cultura

Alejandro Tosco: “Un edificio cerrado no es un reclamo para atraer socios”

Le gustaría celebrar el centenario por todo lo alto: "Nos las hemos arreglado con enormes dificultades. Encima, nos tocó una pandemia. Hemos salido adelante con esfuerzo e ilusión"
Alejandro Tosco, presidente del Círculo de Bellas Artes de Tenerife. / Marta Torres
Alejandro Tosco, presidente del Círculo de Bellas Artes de Tenerife. Marta Torres

La cuadratura del Círculo de Bellas Artes de Tenerife es un rompecabezas. Alejandro Tosco hace números y le salen las cuentas, con piruetas, para pagar las letras. Sede de un montón de obras, la reforma no representa ninguna broma. 
 
-El Círculo cerrado, una novela de Jonathan Coe… 
“Por ausencia de licencia”. 

-O de Knut Hamsunt… 
“Esto se cerró hace tres años como consecuencia de la denuncia de un vecino”. 

-¿De qué se quejaba? 
“De una obra de teatro”. 

-¡Cómo sería! 
“Fue un sábado por la tarde. Nunca hacemos nada a partir de las once o las doce de la noche. Sería por el ruido”. 

-Quería que el edificio estuviera derruido… 
“Urbanismo intervino y, como es un edificio de unos setenta años, no cumplía las medidas de seguridad y eso…”. 

-La cuadratura… 
“Para acometer nosotros esta obra, nos hacía falta un millón de euros como mínimo”. 

-Una desmesurada cantidad de problemas, ¿no? 
“Es complejo. En estos tres años ha estado cerrado porque no se había conseguido el dinero, obviamente”. 

-Hasta que, por fin, se ha garantizado la financiación… 
“En estos dos años que lleva de mandato, la directiva ha podido reunir el dinero”. 

-¿De dónde sale? 
“Del Gobierno de Canarias, del Cabildo y del Ayuntamiento de Santa Cruz”. 

-¿En qué se distingue esta entidad cultural? 
“Hablar del Círculo de Bellas Artes es hacerlo de la cultura en Canarias”. 

-Una larga tradición en sus emblemáticas estancias… 
“Exposiciones de pintura, escultura, fotografía, obras de teatro… ¡Muchísimas actividades! Un siglo da bastante de sí”. 

-Doble motivo de celebración cuando se reabra… 
“Me gustaría celebrar en 2025 el centenario del Círculo por todo lo alto”. 

-¿Cómo se las han arreglado en este tiempo? 
“Con enormes dificultades. Encima, nos tocó una pandemia. Hemos salido adelante con esfuerzo e ilusión”.   

-¿Inasequibles al desaliento, prestos y dispuestos a capitalizar el ánimo? 
“Gracias a un gran equipo y al apoyo de los asociados. Al menos, a día de hoy tenemos el dinero para la obra”. 

-¿Cuántos socios son? 
“En torno a los doscientos”. 

-¿Muchos o pocos? 
“Pocos. Ahora estamos intentando recuperar socios, aunque un edificio cerrado no es un reclamo”. 

-¿Es este un club exclusivo para artistas? 
“Para cualquier persona que aprecie la cultura”. 

-¿Cuánto cuesta? 
“Seis euros al mes”. 

-¡Un precio simbólico! 
“En momentos como este es cuando más apoyo necesitamos de los asociados”. 

-Con eso, ¡bueno! 
“La luz y el agua”. 

-Un inmueble así no se paga con las gotas de la lluvia y los rayos del sol… 
“¿Un edificio situado en la céntrica calle del Castillo?”. 

-Y el acceso del público para disfrutar de las actividades era gratuito… 
“Sí”. 

-¿A qué acuerdo se ha llegado con el Parlamento? 
“Propuse que nos cedieran la sala de exposiciones. Gustavo Matos se mostró receptivo, encantado”. 

-¡Un detalle! 
“Es la casa de todos y, además, somos vecinos. Nos hemos entendido perfectamente. ¡Estupendo!”. 

-¿Algo previsto? 
“Empezaremos con una exposición de dos mujeres: una pintora, Leandra, y una escultora, Rosa”. 

-¡Mezcla de arte! 
[Risa] “Yo soy pintor y escultor, pero me he visto obligado a parar las exposiciones nacionales e internacionales”. 

-¿El coronavirus? 
“¡Culpable! El gremio ha estado muy afectado”.  

-¡Un palo! 
“Una escultura o un cuadro no son productos de primera necesidad. Ha sido duro. Espero que remontemos”. 

-Vicepresidente también de la Asociación Islas Canarias de Artistas Visuales… Por dedicación que no quede, ¡eh! 
“La Aicav. Ahí estamos, trabajando, colaborando…”. 

-Para un escritor, vivir del cuento es lo apropiado… 
“Un artista vive de las cuentas. Con la pandemia, muchísimo más complicado”. 

-¡Una condemia! 
“Un castigo, la verdad”. 

-¿El amor al arte se beneficia del aprecio? 
“Los profesionales dependemos de los precios”. 

-¿Cuál ha sido el más alto que se ha pagado? 
“Por cuadros de Óscar Domínguez o Manuel Millares se ha pagado un millón”. 

-¿De euros? 
“Un millón de euros, sí”. 

-¿Abundan las figuras en el marco de Canarias? 
“Estamos llenos de artistas buenos. De lo que no andamos sobrados es de apoyo institucional y empresarial”. 

-¿De qué forma encuadra el referente de la naturaleza en el conocimiento sensible? 
“Mi percepción surge de lo que siento al contemplar el mar, la arena, el volcán… Me abstraigo en la naturaleza”. 

-¿No se aburre un pez en una rotonda? 
“A la entrada de Santa Cruz. Estimula la curiosidad”. 

-Decepcionaría que una creación chocase contra un muro de indiferencia… 
“Que no sea el mural que decora una pared del Hospital Universitario de Canarias [actividades ambulatorias]”. 

-Engranajes del oficio… 
“Ese, en concreto, un engranaje entre tierra y cielo”. 

Alejandro Tosco, presidente del Círculo de Bellas Artes de Tenerife. / Marta Torres
M. T.

Referencias

TE RECOMENDAMOS