economía

Escasez de suministros por el paro de los transportistas

Grandes empresas, como Danone o Heineken, anuncian que se verán obligadas a parar su actividad si continúa la huelga en el transporte, que cada vez suma más apoyos
escasez-de-suministros
Danone advierte de que en 24 horas se verá obligado a interrumpir temporalmente su actividad. DA

Lejos de mejorar la situación, el plan de ayudas de 500 millones de euros del Gobierno ofrecido al sector del transporte solo ha servido para agravar aún más el paro de transportistas, que cumplió ayer su novena jornada. A este se sumaron ayer tres de las grandes patronales (Fenadismer, Fetransa y Feintra). Mientras, empresas como Danone alertan de escasez de suministros.

De no llegar a un acuerdo en las próximas horas, Danone se verá obligada a tomar la drástica decisión de interrumpir el proceso de recogida de leche y, como consecuencia, el proceso de producción en sus fábricas y posterior traslado de producto terminado a las cadenas de distribución alimentaria, según anunció la compañía en un comunicado. Esto provocará la interrupción de suministro tanto de agua mineral natural como de productos lácteos a nivel nacional.

Medida lógica teniendo en cuenta que el jueves pasado la industria láctea también se vio obligada a parar su actividad, así como la aceituna de mesa, grandes cerveceras como Estrella Galicia, fábricas de Azucarera e incluso algunas lonjas se vieron obligadas a destruir el pescado al no poder darles salida en el mercado. A estas se suman también Heineken, Calvo, Azucarera, Cuétara, Dcoop, JaenCoop, Agrosevilla o fábricas de pienso.

Los mercados de alimentación también se están viendo muy afectados. A Mercamadrid la semana pasada solo llegó el 61% de la mercancía que suele recepcionar, afectando al marisco, pescado y hortalizas. Y el último eslabón, el consumidor, también se ve impactado: no puede llenar el carro de la compra porque en los supermercados hay escasez de algunos productos.

La alerta roja está en el sector del gran consumo. AECOC, ACES, Anged, Asedas, Cooperativas Agro-Alimentarias y FIAB consideran de “máxima urgencia” acabar con un paro del transporte, que califican de “problema de Estado”, al tiempo que han advertido de que el conflicto amenaza ya la producción y de que peligran más de 100.000 puestos de trabajo.

Además, calculan que el paro de transportistas ha provocado pérdidas que ya alcanzan los 600 millones de euros. Ante esta situación, la cadena de valor del gran consumo (sector primario, industria y distribución) ha pedido a los convocantes en un comunicado conjunto que dejen de “coaccionar” al resto de sectores, impidiendo el desarrollo de su actividad. De hecho, comienzan a verse imágenes que nos recuerdan a las del confinamiento más duro, cuando escaseaban productos como el papel higiénico. Y la situación apunta a empeorar. Las patronales del sector siderúrgico y del de la construcción alertan de que, en unos días, tendrán que parar actividad si se mantiene el paro de transportistas.

escasez de suministros

La Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) ha alertado de que los problemas de desabastecimiento, provocados tanto por las tensiones en la cadena de suministro debido a la COVID-19 como por la guerra en Ucrania y por el paro de transportistas, podrían provocar a partir de la próxima semana un parón de las obras. Para evitar el colapso del sector, la patronal de las empresas que suministran los materiales para construcción, rehabilitación y reforma pide un plan de choque con medidas urgentes para garantizar la circulación en los puntos clave de acopio, lo que implica asegurar el acceso de sus transportistas a fábricas y centros logísticos.

Además, avisa de que los problemas se ven ya tanto en materiales de fases iniciales de obra (cementos y hormigón) como en otros como los acabados o la cerámica. También alerta de que si la parálisis se mantiene durante esta semana hasta conocerse las medidas concretas, la última semana de marzo el sector corre el riesgo de “desmoronarse por el desabastecimiento.

Asimismo, los concesionarios de coches se están viendo afectados. Desde Faconauto informan de que los paros están interfiriendo en su actividad, sobre todo en lo referente al suministro de piezas, y está agudizando el retraso generalizado en el aprovisionamiento de vehículos. Hasta a Amazon ha afectado la situación. La compañía, en su servicio Fresh de alimentación alerta en su web de que “la disponibilidad en algunas categorías de productos puede ser limitada”.

La huelga también está afectando al sector de la minería. Atalaya Mining y Cobre Las Cruces, dos de las principales minas andaluzas, han avisado de que pararán su actividad de forma inminente si continúa la huelga porque falta cal, una materia fundamental en el procesamiento del mineral.

Tras nueve días de paro, Fenadismer, Fetransa y Feintra se unen porque consideran “el anuncio de dichas medidas positivo pero insuficiente en la actual situación, con miles de transportistas parados desde hace más de una semana, ya que su falta de concreción y contundencia no permiten transmitir seguridad a los transportistas, principalmente autónomos y pymes, que en la actualidad se encuentran en una situación límite para poder seguir trabajando en condiciones de mínima rentabilidad”, señalan.

TE RECOMENDAMOS