tecnología

El metaverso irrumpe en Tenerife: muchas parcelas ya están vendidas en Santa Cruz

Los propietarios de los terrenos adquiridos en el mundo virtual pueden construir inmuebles, destinarlos a fines publicitarios u ofrecer servicios. El experto en diseño gráfico, Isidro Quintana, asegura que el nuevo paradigma "llega como una ola imparable"

Que las redes sociales ocupen gran parte de nuestro tiempo, incluso más del deseado, es un hecho con poca reversibilidad. Las plataformas estrenan continuamente funciones y aplicaciones con el propósito de que el usuario sea más activo, tanto es así que el nuevo escenario al estilo Matrix ya comienza a retumbar en las conversaciones más mundanas. Un paradigma en el que la persona no solo participa, sino que es parte del mismo a través del denominado metaverso.

Se trata de un entorno inmerso en 3D compartido por múltiples usuarios donde interactuar mediante la imagen física de un avatar. Pese a que esta industria irrumpió desde hace años de la mano de los videojuegos, fue el pasado mes de octubre cuando cobró relevancia después de que Facebook anunciara un cambio de estrategia radical. El objetivo no era otro que integrar las actividades del gigante en el metaverso, y de ahí que el nombre de la matriz sea actualmente Meta.

Desde entonces, numerosas empresas han puesto el foco en el mundo virtual que, según vaticinan los entendidos, supondrá en un futuro -más próximo que tarde- una buena oportunidad de inversión. Aunque aún es pronto para hablar de un panorama intrínseco, ya que faltan elementos clave por pulir, el metaverso ya es una realidad en Canarias. De hecho, algunos de los lugares más emblemáticos de Santa Cruz de Tenerife, como la avenida Marítima o la calle Castillo, han sido vendidos por medio de parcelas. Es decir, activos digitales donde el propietario puede construir inmuebles, destinarlo a fines publicitarios u ofrecer servicios.

Isidro Quintana, diseñador del metaverso. | Fran Pallero

Y es en esta última opción en la que precisamente centra sus esfuerzos el tinerfeño Isidro Quintana, experto en videojuegos, quien a base de lanzar pequeñas empresas con alto potencial innovador y tecnológico (designadas startup) se ha convertido en todo un referente del mundillo en el Archipiélago y parte del panorama internacional. Este graduado en Oxford y Stanford, que logró obtener un Goya a mejor película de animación en 2010 con Planet 51, ha llevado a cabo diferentes proyectos para firmas de la talla de Disney, Warner, Mattel o Marvel. Afortunadamente, en su apretada agenda ha logrado conceder una entrevista a DIARIO DE AVISOS en la que cuenta algunas de sus ambiciones más inminentes: “En Triple-O Games estamos creando un videojuego integrado en el metaverso con la intención de que los activos digitales, que en este caso son coches, puedan ser utilizados en otros proyectos y experiencias, ya que el usuario podría si quisiera dar un paseo virtual por las calles de la capital tinerfeña”.

Sus vehículos, producidos en NFT (unidad de valor único, denominado en español bien no fungible), están preparados para introducirse en el mercado de la compraventa digital, coincidiendo así con uno de los propósitos monetarios más ambiciosos del citado mundo digital. Y es que este diseñador empedernido, afincado en La Laguna, apuesta por la descentralización del metaverso, que implica la libertad del usuario para imaginar y, por ende, crear. Una postura que, según indica, permite “democratizar la inversión para que los proyectos nuevos puedan llegar a competir con los gigantes”.

“Canarias es protagonista de numerosos escenarios del metaverso”

Al ser preguntado por la situación en las Islas, el artista digital explica que “apenas existen proyectos dedicados en estos momentos al metaverso, pero sí otros externos que colocan a Canarias como escenario protagonista”, aludiendo a la mencionada venta de parcelas digitales. Actividad también advertida por el consejero insular de Innovación del Cabildo de Tenerife, Enrique Arriaga, quien admite que el turismo en el metaverso podría jugar un papel sustancial en la Isla, tal y como enumeraba Quintana, a través de batallas históricas o la época los guanches. En este sentido, desde la Corporación insular trabajan en formar a estudiantes que busquen enfocar su carrera a la transformación digital: “Nos reunimos directamente con las empresas para conocer los perfiles demandantes, que van desde diseñadores gráficos a especializados en big data, e impulsamos programas de formación destinados a jóvenes canarios”.

Enrique Arriaga, consejero insular de Carreteras, Movilidad e Innovación, acaba de añadir a sus responsabilidades el Área de Cultura. / Sergio Méndez

El también vicepresidente del Cabildo tinerfeño reconoce que el metaverso es un universo por explorar que “aún no está regulado”. “Es un entorno sin límites que, de momento, no cuenta con un respaldo jurídico sólido” y que, a su parecer, podría originar “algún que otro quebradero de cabeza”. Lo que sí destaca Arriaga es la amplia posibilidad que ofrece el mundo digital para los consumidores: “El sector de la moda experimentará un cambio radical, ya que el propio avatar puede probarse prendas de ropa con las medidas exactas para finalmente comprarlas”.

Por su parte, Quintana, que en sus más de 14 años de experiencia jamás había percibido un cambio de chip tan revolucionario, sostiene que esta tendencia radica en las generaciones venideras porque “lo virtual está teniendo más valor que lo tangible; algo casi inconcebible a día de hoy”. El experto en videojuegos puntualiza que la pandemia de COVID-19 ha acelerado el mundo de las experiencias virtuales que “llegan como una ola imparable”. Y a pesar de que compara tímidamente el universo digital con la mítica saga de Matrix, reitera sin titubeos que el espacio no es la última frontera, sino el metaverso.

TE RECOMENDAMOS