san juan de la rambla

Unos 50 vecinos ‘resisten’ y exigen seguridad para La Rambla

Más de medio centenar de personas se manifiestan frente a Presidencia de Gobierno para pedir una entrada y salida seguras a la TF-5, una reivindicación que lleva más de 42 años

Con el Resistiré de fondo, la canción que acompañó el primer año de la pandemia o bien con una adaptación de Del barco de Chanquete no nos moverán, los vecinos de La Rambla se manifestaron ayer por primera vez frente a la sede de Presidencia de Gobierno, en Santa Cruz de Tenerife, para exigir una entrada y salida seguras a este núcleo de San Juan de la Rambla, un punto con una alta concentración de accidentes.


Unos 50 vecinos, acompañados y respaldados por varios concejales del grupo de gobierno, insistieron en que este punto negro de la TF-5 “tiene solución” y que ellos, mientras tanto, hasta que se encuentre, “resistirán”. Y lo harán a su manera, protestando, manifestándose y haciéndose oír.


Ayer lo hicieron con tapas de calderos, cencerros, tambores, pitos y pancartas, cualquier elemento era válido para exponer una reivindicación que lleva más de 42 años.


Sin embargo, ningún representante político se acercó ni los recibió, aseguró la portavoz de la plataforma Todos con La Rambla, Adela Abreu Chávez.


“La entrada y salida al barrio tiene una solución segura, que la busquen”, espetó. En concreto, se refirió a la posibilidad de encontrar una alternativa provisional a la que ya es la actuación definitiva: la construcción de un paso inferior, un tramo que discurre por debajo de la carretera o autopista y que garantizará que por un lado no haya cruce de vehículos, y por otro, que los peatones, senderistas y usuarios del transporte público puedan atravesar la autopista TF-5 de forma segura.


Debido a que este proyecto es a largo plazo, el 13 de febrero, cuando tuvieron la reunión en el Cabildo de Tenerife, “los responsables del área de Carreteras se comprometieron a buscar una alternativa al giro hacia Santa Cruz como solución provisional. Pero ya ha pasado un mes y no ha habido respuesta de ningún tipo. Es más, han continuado haciendo las paradas de guaguas”, recordó la portavoz.


Este domingo, por cuestiones burocráticas no se celebrará la caravana que viene organizando desde comienzos de febrero y que parte a las 12.00 horas desde el molino del barrio debajo de una pancarta que reza: ‘Por una entrada y salida seguras a la Rambla’.


El martes próximo la plataforma ha convocado una nueva reunión para consensuar las medidas que se adoptarán de aquí en adelante. Hace unas semanas, ante la falta de respuesta, los afectados advirtieron que “no pararán hasta que no vean movimiento o palas comenzando las obras”.

TE RECOMENDAMOS