güímar

La Edari estará antes de final de mes y el Polígono de Güímar no se cerrará

Pedro Martín anuncia a los alcaldes del Valle que el tratamiento biológico de la depuradora industrial “es cuestión de días” y confirma el pago del traslado de los vertidos en cubas hasta La Campana
Pedro Martín y Rodríguez Medina, junto a los alcaldes del Valle de Güímar y un técnico del Ciatf. Sergio Méndez

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, anunció ayer que la próxima semana se podrá poner en funcionamiento, en periodo de pruebas, la depuradora de aguas residuales industriales (Edari) del Polígono de Güímar, con lo que “se habrá cubierto otro hito del plan de etapas para que se pueda prestar servicio al polígono industrial y se habrá acabado el problema y el temor de que se cierre”, una vez que los vertidos se puedan tratar de manera biológica.

Pedro Martín, que estuvo acompañado por el consejero insular de Desarrollo Sostenible, Javier Rodríguez, anunció que los tres municipios afectados, Candelaria, Güímar y Arafo, cuyos alcaldes, Gustavo Pérez, Juan Ramón Martín y Mari Brito, respectivamente, también participaron de la visita a la planta, “no van a tener que pagar ningún dinero para el traslado de vertidos, porque el Cabildo se va a hacer cargo de ese coste (puede llegar a 150.000 euros)”, toda vez que un tanto por ciento de las aguas residuales tendrán que ser traspasadas al Polígono de La Campana hasta que finalicen las obras en Arafo. El consejero Rodríguez Medina había comentado días antes que ese pago correspondía a los ayuntamientos, al ser la depuración una competencia municipal, algo que negaron en la misma visita los tres alcaldes ante la prensa, al considerar que se trata de una depuradora comarcal, atendiendo a lo que marca el Plan Hidrológico de Tenerife.

Al respecto, el presidente insular apuntó que este traslado hacia El Rosario se ha puesto en marcha desde el día 1 de marzo y que esta operación “también se ha hecho en el pasado en otras depuradoras cuando ha habido problemas”.
La depuradora de La Campana se hizo sin el acuerdo del grupo de Gobierno del Cabildo, aunque finalmente salió adelante gracias a la mayoría de la oposición. Esto significó que se destinara un millón y medio de euros a esa instalación, capaz de albergar 250 metros cúbicos de vertidos al día, casi los que ahora se están trasladando en cubas desde la Edari del Valle de Güímar. El alcalde de Arafo, Juan Ramón Martín, explicó que se ha tratado y conseguido “buscar soluciones a los problemas” y recordó que “el Polígono Industrial del Valle de Güímar en algún momento fue noticia por la desunión y ahora es noticia por la unión de los municipios”.

La alcaldesa de Candelaria, Mari Brito, recordó que los ayuntamientos han trabajado conjuntamente tanto con el Cabildo, con la Viceconsejería y con el Ayuntamiento de El Rosario, mostrando su máxima implicación y compromiso para poder llegar a los acuerdos que han permitido esta situación intermedia hasta que se cumpla el hito del plan de etapas previsto para el 28 de febrero y retrasado en la ejecución de la obra de la Edari. Además, indicó que confían en que los hitos se vayan cumpliendo y que no se tenga que llegar a estas situaciones límite por las que han pasado en las últimas semanas debido al retraso de las obras.

Por último, Gustavo Pérez, regidor de Güímar, se mostró precavido a la hora de anunciar la solución definitiva, “hasta que llegue el 28 de marzo y todo esté en funcionamiento”, admitiendo que “no pagar las cubas también es un alivio para los vecinos de los tres municipios”.

TE RECOMENDAMOS