la palma

Felipe VI, al pueblo de La Palma: “Fueron un ejemplo de superación, fortaleza y humanidad”

El monarca admitió, en el acto de homenaje al pueblo de la Isla Bonita, que tanto él como doña Leticia no olvidarán "vuestras miradas y vuestras voces, vuestra desolación y también vuestra esperanza
Pueblo de La Palma
Los Reyes de España Felipe VI y Letizia, en el escenario, en un homenaje a los palmeros tras la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en el claustro del Convento de San Francisco. EUROPA PRESS / J. Hellín.

Solemnidad, emoción y reconocimiento. El acto de homenaje al pueblo palmero que ayer presidió el rey Felipe VI en el antiguo convento de San Francisco de Santa Cruz de La Palma, ante la presencia de autoridades de todo el país, puso en valor el esfuerzo de los habitantes de la Isla Bonita, y en especial del Valle de Aridane, durante la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Un fenómeno natural devastador, que, como recordó el monarca, vino acompañado de “cenizas y explosiones”, aparte de los más de 9.000 seísmos localizados durante los 85 días de emergencia, entre el 19 de septiembre y el 13 de diciembre del pasado año.

El evento, al que acudieron, entre otros, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los líderes de las comunidades autónomas, estaba previsto que se celebrara el pasado 24 de febrero. Pero fue pospuesto debido al estallido de la guerra en Ucrania. Un asunto que no pasó inadvertido para el jefe del Estado, que reivindicó que se trata de un conflicto iniciado “sin justificación” por Rusia, de manera “contraria a la Carta de Naciones Unidas, que supone una clara violación del derecho internacional, y nos trae la memoria de los peores tiempos pasados”. “Ante esta nueva crisis que estamos viviendo -dijo-, España muestra su firme compromiso para ayudar a los ucranianos”, pues son “millones” los que “huyen del horror”.

Felipe VI, que estuvo acompañado en todo momento por doña Letizia, admitió haberse sentido “muy impresionado” por lo que observó al cuarto día de erupción, cuando ambos hicieron su primera visita a la Isla. Aseguró que ya entonces tuvieron claro que “no olvidaríamos vuestras miradas y vuestras voces, vuestra desolación y también vuestra esperanza”. Y se reafirmó en la idea de que “esta Isla es una joya y que seguirá siéndolo”. Además, continuó diciendo que, tras escuchar a los damnificados, “nos conmovieron vuestras historias, la de cada casa, plantación, instalación o negocio que se había perdido. Nos conmovió saber de tantos recuerdos y tantos años de esfuerzo y trabajo sepultados bajo la lava”.

En lo referente a las labores de reconstrucción, consideró que se les dio pistoletazo de salida cuando “se silenció el estruendo del volcán” y “cesó la lava y la destrucción”. Y defendió que la recuperación “es un proyecto colectivo, una esperanza compartida” que España en su conjunto también sintió “como propia”. Es más, aseveró que el país entero “vivió, día a día, lo que pasó en esta Isla, y ha celebrado con alivio y alegría su final”. “Lo que nos unió entonces debe seguir haciéndolo. Porque el presente y el futuro de La Palma nos preocupa”, añadió.

Sobre la labor desarrollada por voluntarios y efectivos de emergencia, el rey declaró sentir “un gran orgullo y admiración”. De ahí que se hiciera entrega de 39 distinciones a diferentes cuerpos de seguridad, entidades sin ánimo de lucro y miembros del Comité Científico. Entre los homenajeados sin duda sobresalió Miguel Ángel Morcuende, el funcionario del Cabildo que encabezó la gestión técnica del Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), que próximamente será nombrado Hijo Adoptivo de la Isla por su trayectoria. Al subir a recoger su medalla fue largamente aplaudido.

No obstante, el acto, amenizado por integrantes de la Escuela Insular de Música de La Palma, con su directora, Mila Álvarez, a la cabeza, también acogió la lectura de dos redacciones elaboradas por el alumnado de centros educativos palmeros, las cuales fueron entonadas por sus propios autores. E incluso hubo tiempo para que la poetisa Elsa López, Medalla de Oro de Canarias y premio Taburiente de la Fundación DIARIO DE AVISOS, dejara ojipláticos a los presentes con su obra Vuelvo a La Palma.

“Este es un acto de homenaje sentido y necesario”, reiteró el monarca durante los últimos compases de su intervención, con la que clausuró el evento. “Estamos aquí para valorar y aplaudir vuestro comportamiento ejemplar, vuestra fortaleza para encajar ese golpe de la naturaleza y la entereza mostrada”, dijo, al tiempo que definió al pueblo palmero: “Fueron ejemplo de superación, de fortaleza, de humanidad, de ayuda mutua. También de unidad”.

“DEBEMOS CONTINUAR OFRECIENDO APOYO Y AMPARO A UCRANIA”

También tuvo oportunidad el monarca de dedicar unas palabras a los “acontecimientos que consternaron al mundo” el día en que estaba planificado inicialmente el homenaje, en referencia a la guerra en Ucrania. Un conflicto bélico que, dijo, fue iniciado por parte de Rusia “sin justificación”, de manera “contraria a la Carta de las Naciones Unidas, que supone una clara violación del derecho internacional, y nos trae la memoria de los peores tiempos pasados”.

A su juicio, aseveró que “el futuro está hoy para todos muy ligado” a lo que está sucediendo en Europa del Este”. Es por ello que reivindicó que “deberemos afrontar nuevas dificultades, que debemos continuar ofreciendo apoyo y amparo a Ucrania, y, especialmente, a los millones de ucranianos que huyen del horror; a tantas familias truncadas por la separación o la pérdida de algunos de sus miembros”. “También lo haremos juntos, con nuestros socios europeos, haciendo grande la casa común que compartimos”, añadió.

CONFERENCIA DE PRESIDENTES

La isla de La Palma continuará este fin de semana en el epicentro nacional e internacional, en la medida en que está previsto que este domingo se celebre, en el Museo Arqueológico Benahoarita de Los Llanos de Aridane, una Conferencia de Presidentes autonómicos. Y, con carácter previo al encuentro, estos tendrán oportunidad de intercambiar impresiones el rey Felipe VI; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Senado, Ánder Gil.

TE RECOMENDAMOS