santa cruz

Crecen sin control las emisiones de CO2 en Santa Cruz a causa del transporte privado

El aumento del parque móvil y la escasa implantación del coche eléctrico explican la subida de la contaminación en la capital
CO2 en Santa Cruz
Crecen sin control las emisiones de CO2 en Santa Cruz a causa del transporte privado. FRAN PALLERO

El Ayuntamiento de Santa Cruz se encuentra inmerso en la redacción de un nuevo Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES). Tras los primeros encuentros celebrados en diciembre, con la participación de distintos colectivos, sigue avanzando hacia la elaboración de un primer borrador de las acciones del PACES, que también contará con procesos participativos.

Santa Cruz se adhirió al Pacto de los Alcaldes en 2013, con el compromiso de reducir sus emisiones de CO2 en el 20% en 2020, objetivo que se alcanzó con éxito. Sin embargo, frente a ese logro público, la ciudad se enfrente a un descontrol en las emisiones del transporte privado, que se han ido incrementando en el mismo porcentaje que se han reducida las públicas. Así, partiendo de la medición hecha en 2008, el sector ha incrementado sus emisiones en más de 20 puntos porcentuales, de forma que pasó de ser responsable del 33% de la contaminación por CO2 en Santa Cruz en 2008, al 55% en 2020.

Los recientes anuncios de implantación de las denominadas Zonas de Bajas Emisiones es una de las principales herramientas para atacar la contaminación que, por mucho que el ámbito público vaya cumpliendo objetivos, deja el privado en un crecimiento continuo.

Tras conseguir con el Pacto de los Alcaldes reducir el nivel de emisiones públicas en ese 20%, en abril de 2021 se decide ampliar este objetivo cumplido con la adhesión al Pacto Europeo de los Alcaldes para el Clima y la Energía Sostenible, fijando una nueva meta que busca continuar con la reducción de emisiones de CO2 en su territorio en el 40%, antes de 2030 a través de la mejora de la eficiencia energética y un mayor uso de fuentes de energía renovables, así como aumentar su resiliencia mediante la adaptación a las repercusiones del cambio climático.

En ese trabajo se encuentra inmerso el Ayuntamiento con el inventario de emisiones de referencia que ya se conoce y una evaluación de riesgos y vulnerabilidades derivados del cambio climático. El trabajo concluirá con la presentación de un Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible y elaborará un informe al menos cada dos años a partir de la presentación del PACES con fines de evaluación, seguimiento y control.

Según los documentos previos con los que se está trabajando, el Inventario de Emisiones de Referencia (IER) fija su vista en 2008, año con el que se comparan los datos de 2020.

Así, hace 24 años, los datos reflejaban que en lo referente a edificios, equipamientos e industria, los municipales suponían el 3,7% del total de emisiones de CO2 a la atmósfera; los edificios y equipamiento e instalaciones terciarias eran el 23%, y los edificios residenciales el 19%.

En lo referente al transporte, la flota municipal aportaba el 0,23% y el transporte público otro 0,56%. El gran emisor de CO2 en este apartado era el transporte comercial y privado, con el 33% de las emisiones de CO2. La agricultura , silvicultura y pesca apenas aportaba el 0,38%, mientras que la parte de actividades no relacionadas con energía, concretamente la generación de residuos, suponía otro 3%. Así, en conjunto, en 2008, el consumo energético de los distintos sectores en Santa Cruz ascendía a más de 2,8 millones en megavatios/hora, mientras que las emisiones totales de CO2 supusieron 1,2 millones de toneladas.

El resultado del IER en ese 2008 es que el Ayuntamiento de Santa Cruz consumía el 3% del total de energía producida, mientras que su aportación de CO2 era del 5%. Esos datos para 2020 reflejan que el Ayuntamiento cumplió con su compromiso de reducción de emisiones, al rebajar su consumo al 0,94% del total y sus emisiones bajaron hasta el 1,74% del total.

Sin embargo, esos mismos datos reflejan que, mientras el resto de sectores acompañaban al Ayuntamiento en su descenso de la contaminación, en lo referente al transporte privado y comercial, no solo no se han reducido sus emisiones sino que han crecido. Así en 2020, este sector suponía el 73% del consumo total de energía del municipio y aportaba el 55% del CO2 ( en 2008 era del 33%).

Lo que puede hacer el PACES para seguir mejorando y alcanzar ese 40% de reducción en las emisiones de CO2 en la parte pública tiene que ver con la puesta en marcha de múltiples acciones como vegetación envolvente de edificios, energías renovables para la calefacción de espacios y suministro de agua caliente o sistema de alumbrados eficientes.

En lo referente al transporte público se propone que la flota municipal cuente con vehículos más limpios, decantándose por los eléctricos, apoyar la transferencia modal hacia el transporte público y trayectos a pie o en bicicleta, fomentar el uso compartido de automóviles, o el uso de la urbanización de uso mixto y contener la expansión. Estas mismas premisas se aplicarán al transporte público y privado.

Posible explicación del aumento del CO2 en Santa Cruz

El concejal de Servicios Públicos y Sostenibilidad ambiental respondía esta misma semana a Unidas Podemos, que se interesaba por este alza del consumo energético y de emisiones del transporte privado que, una posible explicación se encuentra en que el parque de vehículos del municipio ha pasado de aproximadamente 169.927 unidades en 2008 a 171.063 en 2020, dándose además la circunstancia de que su composición ha variado en favor de un crecimiento mayor de los vehículos que emplean gasóleo como combustible, más contaminante.

Por otro lado, la electrificación del parque móvil es aún limitada y en 2020 tan solo eran 381 unidades, es decir, el 0,22% del total. La fuente de datos empleada es la serie estadística del parque de vehículos en circulación según tipos de vehículo por municipios y periodos, elaborada por el Istac.

Aún así, desde Servicios Públicos se matiza que los datos aún están en periodo de verificación por lo que están a la espera de concluir los trabajos del PACES para su publicación definitiva.

TE RECOMENDAMOS