sucesos

El ‘caso Pinganillo’ dispara todas las alarmas en las pruebas de acceso a las Policías Locales tinerfeñas

El Ayuntamiento de La Laguna se suma al de Tacoronte y pondrá inhibidores en sus exámenes; la oposición pide en Güímar suspender las pruebas; Buenavista se salva porque el sospechoso suspendió allí, al igual que en Vilaflor
caso Pinganillo
Los inhibidores de frecuencias son una barrera tecnológica eficaz para evitar el tipo de artimañas conocidas tras el ‘Caso Pinganillo’. EL ESPAÑOL

El ya conocido como caso Pinganillo, que ayer desveló en exclusiva DIARIO DE AVISOS, ha puesto en alerta máxima a no pocos ayuntamientos de la isla de Tenerife, al extenderse la sombra de la duda sobre las pruebas de acceso a las Policías Locales, tras frustrarse en Tacoronte una presunta trama para falsear las mismas valiéndose de tecnologías, tales como el uso de un pinganillo y una microcámara, al fin de que uno de los candidatos recibiera las respuestas correctas desde fuera del recinto.

Este singular terremoto entre las fuerzas de seguridad locales va más allá de su epicentro tacorontero, a tal punto que la onda expansiva afecta (por ahora) también a los ayuntamientos de La Laguna, Güímar, Buenavista del Norte y Vilaflor, aunque con distinto alcance, dadas las circunstancias registradas en cada plaza.

Por lo que respecta a la Laguna, la advertencia realizada por la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F) sobre la presencia del alumno sospechoso en la lista actual de candidatos para Policía Local de dicho municipio no ha caído en saco roto, por cuanto su alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, detalló ayer a este periódico que “el tribunal [que va a seleccionar a los nuevos 41 Policías Locales laguneros] ha solicitado que se valore la posibilidad de contar con inhibidores de frecuencia en las pruebas, para evitar cualquier tipo de fraude, de forma que estamos buscando la fórmula para poder contar con estos equipos”.

Esta medida, que se antoja prácticamente imprescindible habida cuenta lo sucedido, es similar a la ya anunciada por su colega de Tacoronte, José Daniel Díaz, quien ya se ha puesto en contacto con la Universidad de La Laguna para completar sus pruebas con garantías.

En cuanto a Güímar, estaba previsto que la oposición llevase ayer a Pleno una pregunta sobre este tema, que incluía la propuesta de suspender las pruebas ya realizadas allí, al constar la participación en las mismas del candidato sospechoso y en las que habría obtenido una nota excelente, según la CSI-F. La posibilidad de tener que repetir todo el proceso desde su inicio supondría un notable revés para dicho Ayuntamiento.

Mejor suerte corre Buenavista del Norte, donde fuentes oficiales confirmaron ayer que el mismo sospechoso no superó las pruebas. Además, se sabe ahora que también suspendió en Vilaflor.

‘Caso Pinganillo’: Tacoronte espera por el informe del tribunal para presentar denuncia

Fue en la tarde del pasado martes cuando la Casa de la Cultura de Tacoronte albergó un examen de acceso a la Policía Local que tuvo que ser suspendido por el tribunal tras detectar uno de sus miembros el bisbiseo que provenía desde el rincón donde se apartaron las mochilas y bolsos de los examinados.

En uno de ellos se descubrió un teléfono móvil con llamada activa desde el que se estaban cantando las respuestas del examen en cuestión y, antes de interrumpir la llamada, se escucharon las palabras “pasa la página”, de las que se deduce el uso de microcámaras en el interior de la sala para transmitir al exterior las preguntas formuladas. Nada más comenzar a desvelarse el ardid, uno de los candidatos a las siete plazas de Policía Local en disputa adujo una indisposición sobrevenida para ausentarse.

Ahora se sabe que el interlocutor externo era una mujer, al parecer una funcionaria ya jubilada, y las sospechas también apuntan a la relación familiar del candidato sospechoso con un cuerpo de seguridad local de la Isla.

Sea como fuere, desde el Ayuntamiento de Tacoronte se ciñen estrictamente a lo regulado y, en cuanto la secretaria municipal (que presidía el tribunal en cuestión) finalice su informe sobre lo acaecido, todo apunta a que se procederá a presentar la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil, dado que en lo relatado hay hechos susceptibles de ser considerados como punibles desde la perspectiva del Código Penal.

TE RECOMENDAMOS