


-¿Cuántas viviendas de El Paso fueron afectadas?
“Doscientos cuarenta edificios en total, 156 de ellos primeras residencias. Una tragedia”.


-Tú fuiste el primero en repartir las donaciones a los vecinos.
“Sí, es cierto”.


-¿Has terminado?
“No, todavía estamos en ello, porque se han incrementado esas donaciones y hay que completar el proceso. En Internet se puede comprobar al céntimo dónde va a parar ese dinero”.


-¿Qué es lo que más pide la gente afectada?
“Mira, lo primero es volver a su casa. Pero como eso no es factible, por motivos obvios, hay que devolver en lo posible a los afectados un entorno similar al que tenían. Por ello nos parece prioritaria la compra de suelo público, urbanizar y construir y pagar las primeras residencias. Ello significa reconstruir barrios enteros y dotarlos de farmacias, comercios, supermercados, gasolineras. Empezar de nuevo, en una palabra”.


-Sin olvidar a las industrias. Nuevo suelo industrial.
“Por supuesto, ni tampoco al sector primario. Los palmeros somos gente seria y es mentira que la picaresca se haya adueñado de las ayudas. Olvídate de eso. Habrá algunos casos, pero muy contados”.


-Me dicen que el registro único para afectados ha fracasado, que se ha convertido en un punto donde la que ha triunfado ha sido la burocracia.
“No lo sé, pero sí te digo una cosa. Es preciso constituir cuanto antes el Consorcio para la Reconstrucción entre Europa, España y Canarias, con poder de decisión amplio, que canalice cuanto antes las justas peticiones de los que han sufrido daños por el volcán”.


-Y también sería bueno que no se convierta todo en una guerra política.
“Exactamente. Constituir ese Consorcio, no convertir su actuación en una guerra política y actuar con rapidez, para que todo no se politice con las elecciones del año que viene. Por eso 2022 es crucial, porque luego todo será campaña electoral y habrá un lío terrible si se mezcla la política con nuestra obligación de dar a los ciudadanos lo que perdieron”.


-¿Sientes que se está actuando con coherencia?
“Yo creo que lo peor es la lentitud. Hay que tomar decisiones ya. Y de acuerdo con el Pevolca (Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias). Construir nuevas vías y tomar las medidas correctas. Por ejemplo, las desaladoras provocan un agua que es mala para el riego de los plátanos. Una de las que se trajeron está averiada. La conducción del agua desde las zonas donde se extrae no es la más coherente. Es preciso cerrar el anillo hidráulico”.


-Tú te refieres a actuar con cabeza.
“Hay muchas cosas que hacer antes de que la agricultura se nos arruine. No podemos parar, pero debemos pensar bien las cosas, no tomar decisiones precipitadas”.


-Vuelvo a las donaciones. Yo sé que no es tu caso, pero el Cabildo va lento. Lo dice todo el mundo.
“Creo que de 11 millones de euros disponibles ha repartido sólo tres. Los Llanos se quedó sin fondos porque calcularon mal. Y El Paso ya ha hecho dos repartos y ahora estamos en el tercero”.


-¿Cómo son tus relaciones políticas y personales con Noelia, la alcaldesa del PP de Los Llanos? Me dicen que ha habido piques.
“Yo con ella me llevo muy bien; no sé si ella conmigo tiene la misma sintonía”.


-¿No estás harto de estar tanto tiempo en primera línea?
“No, eso nunca, si te refieres al trabajo. Seguiré mientras tenga fuerza, lo mismo que mi Corporación y sobre todo mi grupo de gobierno. Están exhaustos, pero ahí siguen, al frente de un pueblo que ha sufrido efectos devastadores”.


-¿Ese Consorcio que viene será la solución definitiva?
“Sí, porque entre otras cosas va a despolitizar las actuaciones y estará controlado por profesionales imparciales. Huirán de las primeras planas de los medios, trabarán en silencio y eficazmente”.


(Sergio fue elegido alcalde de El Paso por mayoría simple en 2015. En las siguientes elecciones logró mayoría absoluta en su pueblo y accedió como diputado autonómico al Parlamento de Canarias. Continúa ocupando su escaño y desde él trabaja por su isla en todo lo que puede. Dice que en La Palma las mayorías son complicadas, por eso hay que usar la inteligencia a la hora de los pactos, porque de lo contrario se desmadra todo).


-¿Tú crees que el registro único ha perdido el tiempo?
“No, el Consorcio que se cree debe aprovechar las cosas buenas de ese registro, sus herramientas válidas, que las tiene. No echemos por la borda un trabajo que está hecho y que es preciso aprovechar”.


-¿El volcán ha dado popularidad a la isla?
“En medio de la desgracia, ahora el mundo no confunde a La Palma con Las Palmas o con Palma de Mallorca. Habrá que sacarle a la desgracia el mayor rédito que podamos. Nada puede colocarse por delante de la gente que sufre; sin esa gente y sin los demás palmeros no podemos hacer nada. Es necesario contar con todos ellos”.


-Pero la locomotora ya está en marcha. ¿No crees?
“Para el Valle de Aridane el volcán puede ser también una locomotora, pero tenemos que acertar con las decisiones. Cualquier proyecto debe ser sostenible, empezar de cero, enfrentarnos a una nueva era. Y para ese comienzo hay que estar muy lúcido, no dar pasos en falso”.


-¿Qué es ese plan de salud mental de El Paso?
“Hemos diseñado un Plan de Salud Mental que dirigirá el profesor José Miguel Gaona, con profesores especializados de las universidades Juan Carlos I y las de Valencia y Alicante. Será pionero en España”.


-¿En qué consiste?
“Pues principalmente en un diagnóstico de salud de nuestro pueblo para luego aportar las soluciones correspondientes. Encuestaremos incluso a los niños, con el permiso de sus padres. Colaborarán sicólogos y trabajadores sociales de El Paso y de toda Canarias. De momento sólo disponemos de fondos propios, pero vamos a solicitar otras ayudas. Confiamos plenamente en el equipo que ha diseñado el plan. Nadie se imagina cómo está nuestra gente, nadie tiene ni idea de las consecuencias de su sufrimiento. Y vamos a intentar que no lo sigan padeciendo en el futuro. Esto ha sido mucho”.


-¿Sigues siendo un evacuado?
“Sí, ya llevo meses fuera de mi casa. Sólo he vuelto para recoger cosas, enseres personales, ropa, todo eso”.


-¿Cómo afronta El Paso el futuro económico?
“Somos el municipio de mayor extensión territorial de la isla. La Caldera de Taburiente se encuentra íntegramente en El Paso. Tenemos una riqueza que hemos de explotar mejor para el turismo. Y, por supuesto, ya te dije un día que conciliar el sector primario y el turismo es para nosotros esencial. Por eso disponemos de casi todos los fondos para la construcción del hotel-escuela de El Paso, que surtirá de grandes profesionales al sector servicios de La Palma. Y seguimos otros proyectos interesantes para lograr un turismo sostenible y aprovechar nuestras belleza rurales, que son incontables”.


-¿Cuánto costará ese hotel?
“Unos dos millones seiscientos mil euros, con financiación del Gobierno de Canarias y del Estado. Tenemos el proyecto y estamos preparando los pliegos”.


(Sergio Rodríguez es el vicepresidente de Amuparna, la asociación de municipios españoles que albergan en sus términos parques nacionales. Su jurisdicción municipal se extiende sobre 135 kilómetros cuadrados y ya he dicho que la famosa Caldera de Taburiente pertenece en su totalidad a El Paso, el municipio donde hizo erupción el volcán de Cumbre Vieja, cuyos rescoldos calientan todavía la tierra palmera, aunque la montaña se haya dormido, esperemos que por un largo tiempo o para siempre. El Paso cuenta con un presupuesto de 8,7 millones de euros. Y quien me acompaña hoy en Los Limoneros luchó hasta la extenuación para organizar una impresionante intendencia y minimizar así los efectos del fuego y el ruido, del terror y de las carencias derivados de una montaña de fuego).


-Y ahora, Sergio, menos política y más trabajo.
“Ya te lo he dicho. No toca hacer política, sino devolver el bienestar a la gente, incluso partiendo de cero. Pero, te repito, contando con la gente, sobre todo con los que han sido afectados, con todos”.
-Pues que así sea.

TE RECOMENDAMOS