justicia y tribunales

Denuncian goteras persistentes y cortes de agua en varios juzgados de Tenerife

Trabajadores del Social Nº 4 y del Contencioso Nº 4 capitalinos se quejan de carencias como las de un compañero que no puede usar su ordenador por la ‘lluvia’ que soporta
juzgados de Tenerife
Denuncian goteras persistentes y cortes de agua en varios juzgados de Tenerife. DA

Pese a que al fin se ha logrado encarrilar el proyecto de la futura Ciudad de la Justicia tinerfeña, lamentablemente demorado pese a que la falta de dependencias supone un notable hándicap para el correcto funcionamiento de la misma desde hace décadas, lo cierto es que uno de sus indeseables efectos, como es esa suerte de diáspora que afecta a los juzgados que no caben físicamente en el actual Palacio santacrucero, siguen dando no pocos problemas a usuarios y empleados.

Así se desprende de los hechos relatados ayer a este periódico por trabajadores y representantes sindicales como David Ortuño (Intersindical Canaria) en dos de dichos juzgados, concretamente, el de lo Social Número 4, con sede en las estancias del edificio Filadelfia (sito en el número 24 de la avenida del Tres de Mayo), y de lo Contencioso Administrativo Número 4, alojado en el edificio Barlovento (número 5 de la calle Áurea Díaz Flores).

Desde allí llega el hartazgo de un personal que contaba ayer a DIARIO DE AVISOS la existencia de goteras que, asegura, no han sido reparadas durante casi un par de semanas, así como cortes imprevistos en el suministro del agua corriente en los últimos días, lo que, a su vez, inutiliza los servicios e incluso ha llegado a imposibilitar en alguna ocasión que quienes cuidan de que estos juzgados permanezcan limpios no pudieran ni siquiera fregar los pisos.

“Sobre todo, la sensación que nos produce es de desidia, porque es nuestro lugar de trabajo”, explica a este periódico una trabajadora del Contencioso Número 4 santacrucero. “No sabemos si son falta de medios o sencillamente es que pasan de nosotros, aunque lo cierto es que, por lo que son las condiciones generales de estos juzgados, es verdad que estamos bien y no tenemos quejas.

Los problemas llegan con estos casos puntuales, porque nos encontramos que no se arreglan o tardan demasiado. Sabemos que es una tarea que compete a la Comunidad de Propietarios directamente, pero aún así entendemos que la Dirección General debe poner remedio de alguna manera si no cumplen”, añade.

juzgados de Tenerife
Denuncian goteras persistentes y cortes de agua en varios juzgados de Tenerife. DA

Una de sus compañeras en el mismo juzgado recuerda que lo de las goteras no es nuevo y que hace más de un año pasó lo mismo en una dependencia tan sensible como es el archivo.

En cuanto a los cortes de agua, coinciden en que han sido una constante últimamente: “No tuvimos agua ni el viernes por la tarde ni el pasado lunes ni antesdeayer ni ayer [el pasado miércoles y el jueves para el lector]. Todos sin avisar, salvo el jueves. Para ir al servicio no nos queda otra que salir del edificio para usar el de algunos locales cercanos o al centro comercial de enfrente. Las compañeras de la limpieza lo pasaron mal al verse sin agua para hacer su trabajo”, apostillan en unas declaraciones que a estas alturas llegan a modo de tertulia. Al final de la mañana de ayer, avisaron de que otra vez se habían quedado sin agua.

“Las quejas han sido constantes”, explica el citado David Ortuño, delegado provincial de Intersindical para el sector de Justicia. “Hemos alertado a la Consejería sobre las goteras y los cortes de agua, y siempre responden que lo han puesto en conocimiento de la Comunidad, pero está claro que hay situaciones que no son propias de unos juzgados. No solo porque los trabajadores tienen derecho a trabajar en condiciones normales, sino también por los ciudadanos a los que se les presta servicio diariamente”, añade el sindicalista.

Sin duda, el caso más llamativo entre unos relatos que se respaldan con fotos y vídeos, como las que acompañan a estas líneas, es el de un infortunado auxilio judicial sobre cuya mesa cae incesante una gotera que, afirman, “lo tiene desde el pasado día 19 sin poder usar su ordenador. No es que no trabaje, porque sigue desempeñando sus funciones en sala y demás, pero si necesita el ordenador, no puede desde ese día”.

Por si fuera poco, hay obras junto a uno de los edificios en cuestión y, aunque no deja de ser una anécdota, el ruido proveniente de las mismas era de tal intensidad que hubo que suspender un juicio la semana pasada. Dichos trabajos estarían relacionados con lo que, al parecer, genera buena parte de estos problemas, y que apuntan a las deficiencias que arrastran las cañerías en ambos inmuebles.

Puestos al habla con la Consejería, su directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Mónica Ceballos, reconoció estar al tanto de parte de estas quejas, pero detalló que solo le constaba uno de los cortes de agua denunciados por las trabajadoras, precisamente el único del que se tuvo aviso un día antes.

“Es cierto que sería mejor si nos informasen con más antelación, pero nada podemos hacer cuando se deben a obras llevadas a cabo por la empresa de aguas municipal. En cuanto a si se han producido otros cortes en el suministro, lo cierto es que no me constan, pero no por eso voy a poner en duda lo manifestado por los trabajadores y se harán las gestiones pertinentes, al igual que con el tema de las goteras”, añadió.

TE RECOMENDAMOS